martes, 1 diciembre, 2020
Home / TABASCO / Exigen agua de calidad
Asociaciones civiles y sector empresarial exigen a Centro garantizar que el líquido que llega a viviendas sea totalmente

Exigen agua de calidad

Asociaciones civiles y el sector empresarial levantaron la voz para exigir al Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) del Ayuntamiento de Centro, así como al alcalde Evaristo Hernández Cruz, distribuyan agua de calidad y no la que actualmente llega a las viviendas y establecimientos con un color amarillento y con sedimentos, que hacen imposible ser utilizada para las actividades humanas. “Hacemos un llamado urgente a las autoridades de Salud para que le exijan y verifiquen que el Ayuntamiento de Centro distribuya agua de calidad, porque la que le están entregando a los hogares y a los negocios, además de afectar a los consumidores, es un mal ejemplo para quienes quieren invertir en Villahermosa”, afirmó el presidente de la Coparmex Tabasco, Ricardo Castellanos Martínez.

QUE SE LA BEBA

Incluso, hizo un llamado al presidente municipal, “a tomarse un vaso del agua que distribuye en los hogares de Centro”. Asimismo, Armando Dorantes, coordinador de la asociación civil ‘Agua para todos, agua para la vida en el Estado de Tabasco’, dijo que el ayuntamiento ofrece agua de mala calidad con toda la intención de que no exista otra alternativa más que concesionarla a una empresa, y ofrezca el mismo servicio. De igual forma, expresó que la intención de la administración municipal es la chatarrización de la infraestructura, como lo hicieron con Pemex para justificar la privatización, y así traer a la empresa que se encargue de realizar los trabajos. “Lo que están buscando es chatarrizar todo el sistema de agua potable para que ya se crean la necesidad de privatizar el agua; el agua que están mandando es entubada, pero no potable y eso es lo que no han logrado entender; es necesario que los ciudadanos alcemos la voz porque no se puede permitir”, expresó.

ATENTADO A LOS DERECHOS HUMANOS

Por su parte, el representante jurídico del Comité de Derechos Humanos de Tabasco (Codehutab), Efraín Rodríguez, consideró que distribuir agua sucia es prácticamente una violación a los derechos humanos. “El derecho del agua es un derecho humano y fundamental, pues se tiene la obligación de proveer de agua a los ciudadanos, en este caso a los villahermosinos; es un servicio que el municipio tiene la obligación de brindar y no está supeditado a un costo”, indicó. Asimismo, dijo que el agua tiene que ser de calidad y sobre todo garantizar la salud de los ciudadanos y de quien la consume, “y si el agua que proporciona el municipio es de mala calidad, es un atentado contra el derecho a la salud y a la vida de los ciudadanos”.

EL RIESGO

Recordó que cuando empezó esta administración, el actual alcalde Evaristo Hernández Cruz denunció a la administración saliente que por varios meses distribuyó agua sin potabilizar y puso en riesgo la vida y la salud de los villahermosinos. “Evaristo Hernández Cruz quedó formalmente que interpondría las demandas correspondientes y nunca lo hizo, aunque en ese momento reconoció que se tenía que proporcionar un agua de calidad”, recordó. Cuestionó que mientras los villahermosinos reciben agua chocolatosa, “el señor presidente esté pensando en banalidades, cuando hay servicios fundamentales como el agua, no es posible que estén pensando en hacer un tren ligero eléctrico y no estén ocupados en solucionar lo más urgente, cómo es la distribución de agua de calidad”, recalcó.

PIDEN HACER ESTUDIOS BIOLÓGICOS

Por su parte, Hugo Ireta, representante de la asociación civil ‘Santo Tomás’, expresó que es urgente que las autoridades de la Secretaría de Salud realicen estudios biológicos para saber qué clase de agua está llegando a los hogares. Asimismo, coincidió en exigir que las autoridades apliquen todos los recursos necesarios, sin privatizar, para mejorar la calidad de agua. Cabe señalar que apenas en agosto pasado, Grupo Cantón publicó que de acuerdo a datos proporcionados por el propio Ayuntamiento del Centro, se reconocía que el agua que se enviaba a las casas de este municipio no cumple con la normatividad en la materia y continuaba representando un riesgo para la salud de la gente.