miércoles, 28 octubre, 2020
Home / TABASCO / Golpeados 300 negocios; tienen daños por 60 mdp
Sólo en la zona de Quintín Arauz unas 25 tiendas fueron dañadas por la inundación.

Golpeados 300 negocios; tienen daños por 60 mdp

Centro, Tabasco

Al menos 300 comercios, entre tiendas de telas, ropa, tortillerías, pinturas, restaurantes, autoservicios, entre otros, fueron afectados por la tromba de ayer por la madrugada, con daños que de acuerdo con los propios comerciantes, podrían alcanzar los 60 millones de pesos.

Sólo en la calle Quintín Arauz, al menos 25 comercios resultaron dañados, con pérdidas casi totales.

“Del total al menos 100 comercios grandes en toda la ciudad resultaron dañados, muchos casi en su totalidad, como el caso de Modatelas y El Baratillo, así como tiendas de pintura”, dijo en entrevista con Grupo Cantón el presidente de la Canaco, Miguel Ángel de la Fuente.

“Algunos negocios, principalmente los grandes, sí cuentan con seguro contra inundaciones e incendios, que les responden las aseguradoras, pero los pequeños difícilmente, y esos pierden”, indicó.

Y es que en colonias como Tamulté, Gaviotas, Atasta, Espejo I y II, La Manga, Indeco y La Municipal, los reportes señalan que el agua alcanzó hasta dos metros, dañando productos, mercancías e inmuebles de tiendas, fruterías, carnicerías, puestos de comida, entre otros.

“La presión del agua hizo que los cristales explotaran, en esta zona el agua alcanzó 1.70 metros; están entubando un arroyo, probablemente eso provocó que se levantara tanto el agua, nunca había pasado, ni en el 2007, tenemos pérdidas por casi dos millones”, señaló César Hernández, propietario de ‘El Baratillo’.

Testimonio

‘Perdimos 350 mil pesos en unas horas’

“Jamás nos imaginamos que el agua nos iba a causar más daño que los ladrones, pues con la inundación perdimos en un momento 350 mil pesos”, platica Juana León, propietaria de una perfumería en la calle Lamberto Castellanos, ubicada en el Centro.

Juana es una de las 20 dueñas de negocios afectados a lo largo de esa avenida, donde el agua subió casi un metro, alcanzando hasta el sótano de Chedraui, en la esquina con la avenida Mina, así como una veintena de negocios.

Además de los productos, la infraestructura de los inmuebles también fue golpeada, pues la fuerza del agua arrancó ventanales, puertas, tumbó cortinas metálicas y hasta destruyó cristales.