martes, 24 noviembre, 2020
Home / REPORTAJES / Juan Pablo, la historia de un traidor
De la Fuente Utrilla negó a López Obrador y a su partido demostrando con ello que él sí es un “ambicioso vulgar”

Juan Pablo, la historia de un traidor

Por: Octavio Novelo Zetina

No obstante su juventud, Juan Pablo de la Fuente Utrilla es conocido ya por sus muchas felonías, por lo que de confirmarse las tendencias electorales, esto es, de llegar Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de México y consecuentemente su partido a la gubernatura en el 2018, su caída y eventual desaparición de la escena política será un hecho inminente.
Al imberbe recién llegado a la LXII Legislatura no le tomó sino unas cuantas semanas contradecir la línea de la dirigencia estatal de su partido, hecho que le costó ser denunciado ante la Comisión Nacional de Honor y Justicia para que se le iniciara un procedimiento sancionador.
El dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional (morena), Adán Augusto López Hernández, explicó en ese momento que el bisoño se “confabuló” con las bancadas del Partido de la Revolución Democrática (PRD), del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), para ser electo presidente de la Mesa Directiva por el mes de enero, lo cual es “contrario” a los estatutos del partido.
“Creo que nosotros no podemos entrar en ese tipo de componendas. Morena no tiene por qué estar inmiscuido en el reparto de las áreas administrativas, si se las están repartiendo como un botín, que los dejen que se atraganten ellos…”, denunció lapidario.

Su llegada…

Los enterados cuentan cómo en su momento y en la constitución de las listas de candidatos que participarían en el 2015, Octavio Romero y Javier May, quienes tenían esa encomienda, no querían incluir al hijo de Alejandro de la Fuente Godínez, sin embargo, al saberlo Obrador demandó fuera incluido en atención a la petición del funcionario del régimen nuñista.
En aquel entonces el todavía funcionario del municipio de Centro -ocupaba la subdirección de Atención Ciudadana-, aseguraba que su campaña sería diferente como diferente sería su conducta desde la curul: “No seré más de lo mismo, no voy a estar en el Congreso local nada más calentando una silla. Seré un diputado sui generis”, ofreció aunque para entonces nadie podía imaginar en qué peculiar manera.

Corrupción Familiar

Poco importó a su padrino, las acusaciones que por esas fechas menudeaban en el sentido de que Alejandro de la Fuente Godínez, director de CEAS, utilizaba su encargo para otorgar contratos a la empresa BOREAS S.A. de C.V propiedad de su hijo del mismo nombre.
En su momento, se exhibieron públicamente documentos que muestran cómo el hijo del funcionario tenía asignados diversos contratos para obras en plantas potabilizadoras, hecho que implicaba nepotismo y tráfico de influencias.
Dicha empresa también sería la responsable de la mala calidad de agua en el municipio, por lo que Grupo Industrial BOREAS puso en riesgo la vida de más de medio millón de habitantes en Centro, ante deficiencias en trabajos de rehabilitación de la planta de potabilización Villahermosa.
El hijo del titular del CEAS, Alejandro de la Fuente Godínez, es decir, el hermano de Juan Pablo, obtuvo contratos por 12 millones de pesos para realizar diversas acciones en dicha planta, como cambio de material filtrante, alumbrado exterior, poste metálico, válvulas en áreas de filtro, entre otros, mismas que no se cumplieron a cabalidad con lo establecido en el contrato, poniendo en riesgo a miles de familias que reciben agua potable en sus hogares.

Cómplice de Bertruy

Sabedores de las facturas por pagar de parte del ñoño legislador con su otrora jefe político, apenas el año pasado el PRI lanzó un exhorto para que De la Fuente, presidente de la tercera Comisión Inspectora de Hacienda del Congreso local, se excusara de participar en la calificación de la cuenta pública 2015 del ayuntamiento de Centro.
En base a su pasado inmediato, era evidente el conflicto de intereses desde el punto de vista de los integrantes de la fracción del tricolor. “Me parece elemental que lo mínimo que debería de hacer en el caso de la cuenta pública de Centro es que se excuse de votarla”, expresó el diputado César Rojas Rabelo. Y sin embargo, se pudo.
Juan Pablo, “juez y parte” de su propia cuenta, violentó todo principio ético y moral amén del político en aras de proteger a otro de sus mentores de ocasión.
De acuerdo con los informes técnicos entregados por el Órgano Superior de Fiscalización del Estado (OSFE) a las comisiones inspectoras, el ejercicio 2015 de Centro presentaba observaciones sin solventar por 79 millones 215 mil 509 pesos.
No obstante para el pequeño Judas, durante las inspecciones y revisiones de rigor no se encontró irregularidad alguna. “Cada quien tiene su criterio a la hora de decidir qué obras quiere visitar, hicimos un calendario único y este fue el compendio de obras”, argumentó.

El salto del “chapulín”

La mañana del 23 de agosto del 2016 fueron el día y la hora señaladas para otra traición. En la biblioteca del legislativo Juan Pablo De la Fuente Utrilla anunció lo que ya era bola cantada: su renuncia al partido Morena cuyos principales líderes lo vetaron antes de correrlo, es decir, lo orillaron a tomar la cicuta y que fuera él quien cargara con ese cargo de conciencia.
Y aunque en primera instancia se declaró independiente y negó que su renuncia confirmara la ‘acusación’ de que el PRD en el Congreso local estaba comprando legisladores, al chico rato se integró al paquete de cinco diputados –uno del PAN y cuatro independientes– que se sumarían a la fracción parlamentaria del partido del sol azteca, que ahora tiene mayoría absoluta en el Congreso con 19 de 35 legisladores, para seguir controlando la Junta de Coordinación Política (Jucopo) durante los próximos dos años.

La ambigüedad, otro signo

De sus más recientes joyas, Juan Pablo al ser cuestionado por los medios locales a propósito del mitin de López Obrador del 19 de febrero, sostuvo frontal que Morena “no le asustaba”, que no ganará la gubernatura porque los ciudadanos votan por las personas no por los partidos; que la gente sabe diferenciar su voto y que la popularidad del tepetiteco era producto de las circunstancias.
Sin embargo, días después sostuvo que él cree en el proyecto de Andrés Manuel López Obrador y está convencido de que es la mejor opción para México, pero no sabe si votará por él en el 2018 porque consideró que tiene que ser institucional con su partido, el PRD.
“Yo veo que Obrador gana la presidencia en Tabasco pero tengo que analizar porque milito en el PRD y tengo que ser institucional, yo creo en su proyecto, estoy convencido de que es la mejor opción que tiene México, pero tengo que ser respetuoso con mi partido”, sostuvo.

Pese a su juventud, Juan Pablo de la Fuente Utrilla es conocido ya por sus muchas felonías, por lo que de ganar Morena la gubernatura en 2018, su caída y eventual desaparición de la escena política será un hecho inminente

El joven político llegó al Congreso local cobijado por el partido político Morena y, al poco tiempo, en medio de fuertes cuestionamientos, se dijo independiente, terminando en las filas del PRD, bajo presunción de componendas.

Alejandro de la Fuente Godínez, impulsa a sus hijos desde CEAS: a Juan Pablo le consiguió la Diputación local vía Morena y a Alejandro le otorgó más de 12 millones de pesos en obras a través de la empresa BOREAS SA de CV

Juan Pablo de la Fuente ha dicho que Morena no le asusta y que no ganará la gubernatura porque los ciudadanos votan por las personas no por los partidos… y que la popularidad de López Obrador es producto de las circunstancias.