miércoles, 23 septiembre, 2020
Home / REPORTAJES / ISSET al borde del abismo financiero
Los recursos del Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco disminuyen, mientras aceleradamente aumentan los montos por el pago de sus obligaciones

ISSET al borde del abismo financiero

 

 

Por: Mariel Arroyo

 

El Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco (ISSET), sigue al borde del abismo a pesar de la reformada Ley del ISSET de diciembre de 2015. Aunque las autoridades aseguraron que la reforma, que impuso mayores aportaciones a los trabajadores y más años de servicio para poder retirarse, permitiría recuperar la viabilidad operativa y financiera del Instituto, lo cierto es que éste sigue en números rojos.

El año pasado que la reformada ley entró en vigor, el ISSET recaudó 222 millones de pesos entre los trabajadores afiliados, pero tuvo que pagar más de mil 417 millones de pesos por concepto de pensiones de quienes ya no están activos laboralmente. Los mil 195 millones de pesos de diferencia constituyen un desajuste financiero de diez dígitos.

La Dirección de Finanzas del Instituto, reveló a través de solicitudes de información que, en 2016 se recaudaron 222 millones 925 mil 586 pesos con 13 centavos por concepto de cuotas y aportaciones de los trabajadores afiliados para sus pensiones. Esta cifra es menor en 85 millones a lo recaudado en 2015.

A pesar de que con la reforma las cuotas de los trabajadores aumentaron del 8 al 16 por ciento, la menor recaudación se explica por la cantidad de trabajadores que se ampararon para impedir que se les aplicaran estos cambios. Y es que de acuerdo con información proporcionada por la Coordinación de Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado, también por vía transparencia, son 13 mil 424 los trabajadores que se ampararon y a quienes no se les puede cobrar las cuotas al 15 por ciento, como está estipulado para este año, sino que se les cobran a razón del 8 por ciento sobre sus percepciones, como estaba considerado en la ley anterior.

Al mismo tiempo, los recursos destinados al pago de pensiones aumentaron en 29 por ciento en un año. Por ese concepto, el ISSET pagó en 2016 un total de mil 417 millones de pesos, cifra mayor en 320 millones respecto a lo erogado en 2015. Este representa uno de los principales boquetes financieros que enfrenta la institución estatal.

Tiene Suprema Corte la última palabra

 

En cuanto a los amparos interpuestos por trabajadores contra la reforma a la Ley del ISSET, la última la palabra la tiene la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), toda vez que sobre dicha legislación pesa una controversia constitucional interpuesta por diputados locales de los partidos PRI y PVEM. La Segunda Sala de la SCJN podría resolver en breve este caso, según Pedro García Falcón, abogado integrante de la mesa “Por Tabasco, unidos en lo esencial”, que ha llevado al menos 400 casos de amparos en contra de la reforma a la Ley del Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco.

“Hay un acuerdo que emitió la Suprema Corte, donde primero tienen que resolver de fondo ellos las controversias constitucionales y, los lineamientos que también emitan van a servir para que los tribunales colegiados de Tabasco puedan resolver las sentencias aquí en la entidad”, declaró.

De acuerdo con García Falcón, la nueva Ley del ISSET es anticonstitucional porque atropella algunos derechos adquiridos de los trabajadores. Por ejemplo, uno que tuviera 15 años laborando en una institución pública tenía derecho a jubilarse con un 80 por ciento de su salario, pero con la nueva Ley pierde ese derecho al tener que esperar a cumplir 20 años y en ese caso se retiraría con el 50 por ciento de su salario integrado.

“Ahorita le quieren cobrar el servicio de guarderías a todos los trabajadores por parejo, aun cuando hay personas que no tienen ya menores de edad para estarles aplicando ese cobro. Le están cobrando por ejemplo una cuota por gastos funerarios y de seguro de vida, cuando esas son obligaciones directas del patrón como responsable de la obligación contractual”, añadió el Abogado, quien se dijo optimista de obtener un fallo favorable a los trabajadores.

“En Veracruz se dio una ley similar y fueron revocados ciertos artículos de dicha legislación, lo mismo sucedió en Guanajuato y también en Monterrey, donde ciertas prestaciones, principalmente de jubilación y de cuestiones médicas, le fueron favorables a los quejosos”, comentó.

 

Le faltan dientes

 

“El problema de fondo del Instituto es que los patrones nunca aportaron el 16 por ciento que les correspondía, es más, actualmente, con la nueva Ley, hay municipios que no están aportando ese 16 por ciento que les corresponde. Y pretenden distribuir esa carga económica en contra de los trabajadores”, opinó el abogado Pedro García Falcón, quien señaló que “la nueva ley del ISSET dejó un vacío: al Instituto le faltan dientes para morder a los patrones que no paguen la parte que les corresponde para garantizar las pensiones de los trabajadores”.

La reformada Ley del ISSET “tiene una deficiencia legal, que es donde deben trabajar los diputados locales, que es que no está previsto que el Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco pueda realizar procedimientos de ejecución, como sí lo tiene el Instituto Mexicano del Seguro Social. Al IMSS si no les pagas las cuotas, viene y te embarga. Las mismas facultades debe tener el ISSET y es donde tiene que trabajar el Congreso del Estado, tienen que darle esa facultad para que pueda empezar a recuperar las millonarias cuotas pendientes”, concluyó.