viernes, 23 octubre, 2020
Home / NACIONAL / Impunidad para ex edil pederastra

Impunidad para ex edil pederastra

POR IGNACIO RIOS

 

Todo lo contrario a la suerte de Juan Vicente Hernández, lo registra el exalcalde de Cárdenas, Abenamar Pérez Acosta, acusado por el presunto delito de pederastia, señalado directamente, con supuesto motivo y fundamento, pero sin pasar de la noticia y la denuncia. Sin pisar cárcel ni ser enjuiciado.

 

En una indagatoria que incluso involucró a cuatro ex diputados, dos de ellos, Javier Cabrera Saldoval y Rafael Pérez Acosta, hoy son alcaldes municipales (Jalpa de Méndez y Cárdenas) y dos subsecretarios (Gobierno); Neyda Beatriz García; y Alipio Ovando Magaña (SCT) que aparentemente ya ha sido cerrada.

 

Los antecedentes:

 

Cuando Israel Zurita, de 44 años, notó que su hija Elena de siete años de edad (hoy con 10) despertaba asustada durante la madrugada y se mostraba temerosa gran parte del día, sabía que necesitaba ayuda. Nunca antes la había visto así, les dijo a los psicólogos del DIF de Tabasco, quienes le realizaron las pruebas que determinaron abuso sexual.

 

Semanas después, la pequeña reveló quién había sido su agresor: la pareja sentimental de su madre y presidente municipal de Cárdenas, Abenamar Pérez Acosta.

 

En ese momento, los psicólogos recomendaron al padre interponer una denuncia. Así lo hizo y después de distintas pruebas periciales, se integró la averiguación previa (AP-CAR-IV-446/2013) por los delitos de pederastia y corrupción de menores contra el alcalde, como presunto responsable, y contra la madre de la menor, Ana Laura de la Cruz, y la abuela, Guadalupe Morales, por consentir el delito.

 

Israel denunció los hechos ante el MP y luego de declaraciones de la niña, valoraciones de médicos legistas y una psicóloga de la PGJ, se consignó el expediente ante un juez por los delitos de pederastia y corrupción de menores en contra de Abenamar Pérez Acosta, Ana Laura de la Cruz Morales y la abuela materna, Guadalupe Morales García.

 

Ana Laura fue detenida en Cancún, Quintana Roo el 29 de junio 2014 y trasladada a Tabasco, pero como el delito de corrupción de menores no es considerado grave, salió bajo fianza con un pago de 65 mil pesos.

 

Según la valoración psicológica M467 que realizó la PGJ el 3 de agosto de 2013, a través de la Dirección de Servicios Periciales, la menor agredida declaró lo siguiente:

 

“Que mi mamá me pegaba mucho y cuando mi papá se iba a trabajar, mi mamá se emborrachaba mucho y mi abuelita Lupe le decía que si seguía así, se iba a matar; luego en otros días mi mamá tenía un novio, un señor que se llama Abenamar, que es doctor…”.

 

En la prueba pericial consta también que la menor declaró que “se ponían a tomar con doña Mary y la maestra Nidevia y mis tías, que luego Abenamar la besaba en la boca y la abrazaba fuerte. “Mi mamá me decía que yo lo besara y que le dijera ‘papá’, pero yo no quería porque mi papá es Israel, y una vez me dijo mi mamá que me moviera sexy y fue que ese señor me abrazaba a la fuerza y fue cuando me tocó mis pompitas, y a fuerza me besaba en mi boca y a fuerza me sentaba encima de él.

 

Israel sostiene que la mamá de la niña y su familia sabían todo, “pero como el señor tiene poder y dinero, y son gente que nunca han tenido nada, vieron que ahí tienen la oportunidad de tenerlo a costa de mi hija y de mi hijo”.

 

Hoy, este caso, entre otros que si han causado ejecutoria, permanece impune.