viernes, 30 octubre, 2020
Home / LA PORTADA / Impune, venta ilegal de gasolina en la carretera Villahermosa-Cárdenas-Coatza
A escasos metros de la vía federal, el comercio clandestino de hidrocarburos es operado de lunes a domingo, sin ser intimidados por los recorridos policiacos en la zona.

Impune, venta ilegal de gasolina en la carretera Villahermosa-Cárdenas-Coatza

Por Redacción

La vía Villahermosa-Cárdenas-Coatzacoalcos se ha convertido en un corredor de venta y distribución de gasolina robada, ‘comercio’ en expansión operado por bandas organizadas y familias de la zona, con una alta demanda de producto. En lo que va del año, el delito se ha incrementado hasta en un 100 por ciento de acuerdo a datos proporcionados por las autoridades estatales.

Si bien Tabasco no encabeza los primeros lugares a nivel nacional en robo de hidrocarburo y venta ilícita de gasolina, en esta ruta es fácil encontrar o llegar con un huachicolero (vendedor de combustible robado), que ofrecen de 12 a 13 pesos el litro de gasolina Magna o Premium; 4 pesos menos que el costo oficial promedio.

Habitantes de poblados y comunidades de esta zona de la Chontalpa, incluso  personas que cotidianamente transitan por la carretera federal Villahermosa-Coatzacoalcos, cargan ‘combustible barato’ en estos expendios, con un altísimo riesgo de sufrir algún accidente, ser víctima de la delincuencia o en el menor de los casos, comprar gasolina adulterada, con agua.

 

Negocio familiar

De acuerdo a una denuncia ciudadana que llegó a la redacción de Revista Grilla, en el poblado C-32 perteneciente al municipio de Cárdenas, a un costado de la carretera federal, día y noche, de lunes a domingo, se vende gasolina a 13 pesos el litro. El expendio clandestino que es atendido por cuatro hombres y dos mujeres, lleva varios meses funcionando sin ser perturbado por las autoridades.

En medio de tres casas, la gasolina se almacena en cuatro contenedores enjaulados de mil litros (4 mil litros), mismos que son rellenados periódicamente en las noches, cubiertos solamente por plásticos color negro para que pasen desapercibidos.

 

Vigilancia ‘ciega’

A poco menos de 20 metros, sobre la carretera, la policía transita una y otra vez durante el día, sin percatarse –al parecer– de la venta ilegal de gasolina, a pesar que muchos llegan con sus bidones para aprovechar la oferta.

Esta actividad ilícita que es sancionada hasta con 15 años de prisión se replica en varias comunidades y poblados a lo largo del corredor que conecta a Tabasco con Veracruz. Los caminos rurales que antes sirvieron para el transporte de cosechas, principalmente granos, hoy se utilizan para el trasiego de combustible, proveniente de tomas clandestinas o pipas robadas.