jueves, 2 julio, 2020
Home / OPINION / GRANIER CONTRA EVARISTO Y GAUDIANO

GRANIER CONTRA EVARISTO Y GAUDIANO

Por Samuel Cantón Zetina

 

«La ambición es el último refugio del fracaso»

Oscar Wilde

Puede estar en marcha el inicio de una confrontación electoral épica en Tabasco.

Como en los viejos tiempos del “tapadismo”, los prospectos niegan -con palabras o silencio- el inicio de hostilidades.

Aunque las evidencias los delatan.

La gran batalla del 2021 en el Edén es por el Centro, la Joya de la Corona, con gemas por más de tres mil millones de pesos de presupuesto anual.

En un sexenio donde el presidente de la República es choco, y muy comprometido con la región -eso no se le puede negar-, la posición vale oro y petróleo juntos.

Pero lo que apunta para que sea una batalla memorable no es en sí la importancia del cargo, sino el pasado y la fama de los probables protagonistas.

Miren: se proyectan hacia el arrancadero, por el PRI o la vía independiente, el ex gobernador Andrés Granier Melo, 5 años retenido en enfermería de un penal por delitos contra las finanzas del estado -nunca pisó celda-, de los que fue exonerado por la 4T.

Ha estado en abierta exposición ante la ciudadanía, aunque divide y encona opiniones.

De todas formas, difícilmente en el tricolor hay alguien con más respaldo en la capital.

El Químico deshoja la margarita, mientras decide si le entra, y por donde iría.

Recientemente, el gobierno del estado lo acusó de difundir en redes una información falsa que advertía sobre inundaciones por la tormenta tropical “Amanda”.

Respondió que únicamente envió a “amigos cercanos” la versión publicada por el periodista Edy Díaz.

Finalmente, Adán no le permitió que intentara victimizarse con la polémica.

Hay que recordar que cuando Granier ganó la gubernatura, presumió que había derrotado al mismísimo Obrador, porque éste se acuarteló varios meses consecutivos en Tabasco en soporte (vano) de César Raúl Ojeda Zubieta.

Un verdugo de MORENA, pues.

Por el lado del partido del presidente, a juicio del columnista, dos van al frente: el diputado federal Manuel Rodríguez, presidente de la Comisión de Energía de San Lázaro, y el director del ISSET, Fernando Mayans.

Como a todos los coterráneos que actúan en las grandes carpas de la política, a Rodríguez le atribuyen padrinos importantes en PEMEX y Palacio de Gobierno.

Ha actuado en dos pistas: la Cámara de Diputados, y las redes sociales.

Muy poca gente en el Edén está enterada de lo que ha hecho como legislador (ese “hueso” sólo genera interés cuando vienen las candidaturas, como ahora), pero a todos nos consta que en Facebook y Twitter brilla.

A la altura de Pablo Hermoso de Mendoza y Carlos Arruza -primer rejoneador en cortar rabo en la Plaza México-, maestros del toreo a caballo y de evadir al toro.

El diputado Rodríguez, extremadamente cuidadoso de su aspiración, no compromete en la web ni el saludo.

Mayans es una incógnita respecto de las “palancas” que puede tener, porque solamente se fue a MORENA después de perder ante Gaudiano la candidatura a gobernador del PRD, apenas hace tres años.

Mostró debilidad por la mención -o automención- que de él se hizo como candidato a dirigir el IMSS o ISSSTE nacional.

Pasados los días y semanas de reparto y ocupación de las chambas importantes en México, sin que su nombre apareciera.

Reapareció de caída en el ISSET.

Las probabilidades de Fernando surgen del hecho de que MORENA da a todos la oportunidad de medirse en encuestas, y que por dos veces haber recorrido el municipio en campaña para alcalde (2006 y 2009), resulta ampliamente conocido.

De Adán, lo más que parece tener -sin ser poco- es respeto distante.

Pesan a Mayans aquella broma de mal gusto en que participó cuando en una sesión del Senado se discutía el tema de la trata de blancas -él y otros legisladores fueron pillados a micrófono abierto-, y el fantasma de sus fracasos.

Gerardo Gaudiano dio señales de vida con “reflexiones” videograbadas, desde su última aparición en enero.

Y lo hizo a manera de arranque de campaña -para la sucesión de Adán falta mucho-, eligiendo irse directamente contra el gobernador, primero por “el “rotundo fracaso” del Adiós a tu Deuda, luego por “la apresurada” nueva normalidad, donde a su parecer “el gobierno estatal no tuvo ni pies ni cabeza”, y ahora porque “injustamente” retomó la recaudación del impuesto predial.

«Mucho se ha dicho que ha llegado la hora del Sur-Sureste, que llegó la hora de Tabasco, bueno, pues demostrémoslo en los hechos…», retó Gaudiano, para despedirse con un “nos vemos pronto”.

¿Fue su manera de decir que desenterró el hacha de guerra?

El “pillo, tonto y muchacho irresponsable”, como Evaristo Hernández llamó a su antecesor, se inclinó por la estrategia de arremeter contra la administración de López Hernández.

Vamos a ver si tras las madrizas que le vienen -los Vactors están por resucitar-, capitaliza políticamente.

Y la carta final del póker es el propio Dragón, si MORENA, del que es arrimado, elimina la prohibición para que repita como abanderado.

Las otras opciones “naturales” del edil son las diputaciones, aunque en éstas -ahí está el detalle- no hay billetes.

¿Imaginan un “tiro” entre Granier y Gaudiano, verdugos ambos de políticos íntimos del presidente (el chelito derrotó dos veces a Octavio Romero en 2015 y 2016), la revancha entre Evaristo y Gerardo -éste ganó-, o la tercera oportunidad de Mayans contra tres ex alcaldes, uno de ellos ex gobernador?

¡Joder! De cine y palomitas…