lunes, 30 noviembre, 2020
Home / REPORTAJES / FIDEET, un barril sin fondo
Cuestionan empresarios y diputados, dudoso manejo de 650 millones de pesos del Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco, por parte de la SDET

FIDEET, un barril sin fondo

 

 

 

Por: Ignacio Ríos

Obligada por la Ley, la Secretaría de Desarrollo Económico y Turismo (SDET) entregó archivo de 39 hojas, de los apoyos otorgados por el Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco (FIDEET) entre los años 2013 al 2016.

El citado reporte de la dependencia estatal que encabeza David Gustavo Rodríguez Rosario, exhibe discrecionalidad y apoyos otorgados a áreas ajenas al ramo, lo que ha provocado serio malestar en el sector empresarial local.

A través de la titular de la Unidad de Fideicomisos, Rosa María Rosa Rueda Vázquez, la SDET detalla los 54 programas y proyectos que recibieron recursos del FIDEET en los tres años citados: un total de 650 millones de pesos, de los cuales la mayoría fueron otorgados “a fondo perdido”.

El FIDEET es un fideicomiso fondeado económicamente con parte del 2.5 por ciento del Impuesto Sobre Nómina (ISN), cargo tributario estatal que pagan los empresarios y prestadores de servicios -incluso empresas petroleras nacionales y trasnacionales- al Gobierno del Estado, millonaria partida que es canalizada para su operación a la Secretaría de desarrollo Económico a cargo de David Gustavo Rodríguez Rosario.

Apoyo a fondo perdido ¡para el Gobierno!

En el referido reporte resalta la canalización de recursos a un programa estatal de empleo temporal y sus reglas de operación, por 6 millones de pesos “NO RECUPERABLE” que fueron otorgados el 9 de enero de 2014, donde el sujeto de apoyo es la Sedesol, dependencia federal con domicilio en calle Privada del Camionero, número 17, en la colonia Primero de Mayo de esta ciudad de Villahermosa, Tabasco.

También llama la atención la canalización de 14.3 millones de pesos al Programa Estatal de Innovación, Desarrollo Tecnológico y Competitividad con manejo por la Dirección de Fomento a las Mipymes de la propia SDET, empero, no detalla los beneficiados, nombres o razón social.

El amplio documento, cuya copia obra en poder de Revista Grilla, revela también una especie de transferencia -recursos del FIDEET- al FINTAB, donde especifica: no es un proyecto, sino es una línea de apoyo al Fideicomiso para el Desarrollo Industrial de Tabasco. Lo solicita la propia coordinación del Fideicomiso, por la cantidad de 55 millones de pesos, con etiqueta de Fondo “NO RECUPERABLE”, es decir, a fondo perdido.

De la misma forma, existe un segundo apoyo para “empleos temporales” por 3 millones de pesos, recursos que fueron solicitados en 2014 por la ex secretaria de Desarrollo Social, Virginia Campero, pero que según el documento la fecha de entrega de los recursos “No Recuperable”, fue el 28 de octubre de 2016.
Sobre el particular, la SDET justifica: El “Programa Estatal de Empleo Temporal”, tiene como fin apoyar a quienes se encuentran en búsqueda de empleo, o se encuentren afectados por emergencias naturales o económicas, u otras situaciones que generen disminución de sus ingresos; lo anterior en pro del bienestar económico de la Población y reactivación económica del Estado.
Vale la pena apuntar que: los recursos “invertidos” por la SDET en estos programas de empleo de nada han servido, puesto que Tabasco es hoy el primer lugar nacional en materia de desempleo.

Por si fuera poco, entre los proyectos fondeados con el “Fideicomiso empresarial” se reportan 12 millones de pesos para el Instituto de Cultura de Tabasco (ICT), recursos con los que “se pretende lograr la restauración y adecuación de un inmueble con la finalidad de desarrollar un proyecto museográfico, basado en la historia y desarrollo de la navegación en la ciudad, el estado y el país”.

Y otros 2 millones de pesos, también canalizados al ICT, con los que “se pretende crear un museo sustentable, centrado en su público, relevante al presente y útil en el diseño de un futuro mejor, cercano a su comunidad inmediata”.

Inconformidad empresarial

A raíz del dudoso manejo de los millonarios recursos del Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco, empresarios como José Guadalupe Leal Corona, ex presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), crítica el hecho de que buena parte de los dineros disponibles hayan sido otorgados a fondo perdido, “no hay que darle dádivas a los empresarios”, dijo.

De la misma forma, sostiene que debe haber claridad y dirección empresarial en torno al destino de los citados recursos.

En tanto, la ex presidenta de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Villahermosa, Irene Taracena Robles, acusa que el FIDEET no está funcionando adecuadamente ni entregando los apoyos de manera equitativa; “es necesario modificar sus reglas de operación”, sentenció.

Sostuvo que este fideicomiso debe realmente apoyar a los hombres y mujeres de negocios de la entidad, cosa que no ha sucedido.

“El FIDEET debe ser equilibrado y equitativo con todas las cámaras empresariales e, incluso con los empresarios que no están adheridos a ningún organismo del Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco”, expresó.

Y agregó: “Queremos que se haga un híbrido de empresariado y cámaras, que sea equitativo y se proporcione al empresario que realmente lo necesite”.

Taracena Robles refirió que de cuatro proyectos que presentó el año pasado la Canaco para ser financiados por el FIDEET, solo uno, el Foro para la Pequeña y Mediana Empresa, le fue autorizado y ejecutado, pero los otros tres, que son para capacitación y aprovisionamiento de tecnología, están pendientes de resolución.

SDET debe aclarar cuentas

La información del Fideicomiso para el Fomento y Desarrollo de las Empresas del Estado de Tabasco, fue enviada mediante ejercicio de transparencia al diputado local del PRI, César Rojas Herrera, siete meses después de haber sido solicitada.
“Si a uno que es Diputado nos dieron el reporte siete meses después de haberlo solicitado, imagínense cuánto tardarían en dárselo a un empresario o a un ciudadano común”, razonó el Legislador.

Rojas Rabelo dijo que analizará el documento con las cámaras empresariales, para que estas mismas determinen si efectivamente recibieron los recursos, si hay alguna irregularidad y, en su caso, solicitar la comparecencia en el Congreso del titular de la SDET, David Gustavo Rodríguez Rosario.

“Si la delicadeza del caso lo amerita, estaríamos analizando dar parte al Órgano Superior de Fiscalización del Estado e incluso a la Fiscalía General, para que investiguen lo necesario y actúen en consecuencia”, advirtió César Rojas.
Casos como la transferencia de recursos a dependencias oficiales y, peor aún, no precisamente ligadas al sector empresarial, serán valorados, al igual que se corroborará si los recursos llegaron a su destino final y los proyectos o acciones se ejecutaron en tiempo y forma.

El referido reporte estaba disponible hasta la redacción de esta información en la dirección: http://transparencia.tabasco.gob.mx/TransArchivos/ET/77/292912.pdf

 

Recursos que debieron haberse invertido en el impulso de proyectos privados generadores de empleos, se otorgaron a dependencias de Gobierno

 

A programas de empleo temporal y proyectos relacionados con la cultura se destinaron buena parte de los recursos provenientes del Impuesto Sobre Nómina