sábado, 21 septiembre, 2019
Home / OPINION / Gobierno de Adán, ¿IV Transformación o más de lo mismo?

Gobierno de Adán, ¿IV Transformación o más de lo mismo?

Por Elías Balcázar Antonio

En días pasados declaró Georgina Trujillo, leal priista de toda su vida, que en Tabasco ganó Morena las pasadas elecciones del primero de julio, pero el gabinete de Adán Augusto está compuesto por puros priistas: algunos con un expediente limpio y otros, no muy limpio.

Dentro de los funcionarios ungidos y que consideramos con un expediente limpio están Guillermo Narváez, titular de la Secretaría de Educación. Independientemente que siempre ha sido muy amigo de Humberto Mayans, cuñado del Gobernador, a Memo lo recomienda su trabajo: siempre lo hemos calificado como el mejor presidente que ha tenido el Tribunal Superior de Justicia de Tabasco y la gente en Tacotalpa lo recuerda como un buen presidente municipal. Otro funcionario libre de toda mancha es Fernando Calzada, hoy Subsecretario de Educación, y que fuera rector de la UPCH y de la Universidad Tecnológica de Tabasco. Fernando fue calificado por la CONAGO como uno de los mejores Secretarios de Finanzas entre las entidades federativas en aquellos años cuando Manuel Andrade fue Gobernador. Me hubiera gustado verlo de nuevo como titular de esa Secretaría: hubiera llegado a sanear el cochinero que dejó el chiapaneco Amet Ramos y su parienta Martha Lilia.

Otra persona que consideramos con un palmarés fuera de toda duda es a la doctora Silvia Roldán, con especialidad en medicina preventiva por la UNAM y quien fuera la persona medular para detectar el foco del cólera que a principios de los noventa ya se había propagado por todo el estado. Esta doctora fue un factor principal en erradicar de Tabasco la epidemia del cólera.

Una persona que ha sido cuestionada por no ser morenista y por su nexo con la profesora Graciela Trujillo de familia priista es Yolanda Osuna. A Yolanda la conozco personalmente desde hace casi 35 años y me consta que ha sido una servidora pública que le pone mucho empeño a su trabajo y que en los cargos que ha tenido se ha entregado por completo y con mucho entusiasmo a sus tareas. Su capacidad para ser titular de la Secretaría de Cultura no está en duda y además se ha rodeado de gente preparada y culta como el reconocido escritor tabasqueño Álvaro Ruiz Abreu.

Enrique Priego Oropeza, hoy presidente del Tribunal Superior de Justicia, a quien se le conoce como la cabeza del grupo que hoy compone buena parte del gabinete de Adán, el grupo de los notarios, lo recordamos como gobernador interino en aquel difícil y crítico año del 2001: recordemos que debido a las relaciones de Arturo Núñez con los poderes chilango-norteños le invalidaron el triunfo para la gubernatura a Manuel Andrade. En ese difícil año, Priego Oropeza se destacó como un gobernador conciliador que supo mantener la tranquilidad política en el estado y se pudieran realizar las nuevas elecciones en un clima de paz.

Referente al Secretario de Gobierno, Marcos Rosendo Medina Filigrana, algunos dudan de él por su juventud o supuesta falta de experiencia para ese difícil cargo en estos momentos tan críticos por los que atraviesa un Tabasco, devastado por las huestes de Núñez y Martha Lilia y sufre la inseguridad de varios años ya por la delincuencia. Por un lado, Marcos se está rodeando de personas con experiencia (a quien esto escribe lo invitó a colaborar). Aparte quiero apuntar que en mis 32 años que impartí clases en la UJAT lo recuerdo como uno de mis alumnos más destacados y brillantes. Por sus posgrados, dentro y fuera de México, es considerado como un amplio conocedor del Derecho. Aparte de iniciar su carrera política como presidente de las juventudes priistas, allá por 1991, tiene ya una larga militancia en la oposición como perredista y luego como morenista. He platicado con él y me ha dicho que está consciente que Morena, con AMLO a la cabeza, viene de un pasado de movilizaciones, plantones y reclamaciones y que no duda que en lo futuro vendrán nuevas movilizaciones y plantones, ya que esa es una de las características de un país y de un gobierno que aspira a la vida libre y democrática.  Sin embargo, me dijo, ahora que Morena es gobierno las movilizaciones que de seguro vendrán a futuro serán atendidas con el diálogo y por la vía pacífica y dentro de lo que marca la ley, pero no por la represión y la violencia.

Sin embargo, entre las tantas tachas que periodistas y gente de la calle le señalan a Adán Augusto y a los legisladores de Morena están las siguientes:

El Congreso morenista aprobó la cuenta pública del 2017 del gobierno de Núñez y con ello le otorgó el perdón, dejando en la impunidad al latrocinio cometido por Arturo Núñez, los chiapanecos Amet Ramos y Martha Lilia, la esposa de Arturo. Es más claro que el agua cristalina que ellos y otros más saquearon al estado, desmantelaron y dañaron la infraestructura de salud en el Estado y dejaron endeudados y sin dinero a los gobiernos del Estado y de los Ayuntamientos. Por culpa de ellos hay escasez de recursos públicos y el trabajo de los Ayuntamientos y del gobierno del Estado está arrancando a marchas forzadas y tardarán en sacar a la entidad del atolladero, de la recesión económica en que está hundida: pero mientras el desempleo sigue creciendo de manera alarmante y con ello la delincuencia. Muchos negocios siguen cerrando y otros están a la espera de se mejoren las cosas.

Otro punto que la ciudadanía le reprueba a Adán Augusto es la ratificación de Jorge Aguirre Carbajal como Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana cuando los números y resultados en la lucha contra la delincuencia en el 2018 no fueron nada halagadores. Y mientras en este año la violencia sigue creciendo en la entidad: sólo en número de secuestros Tabasco ocupó el séptimo lugar con 138 el año pasado y en el presente mes ya van varios.

Además hay malestar entre la ciudadanía y entre los militantes de Morena por los nombramientos de otros nuñistas que salieron embarrados de ese lodazal en que terminó el gobierno de Núñez: uno, el de su amigo y nuñista Pepe Toño de la Vega; y el otro, con la anuencia de un Congreso local, palero y solapador, nombró al nuñista Rosendo Gómez Piedra y lo premió con la presidencia del Tribunal de Conciliación y arbitraje por su  gris desempeño como secretario de gobierno con Arturo Núñez. Así están las cosas. ¿Y los militantes de Morena?, bien, ¡gracias!

Por los demás y como si el resto de los tabasqueños fuera bruto para dirigir una Secretaría, Dirección o departamento hoy están los mismos que sexenio tras sexenio se brincan de un cargo a otro, sin importar la filiación partidista, viviendo siempre en el círculo encantado del presupuesto y de la empleomanía mientras Tabasco se sigue hundiendo. Pa´ colmo hasta chilangos siguen llegando a dirigirnos como en otros sexenios: es el caso del Director Administrativo de la Secretaría de Salud, Manuel Marcué Díaz, que según una fuente, “…viene de un negro Historial cuando fue administrador de salud del Estado de México en el gobierno priista de Eruviel Ávila donde supuestamente dejó una deuda millonaria en medicamentos para esa Secretaría por 328 millones de pesos y una fraudulenta adquisición de vales de despensa “SÍ VALE” por 187 millones de pesos señalado como responsable directo de esa adquisición”. Casos así se deben investigar a fondo antes de darle el cargo a una persona.

Sin embargo, el tabasqueño es tan noble ¿o penitente?, o ¿vale madres? que dentro unos meses, como si padeciera el “mal de Jaime”, se va a olvidar del trágico y cruel latrocinio del gobierno de Núñez y al rato vamos a seguir viviendo como si no hubiera pasado nada. ¿Y las promesas de campaña contra la impunidad dónde quedaron? Sólo queda la pregunta: ¿será posible que se pueda llevar a cabo la cuarta transformación en Tabasco?