viernes, 19 julio, 2019
Home / OPINION / El exabrupto de AMLO

El exabrupto de AMLO

 

 

Elías Balcázar Antonio

Sorna, crítica y sarcasmo causó la petición que hizo AMLO al rey de España al decirle que pidiera perdón a México por los abusos cometidos con la conquista. También yo me vi sorprendido por lo que creí era una pifia de nuestro presidente: pensé que AMLO había actuado de manera indigna para su investidura. Cuando leí la carta, que malévolamente ocultó el rey de España, me di cuenta que está escrita con decoro, con dignidad y respeto para la investidura de ambas partes y dentro del protocolo que exige la Diplomacia.

Luego me di cuenta que esa sorna viene de gente de ultraderecha y de los ignorantes que, al no tener argumentos, recurren al sombrerazo limpio para callar y destruir al contrario. Esos mismos de la ultraderecha que hoy ladran como perros rabiosos se quedaron callados cuando Vicente Fox pegó el resbalón y le dijo a Fidel Castro: -comes y te vas. ¡Pobre Fox!, se puso en evidencia ante el mundo, mostró ser un lacayo de los gringos y no respetó la soberanía de México y la investidura que él representaba. Igual de arrastrado y servil se vio Peña Nieto cuando Trump lo regañó y baboseó por el asunto del muro. Peña ni pío dijo, y tampoco respetó a la Nación y a su investidura de Presidente. Tampoco los perros que hoy le ladran a AMLO por su “exabrupto”, ladraron entonces: como que saben, como que dan por hecho que los gringos son sus amos y ellos sus fieles servidores y arrastrados. “América First” dijo Ricardo Anaya, sin tapujos y sin un ápice de vergüenza, en los días de campaña al terminar él una conferencia dicha en inglés en los Estados Unidos.

Cuando me enteré por las noticias de la derrapada de AMLO me vino a la mente aquella anécdota que sucedió aquí en Villahermosa con un amigo español que era gerente en una conocida agencia de carros. Aquel doce de octubre, llamado “día de la raza”, del “descubrimiento” o “Encuentro de dos mundos”, los empleados de la Agencia lo saludaron con bromas y chascarrillos en el sentido de que ese día se conmemoraba el día en que “llegaron sus abuelos” a América. Y este amigo, Íñigo se llama, sin ser historiador les respondió sabiamente que sus abuelos jamás habían venido a América que ellos seguían viviendo en España. Y aún más, todavía les dijo: -quienes vinieron hace 500 años con Cristóbal Colón y con Hernán Cortés fueron sus abuelos pero no los míos, estos se quedaron en Europa. Y para seguir con el asunto de los abuelos precisamente el presidente del gobierno español le regaló a AMLO el acta de nacimiento de su abuelo, José Obrador, quien nació en 1863 en la localidad española de Cantabria.

Que yo sepa Andrés Manuel se apellida López, nuestro gobernador López Hernández, y quienes me están leyendo de seguro tiene apellido de origen español y se llaman Nicolás, Juan, Guillermo, José, Antonio, etc. Al menos que me estén leyendo mis amigos y “baisanos” Carlos Dagdug, Nicolás Haddad, Alejandro Yabur, mi padrino Óscar Cacep  o el doctor Wong, o mi amigo Chan de la región de los ríos. Acuérdense que la Isla de El Chinal en Jonuta la poblaron inmigrantes chinos que llegaron a trabajar ahí a principios del siglo XIX, de ahí su nombre. Sin embargo, y por encima de todo este mestizaje y mezcla de culturas no olvido el genocidio, la crueldad, el saqueo y la explotación que iniciaron NUESTROS ABUELOS llegados de España para mantener a un imperio que se volvió parásito y para financiar las guerras de conquista, dominio y de reparto del mundo que los reyes españoles sostenían contra los árabes, contra Francia e Inglaterra.

No olvido que como resultado de esas relaciones Metrópoli-coloniales, en las que participaron nuestros abuelos, no sólo se saqueó de la Nueva España (lo que hoy es México), la plata, el oro, la cochinilla, las maderas preciosas y el tinte, el cuero de cocodrilo y venado: todo ese saqueo se logró con la explotación y la esclavitud del indígena. Ese mismo indígena que hoy muchos mexicanos discriminan, y si no que le pregunten a Yalitza Aparicio y al bonito racista Sergio Goyri.

Pero Evo Morales no se anduvo con rodeos, él no les pidió perdón a los españoles; Evo les pidió el dinero y toda la riqueza que los dignos “ancestros” del hoy inflado y aristócrata rey de España Felipe VI, hijo de Juan Carlos, saquearon de las colonias de América Hispana. Les dijo Evo:

“También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses. Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América”.

“Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan *«Marshalltesuma»,* para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la medicina, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización”.

Por eso, sigue diciendo Evo, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no.

“En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee (hoy) todo el Tercer Mundo. Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarles a nuestros hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos les cobran a los pueblos del Tercer Mundo. Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia. Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300”. Hasta aquí Evo Morales. Le faltó decir al patriota boliviano que con la sobreexplotación que provocaron las Reformas Borbónicas en el siglo XVIII, con la cantidad de plata que se extrajo de la Nueva España nada más durante ese siglo, se hubiera podido construir un puente de plata de tres metros de ancho y cinco pulgadas de espesor desde el puerto de Veracruz al puerto de Cádiz.

Siguiendo el ejemplo de Evo, Andrés Manuel en lugar de pedir perdón al rey de España lo que debe hacer es exigirle al gobierno español que la filial española de Bancomer y Santander en México le bajen a las comisiones que de manera usurera cobran en nuestro país. Esos bancos, hoy españoles, y que Salinas con su diarrea de privatizaciones le entregó a los españoles, cobran tasas más elevadas de Comisiones en México que en España. Ese mismo Bancomer cobra una tasa del 19 por ciento de comisiones en España mientras que en México cobra el 36 por ciento; Santander cobra el 20 por ciento en España mientras que en México cobra el 39 por ciento (los datos son de CONDUCEF). En 2018 la filial Bancomer de México sacó de nuestro país y envió por utilidades a España la cantidad de 52 MIL 368 MILLONES de pesos que representó un aumento del 103 por ciento respecto de 2008. Por el contrario, en ese mismo periodo dentro de España ese mismo banco registró una caída del 47 por ciento en sus utilidades, es decir sus utilidades se desplomaron mil 552 millones de Euros que en pesos mexicanos son 34 mil 184 millones. En los años de la colonia, España hacía el saqueo con Galeones a través del Atlántico y se veía, hoy los piratas de cuello blanco y que estudiaron en Harvard o en Oxford hacen el saqueo por Internet. Y eso no se ve.

El rey Felipe VI que “muy digno” se negó a la petición de AMLO, debe saber que su papá Juan Carlos es dueño de la empresa FENOSA. Esta empresa firmó un contrato en 2008 por veinte años con el entonces presidente Calderón y con Alan García, entonces presidente de Perú. El contrato consiste en venderle gas a México durante veinte años; la perversidad que el papá de ese rey de pacotilla y coyote está haciendo contra México es que FENOSA compra el gas en Perú a 56 centavos de dólar el millón de BTU y lo vende a México en 8 (ocho) dólares el millón de BTU. ¡Negocio redondo para los cerdos que, junto con el  rey de España, se revuelcan en ese chiquero! Quienes hoy le ladran a AMLO por su “exabrupto” ocultan esa marranada contra México, son los mismos que, abusando de la ignorancia de la ciudadanía, se le tiraron a la yugular a Ricardo Monreal cuando en la Cámara de Diputados metió la iniciativa de bajar los servicios que esos bancos usureros cobran en México. Con todo ese saqueo, además de que los grandes millonarios no pagan impuestos, ¿de dónde va sacar dinero AMLO para financiar sus programas? A AMLO le hacen falta buenos voceros que le abran los ojos a la ciudadanía. Es fácil dominar y explotar a un pueblo ignorante que odia a sus abuelos españoles y discrimina a sus abuelos indígenas: Problema de identidad y de autenticidad. ¡La verdad nos hará libres compa!

 

 

A %d blogueros les gusta esto: