Home / OPINION / El primer examen del IEPCT

El primer examen del IEPCT

Juan José López Magaña

Con la emisión de la convocatoria para el reclutamiento de los Vocales Electorales Distritales y Consejeros Distritales por parte del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana del Estado de Tabasco, se inicia el proceso para la sucesión gubernamental, y con ello el órgano electoral comenzará a dar forma y sentido a su función y misión; es importante la transparencia y la máxima publicidad en este proceso de selección, de lo contrario incorporará a la lista de cuestionamientos uno que no ayudaría mucho a la credibilidad de este órgano electoral, el de Parcialidad.

El proceso que se inicia no es menor, es en manos de estos ciudadanos, que estará calificar la elección de diputados y gobernador desde los consejos distritales, sobre los hombros de estos ciudadanos estará en caso de una contienda reñida, realizar los recuentos totales o parciales de los votos que se emitan, la memoria reciente nos remite a casos como los del Estado de México y Coahuila, donde los consejos distritales jugaron un papel preponderante en el resultado de la elección, fue desde estos consejos, donde se capturaron las actas para el conteo rápido en la elección del Estado de México, fue en estos consejos distritales donde se inició la lucha por el estado de Coahuila que tiene a la derecha mexicana en las calles y exigiendo la limpieza de la elección, y si nos remitimos un poco más al pasado, fue en estos órganos, aunque se trató del consejo municipal, donde se dieron los elementos para la nulidad de la elección del municipio de centro, y es que en un proceso electoral debemos partir de un PRINCIPIO fundamental, la CERTEZA del proceso, y esto quiere decir, que cada quien haga lo que le corresponde conforme a la ley, el órgano electoral debe ser rector, vigilante y garante de que todos acaten las reglas del juego, sin tomar parte o asumir posturas protagónicas que pongan en duda su imparcialidad, las posiciones protagónicas, los debates y la lucha por el poder le corresponde a los partidos políticos, si los actores fallan la ley los sanciona, pero si el árbitro falla, surge la duda sobre la legalidad y certeza del proceso y el próximo paso, es la judicialización, y lo que debió ser resuelto en las urnas a través del voto, se tiene que decidir en un tribunal electoral.

A nadie le conviene un órgano electoral debilitado, sumergido en dudas y cuestionamientos que pongan en duda su función, si las y los consejeros electorales quieren que los ciudadanos confíen en ellos y obtengan el respeto y respaldo de los partidos políticos, deben ser exhaustivos en la selección que tienen en puerta, de lo contrario, seguirán en su espiral descendente, los actores políticos deben de ser vigilantes de todo el proceso, los consejeros estatales deben maximizar la publicidad de los currículos de los aspirantes a vocales, quienes demostraron en el pasado proceso electoral que tienen clara inclinación hacia uno u otro partido deben de ser excluidos, la selección debe basarse en el conocimiento de la ley electoral y de las funciones a desempeñar como vocales y consejeros.

Un consejo distrital con criterio y valores democráticos transitará sin complicaciones, de lo contrario estarán sujetos a las críticas y  cuestionamientos de los partidos y de la ciudadanía en general.

Tabasco es un estado que desayuna, almuerza y cena política, los ciudadanos queremos elecciones limpias, transparentes y con certeza de que quien ocupará la Quinta Grijalva los próximos seis años, sea quien obtuvo la mayoría de los votos y no quien obtuvo ventaja en la integración de los órganos electorales; queremos un árbitro que conduzca un proceso, que permita a los candidatos hacer su trabajo y que sancione a los que incumplan con sus obligaciones, no un árbitro que limite a uno para favorecer a otro.

Pongamos atención a este proceso de selección y a sus resultados, ésta será la primera muestra de voluntad democrática que tendrán los consejeros del IEPCT, si tropiezan en la encomienda será muy difícil para ellos enderezar el barco.  Nos leemos en el próximo comentario y vigilemos de cerca quienes serán los seleccionados.