viernes, 19 abril, 2019
Home / OPINION / El poder de la visibilidad
“Los buenos gobiernos se conocen cuando lo que hacen vale más que lo que sus opositores dicen.” Antonio Gala

El poder de la visibilidad

 

Por Juan José Lopez Magaña

La economía manipulativa es aquella que genera temor o una necesidad con la finalidad de conseguir sus objetivos, la creencia del daño menor es introducida en el psique de la masa al mismo tiempo que se crea la falsa idea de que se puede estar mejor si se resiste o peor si no se continua en el mismo sentido, estas economías se basan en el libre mercado, en la macroeconomía como principal aliciente y en la concentración del poder en pocas manos, contraria a esta corriente capitalista, existe la economía del bien común (EBC, según la teoría de Jean Tirole, premio Nobel de Economía 2014), donde se impulsa la microeconomía como palanca de desarrollo, una mayor regulación del Estado en la macroeconomía sin perder de vista el poder de la competencia económica y principalmente la organización social como base de sustentabilidad, lo que se traduce necesariamente en responsabilidad compartida, de esta forma, no se monopolizan las ganancias y se comparten las pérdidas, como sucede en la economía neoliberal, donde los grandes capitales impulsan políticas de Estado destinadas a colocar en el libre mercado todo lo proclive al lucro, pero al mismo tiempo, generar leyes que permitan solidarizar con las masas las pérdidas; en estas dos vertientes de la economía han recaído los últimos premios Nobel de Economía, sin embargo, ha ganada terreno la corriente neomarxista que critica el capitalismo y pugna por una economía social y responsable desde el Estado, donde se coloque al individuo en el centro de la estrategia, y aunque no es algo novedoso, sí brinda la esperanza de que volvamos a la senda perdida.

Bajo esta dinámica internacional, y con la implementación del sistema neoliberal desde la época de los 80, México se sumergió en un espiral decreciente y rapaz que manipulaba los mercados y siempre después de las crisis, se hacían colectivas las pérdidas, sin embargo, las ganancias solo iban a parar en manos de quienes manejaban los monopolios, así fuimos perdiendo la industria, las minas, los servicios e innumerables sectores productivos que fueron sustituyendo la fuerza del estado, lo único constante en esta dinámica neoliberal siempre fue el costo que pagaba el pueblo por sostener la economía rapaz de unos cuantos, así creció el impuesto sobre la renta, el impuesto al valor agregado que posteriormente abarcó la canasta básica y las medicinas hasta llegar a la última mina de oro que fueron los combustibles y la energía, y durante todo este tiempo, lo último que importó al gobierno fueron los sectores desprotegidos de la sociedad mexicana, a quienes se les encareció la vida y se les embargó su futuro, como pasó con el sistema de pensiones y recientemente el sistema de salud.

Sin embargo, desde el pasado 1 de diciembre de 2018, resulta sorprendente el valor político que han adquirido sectores sociales antes invisibles al gobierno o a la clase política dominante, con la llegada de AMLO a la presidencia, como por arte de magia, son el centro del debate político nacional, la reorientación del gasto público federal hacia la atención de la mayoría de los ciudadanos es sin duda, la batalla más cruenta librada hasta el momento por el equipo presidencial, pues resulta inverosímil que la misma alianza parlamentaria integrada por el PAN, quien gobernó el país de 2000 a 2012 y el PRI quien fue el gobierno que implementó el neoliberalismo y que recientemente abandonó el poder y siendo estos los principales responsables del colapso de la mayoría de las instituciones de asistencia social y del abandono de los sectores productivos, de la carestía de la vida, de la ampliación de la pobreza, ahora cuando se reorienta el gasto público para su atención como nunca se había hecho, sean los mismos que digan que no es suficiente y que hace falta más recursos, cuando estos mismos en las campañas presidenciales de 2006, 2012 y 2018 tacharon de demagoga y populista la propuesta económica de AMLO, hoy en un acto de desmemoria y de oportunismo político, estos mismos partidos, ante el ya iniciado cambio de rumbo económico, comienzan a ver hacia los olvidados de años, hacia los invisibles de siempre, quizás como estrategia política para luego decir que todo lo que se está haciendo es gracias a que ellos lo exigieron. Las sorpresas de la vida.

En Tabasco… Adán Augusto López Hernández, genio y figura hasta la sepultura, rindió protesta como Gobernador del Estado, lo hizo como ha sido en la política, rompiendo cercos, marcando rumbo y sin hacer mucho ruido, de paso remarcó que va en serio el tema de la reconciliación del estado, tres días después, en la XEVT dijo que la reconciliación no es sinónimo de impunidad, y que no se confíen los que piensan que ya la libraron, ojo. Por lo pronto, ya integró de forma  incluyente y con gente de mucha experiencia gran parte de su gabinete, esperamos que le vaya bien y que los funcionarios correspondan al respaldo dado por el Gobernador.

Hasta el próximo comentario, deseándoles un año lleno de éxitos y bienestar, no olviden seguirnos en Twitter como @juanjoselopezm y en Facebook como @lopezmaganaelecciones.