domingo, 20 octubre, 2019
Home / OPINION / El síndrome de Cenicienta

El síndrome de Cenicienta

 

Rosilú Estrada

De meses para acá se ha vuelto clásico el comparar trastornos psicológicos, así como encasillar personalidades con algún tipo de patología psicológica, en alguno de los personajes ya sea principales o secundarios de las películas de Disney. Aunque aún no está aceptado por la Organización Mundial de la Salud como trastorno psicológico, en 1981 Collete Downing acuñó este término en su libro el complejo de Cenicienta. Este síndrome se refiere a todas aquellas mujeres que son totalmente dependientes de sus parejas, de sus hombres, ya sea en forma emocional o económica.

Si lo alejamos un poco con la película en su versión animada de Disney podemos ver que desde tiempos atrás la mujer tenía que ser elegida por el hombre y siempre estaba en espera de su príncipe azul. Hoy en día sabemos que las cosas no son así ni la mujer está en espera del príncipe azul, ni es sano vivir de forma codependiente en ninguna de sus versiones; sea emocional, económica y psicológicamente.

 

Hablemos un poco de codependencia:

Una relación codependiente es la típica de “pégame pero no me dejes” o mejor dicho “no puedo vivir sin ti”, esto tiene un sinfín de ingredientes emocionales y psicológicos en el cuento de Cenicienta, aquí encontramos varios de ellos como por ejemplo, el que ella haya quedado huérfana de madre y su padre se haya vuelto a casar, de esta manera el padre deja de atender emocionalmente a Cenicienta por prestar mayor atención a su nueva esposa. La carencia de un padre en cualquier etapa de la vida de una niña, forma baja autoestima, en especial si no es tomada en cuenta en su infancia.

La figura codependiente busca siempre ser aceptada, ser amada, quedar bien con todos, esto debido a su falta de seguridad y baja autoestima. En este cuento lo vemos cruelmente reflejado donde al morir su padre, la madrastra muestra su verdadera personalidad, la cual es dominante, autoritaria, egoísta, haciendo siempre sentir mal e inferior a Cenicienta. Por lo tanto, si podemos identificar en el cuento algunas de las siguientes características de la personalidad codependiente, donde en el transcurso de la película muestra diversas conductas y comportamientos en los cuales se realza la figura de una mujer que al no sentirse protegida y amada por el primer hombre en su vida, que es su padre, y quedar en manos de una personalidad dominante, forma esta estructura insegura y con las siguientes características y comportamientos:

  1. Ser sobreprotectora, como lo hacía con los animales
  2. Reprimir sus sentimientos y no dar sus opiniones
  3. No tener la capacidad de resolución de problemas de forma individual
  4. Sentimientos de poco valor e inseguridad
  5. Vergüenza hacia su persona
  6. Introyectos (miedos de la infancia no resueltos)
  7. No tener voluntad propia, no poder tomar decisiones
  8. Soledad y depresión
  9. Fantasías de un futuro mejor, el cual solo llegará con la llegada del príncipe azul

Por eso en cuanto se entera que habrá un baile, ella no desea ir por la inseguridad y miedo y son sus amigos, los representados por animales en la película, y junto al apoyo de su hada madrina, quien representa seguridad y confianza, la anima a tener fe en ella misma y con su apoyo logra sentirse suficientemente adecuada y asiste al baile.

Y como todo cuento y fantasía, se dan los detalles perfectos para que la protagonista conozca al príncipe, se casen y vivan felices por siempre. Y colorín colorado, este cuento no ha terminado, pues la realidad supera a la ficción, ya que la codependencia, es un trastorno psicológico grave, el cual necesita ser tratado por un conjunto de especialistas en el área de la salud mental (psicólogo y psiquiatra).

Si podemos decir que en este cuento existen muchos detonantes de una mujer con miedo a la independencia, la cual piensa que la felicidad sólo la logrará al encontrar al hombre deseado, vestido de príncipe azul y formar un futuro juntos. Lo cual es el estándar que la sociedad nos vende, como las metas que una mujer completa debe lograr, cuando en realidad no es así. Existen muchas mujeres felices y poderosas, que, al tener una buena autoestima, amarse a sí mismas, se reconocen como independientes y seguras y saben que su completud y felicidad no dependen del estereotipo, del felices por siempre.

Si requieres ayuda psicóloga, sabes que cuentas conmigo. Mis redes sociales para ponerte en contacto conmigo son:

www.rosiluestrada.com

Twitter: @RosiluEstrada

Psicóloga y Coach de vida Rosilú Estrada

Citas al 993-3-51-13-49 teléfono de consultorio

 

#PsicologíaQueSíFunciona

#CoachDeVida

#Villahermosa #Tabasco