martes, 20 octubre, 2020
Home / OPINION / El Peje, no a la izquierda, pero sí a Elba

El Peje, no a la izquierda, pero sí a Elba

 

José Ureña

 

Saludo a Fernando González y le pregunto en primera instancia:

-¿Cuál es el estado de ánimo del magisterio tras el resultado electoral del Estado de México?

El yerno de Elba Esther Gordillo, quien operó el respaldo a Delfina Gómez con el ex dirigente del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, no piensa la respuesta.

-De lucha –me dice de manera natural.

Y habla de una y mil artimañas utilizadas por y desde el poder para aupar al priista Alfredo del Mazo con el propósito único de derrotar a la candidata de Morena.

González, ex subsecretario de Educación y gestor y supervisor de los actuales libros de texto gratuitos de las primarias del país, promete mantener la lucha para hacer respetar la supuesta victoria de Delfina Gómez.

No da detalles, pero, asegura, hay un gran respaldo hacia ella porque el magisterio –y aquí no distingue entre el sindicato o la CNTE- ve ahí una puerta de liberación de la reforma.

LA MAESTRA ESTÁ TRISTE, PERO CASI LIBRE

Fernando González habla como ideólogo.

Presidió la escuela de cuadros del PRI cuando la dupla Roberto Madrazo-Elba Esther Gordillo dirigía esa organización en tiempos de Vicente Fox.

Le pregunto cómo está su suegra, la Maestra.

-Triste –me contesta-. Murió su ex yerno Francisco Arriola, y no pudo estar con él… Ella, que se ha distinguido por mantener unida a su familia.

-Tampoco estuvo en la enfermedad y muerte de su hija Mónica Arriola Gordillo –le recuerdo.

-Eso le duele mucho. No le han cumplido lo que le han prometido.

-¿En qué le ha fallado el gobierno? –hurgo más.

-En todo… De nada sirven los acuerdos.

El yerno de la Maestra no abunda en torno a estas negociaciones y menos quien las realiza.

Para estas alturas, convino ella, estaría en prisión domiciliaria mientras siguen sus procesos por los delitos.

Pero no todo debe ser queja.

Ella está en un hospital de la colonia Roma, recibe a familiares, dialoga con amigos, da instrucciones a subordinados y desde ahí salió la orden de apoyar a Delfina Gómez.

Y ahí está Delfina, en lucha por una victoria.

Y si los tribunales no le dan la razón, será cuadro de Morena para la campaña federal de 2018, aspirará a por lo menos una senaduría y desde el escaño hará proselitismo para volver a pelear la gubernatura del Estado de México en 2018.

Debe hacer historia.