domingo, 20 octubre, 2019
Home / OPINION / El poder de la comunicación

El poder de la comunicación

 

Juan José López Magaña

 

“El que sabe pensar, pero nos sabe expresar lo que piensa, está en el mismo nivel que el que no sabe pensar”

Pericles

 

Luego del Maximato de Plutarco Elías Calles y a la llegada de Lázaro Cárdenas a la Presidencia de la República, el país se encontraba convulsionado, ya que la política iniciada por Cárdenas, chocaba con la ideología económica de muchos banqueros y empresarios del país, quienes amparados en el poderío económico y los medios a su alcance, habían iniciado una campaña de desprestigio en contra del gobierno socialista de Cárdenas, ante ello, la respuesta vino el 17 de junio de 1936, al publicarse en el Diario Oficial de la Federación un decreto modificatorio de la Ley de Secretarías y Departamentos de Estado, mediante el cual se creaba la Dirección de Publicidad y Propaganda, dependiente de la Secretaría de Gobernación, en dicho decreto, el Gobierno justificaba su creación en la necesidad de difundir “hechos y doctrinasque provoque la colaboración de todos los sectores sociales,… que dé a conocer la verdadera situación del país… que contrarreste las campañas de falsedad y ataques injustificables… de grupos que pretenden acarrearle desprestigio. De esta forma, el Gobierno de Cárdenas se aseguraba que la información llegara homogenizada al pueblo sin importar la distancia o la región donde se encontrara el ciudadano, esta estrategia no solo le permitió contrarrestar a sus adversarios políticos sino que dos años más tarde, le valdrían el respaldo generalizado al decretarse la expropiación petrolera, gracias a que se supo transmitir el mensaje del gobierno al pueblo de manera clara y precisa y que a su vez, se adoctrinaba y organizaba al pueblo, haciendo clubes, sindicatos y organizaciones de participación política,  formándose células que posteriormente se convirtieron en un importante medio de comunicación de las acciones del gobierno en una sociedad altamente rural y analfabeta.

En una sociedad que evoluciona constantemente y que tiene en la palma de su mano la información a cualquier instante, es necesario actualizarse, o se corre el riesgo de quedar rezagado de la dinámica social y del nuevo modelo de comunicación, el encajonamiento del modelo de comunicación social de los gobiernos anteriores, limitaba en gran medida la cercanía con la sociedad, la interacción entre el gobierno y el pueblo era inexistente y la agenda era marcada en gran medida por los medios masivos de comunicación, el papel preponderante de éstos en las políticas públicas llegó a ser de tal magnitud que secuestraron a los gobiernos anteriores, para bien de todos, este esquema ha quedado en el olvido, el día de hoy existe “demasiada” información y es muy difícil inculcar una idea política contraria a los intereses de la sociedad.

Bajo esta tesitura, no es difícil imaginar por qué la oposición no ha sabido acomodarse a la política de comunicación social de AMLO en los primeros 100 días de Gobierno, no lo pudieron hacer durante la campaña y mucho menos en los días posteriores a la elección, ¿la razón?, existe una sociedad informada, y mientras ellos quieren vender la idea del desastre, la sociedad misma se encarga de recordarles que el país está en crisis gracias a ellos y que las piedras en el camino, son producto de la política neoliberal que nos gobernó por más de 30 años, las conferencias mañaneras del Presidente, no solo marcan la agenda política del país, sino que son un vínculo permanente con el pueblo y los mensajes son transmitidos de manera clara y en un lenguaje simple y entendible para la mayoría del pueblo, y lo que a otros gobiernos le costó millones de pesos trasmitir, a AMLO solo le resta una hora de sus actividades diarias y con ello, el pueblo entiende claramente el qué y para qué de las políticas del gobierno, el cómo y el cuándo se harán las cosas, pero sobre todo, en qué lo beneficia; lo que permite que cualquiera, sin importar nivel académico y estatus social, pueda transmitir el mensaje y éste sea entendible, de ahí que la oposición no pueda acomodarse, no porque no tenga ganas de hacerlo, sino porque simplemente no entienden el lenguaje del pueblo, acostumbrados a hablarle a los mercados y a los ricos del mundo, se olvidaron del lenguaje de la mayoría del pueblo mexicano y ahora simplemente no entienden.

 

Hasta el próximo comentario, no olviden seguirnos en Twitter como @juanjoselopezm y en Facebook como @lopezmaganaelecciones.