jueves, 18 abril, 2019
Home / OPINION / El Estado del bienestar

El Estado del bienestar

 

 

Francisco José Pedrero Morales*

 

Este concepto de gobernabilidad es un sinónimo de gobernanza; por cierto palabra muy de moda por los políticos modernos y significa la manera de gobernar, lo anterior se logra cuando existe un Estado y sociedad  comprometidos con toda la responsabilidad en el diseño de políticas públicas respetando siempre el estado de derecho de manera eficaz y así, juntos construyen su destino hacia el Estado de Bienestar eligiendo a sus gobernantes para que éstos les respondan, sobre todo con los tres valores jurídicos del derecho y de moralidad pública de bienestar como lo son el bien común, la justicia y la seguridad jurídica es ahí el binomio Estado-Sociedad donde deben establecer un diálogo directo para alcanzar lo antes mencionado, por lo tanto el Estado tiene la obligación constitucional de otorgarle a su población este bienestar de calidad de vida para que cumpla con uno de los requisitos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, aquí señalaré como ejemplo un pensamiento de uno de los grandes filósofos de la humanidad y me refiero a Platón, señaló literalmente: “el bien común estrecha los vínculos de la ciudad, mientras que el bien particular los disuelve, conviene tanto el bien común al particular que aquel esté mejor atendido que éste”, porque de nada sirve tener dinero, propiedades y todo lo que pueda dar el bien particular si no puedes salir con libertad a las calles y tienes que vivir bajo rejas y candados porque la mayoría no tienen lo más elemental para sobrevivir ocasionando desorden en la población. El señalamiento es importante para que las nuevas generaciones de gobernantes mexicanos tengan presente este principio, el punto aquí es que en la medida que ellos estudien verdaderamente la filosofía y lo que es la educación en su ámbito universal -esto implica  también valores morales- entonces estaremos hablando de políticas públicas reales a favor de la comunidad, caso contrario el Estado no estaría cumpliendo con su obligación constitucional y esto nos llevaría al plano de la desigualdad social. Juan Pablo II papa de la iglesia católica y soberano de la ciudad del Vaticano con sede en la ciudad de Roma, país de Italia; escribió que la solidaridad es el bien común en acción y estas palabras me recuerdan las palabras de mi padre el Profesor Atahualpa Pedrero Damián cuando me decía hijo: pensamiento y acción palabras tan importantes para actuar de manera inmediata llevando siempre su objetivo del bien común. Hablar del bien común es señalar también a la justicia social, los bienes materiales, la paz, los valores sociales, factores elementales para la satisfacción de necesidades básicas para toda una comunidad así como el respeto de todos los derechos otorgados por la Ley a cada ciudadano, sana convivencia, valores culturales, ético y moral, la dignidad humana y el respeto a la ideología de cada persona, esto no tiene nada que ver con los políticos tradicionales que buscan por lo general sus fines particulares y de grupo y de los que la sociedad está cansada. La responsabilidad de edificar el bien común compete también a todos los ciudadanos respetando a sus instituciones, la constitución federal, y todas sus leyes vigentes ya que con estos factores se alcanzan indicadores de bienestar social, en otras palabras, el Estado y la sociedad están unidas para buscar el bienestar general de la población, elemento importante para la gobernabilidad y el desarrollo. Es cuanto.

 

*Doctor en Derecho