miércoles, 23 septiembre, 2020
Home / TABASCO / INTERNET MALO Y CARO, COMPLICA EL APRENDIZAJE
Falta de infraestructura y poca capacitación para usar tecnologías interrumpen y retrasan desempeño de los estudiantes.

INTERNET MALO Y CARO, COMPLICA EL APRENDIZAJE

TABASCO.- Ante la emergencia sanitaria, a partir del 24 de agosto se inició el programa Aprende en Casa, que evidenció serias deficiencias, pe­se a la gran cantidad de recursos digitales disponibles y la buena voluntad de docentes y alumnos, que se ven obstaculizados por la falta de capacitación y servicios de internet malos y caros.

Las tarifas de 400 pesos no dan los megas suficientes pa­ra accesar a las plataformas, pa­ra hacerlo hay que tener un plan superior a los 700 pesos.

A decir del Ingeniero en sis­temas computacionales, con es­pecialidad en desarrollo de apli­caciones multiplataforma, Jorge Alberto Torres Ríos, la educa­ción pública a distancia, recorre un terreno desconocido ante una cuarentena impuesta por la crisis del coronavirus, que ha dejado en sus casas a 551 mil 466 alumnos de educación básica.

 

PAGAN HASTA 720 PESOS POR “NAVEGAR”

Por principio de cuentas las ta­rifas de los servicios de internet son muy costosas, de tal suerte que un paquete básico de inter­net, con 30 Megas de velocidad, puede costar con Telmex cer­ca de 450 pesos mensuales, con IZZI, 580 pesos y con Total Play, el servicio básico es de 40 Megas, con un costo de 720 pesos al mes.

Torres Ríos, señaló que la educación a distancia, se ve obs­taculizada por la falta de infra­estructura adecuada y la poca capacitación para el uso de las tecnologías, que terminan por interrumpir, retrasar y afectar el desempeño de los menores.

 

Viven padres ‘tormento’ con clases a distancia

Internet lento, falta de comu­nicación con algunos maes­tros, descontrol y hasta la pérdida de energía eléctri­ca, fue lo que vivieron padres de familia y alumnos en la primera semana de clases a distancia a través del progra­ma Aprende en Casa II de la Secretaría de Educación Pú­blica (SEP).

Un sondeo telefónico reali­zado por Grupo Cantón entre 100 padres de familia arrojó como resultado que al menos siete de cada 10 tuvieron al­guna dificultad para que sus hijos iniciaran las clases.