lunes, 21 septiembre, 2020
Home / TABASCO / Honestidad y abolir la corrupción
Presbíteros llaman a abatir la apatía social y a recuperar la pérdida de valores para generar mayor seguridad.

Honestidad y abolir la corrupción

Centro, Tabasco

A poner a Dios como el centro de nuestra vida y nuestra familia, a ser unidos y solidarios, ser honestos y evitar la corrupción, así como ser justos y responsables en el trabajo, el gobierno y la familia, llamaron líderes religiosos de la entidad, para lograr que haya un mejor Tabasco a partir de 2020.

En Tabasco la corrupción, la apatía y la pérdida de los valores éticos, morales y familiares son parte de las causas que han generado la inestabilidad económica, la falta de oportunidades y la inseguridad, coincidieron líderes religiosos entrevistados por Grupo Cantón.

No obstante, aseguran que la situación puede cambiar en la medida en que, desde el ámbito personal y familiar los padres de familia, a los estudiantes, a los políticos, servidores públicos, gobernantes, trabajadores y empresarios se conviertan en los agentes de cambio que hagan de Tabasco un mejor estado.

A decir del padre Vladimir López Martínez, Vicario de la Catedral El Señor de Tabasco, aunque todos deseamos que el año 2020, sea para Tabasco un año de gracia y de mucha prosperidad.

“Debemos empezando por poner a Dios como el centro de nuestra vida y nuestra familia, ser unidos y solidarios, ser honestos y coherentes, evitar el cáncer de la corrupción en todos los ámbitos de nuestra vida y en esa medida habrá cambios radicales en nuestra sociedad”, expresó.

SER MÁS JUSTOS
De su lado el Padre Roberto Sánchez, enlace de la Diócesis de Tabasco con medios de comunicación, consideró que “para lograr una mejor sociedad debemos hablar menos y hacer más, siendo justos, solidarios, responsables y comprometidos con la sociedad y corregir nuestras vidas de mano de Dios, formarnos más humanamente para poder afrontar los desafíos diarios”, expresó.

Por su parte el Presbítero, Saúl Solís Vera, párroco de la iglesia del Espíritu Santo, señaló que “la comunión con Dios en el caso de los creyentes y apegarse a los valores en el caso de los no creyentes, son la base para lograr una mejor sociedad, además de que se debe hacer lo posible para lograr una mayor conciencia y participación social y trabajar todos por el bien común”.