Home / EDITORIAL / La cobardía de Rafael Acosta

La cobardía de Rafael Acosta

Jorge Cantón Zetina
Director General
@jorgecantonz

Feliz y contento de dilapidar los recursos públicos en fiestas y contrataciones de artistas de talla internacional, el alcalde de Cárdenas, Rafael Acosta León, podría pagar caro su cobardía, su indefinición en apoyar a su candidato al gobierno de Tabasco. Tiene miedo de que, al manifestarse, ni le autoricen el crédito que pidió al Congreso para seguir gastando y que los diputados le reprueben su cuenta pública. Porque, obviamente, el gallo de Acosta León no es José Antonio de la Vega.

Muchos personajes políticos y algunos presidentes municipales ya han demostrado públicamente su cercanía y afecto por tal o cual aspirante. La prueba de ello es el alcalde de Huimanguillo, Sabino Herrera, que sin temor ni suspicacia invitó a su fiesta de cumpleaños a Gerardo Gaudiano Rovirosa, munícipe de Centro. Su voto ya está comprometido.

Pero Acosta León sabe que su administración es un desgarriate financiero. Son muchos millones de pesos que está derrochando, mientras que los cardenenses claman por empleos, seguridad y obra pública. Aunado a esto, grave fue la acusación de la Asociación Civil “Cárdenas Unidos”, al señalar que presuntamente en la nómina del ayuntamiento de Cárdenas se encuentran como “aviadores” integrantes de la delincuencia.

El presidente de esa organización, Jesús García Gómez, expresó: “Es triste para los cardenenses ver cómo esos maleantes forman parte del grupo de choque del gobierno de Rafael Acosta León, pues nos han amenazado y golpeado”. En días pasados, esa asociación reveló la conformación de 28 grupos de seguridad y uno de autodefensa ante la inseguridad que prevalece en el municipio de Cárdenas.

Delicada, igualmente, la declaración de Luis Alberto Rodríguez, presidente de la CANACO en esa ciudad, al reconocer que la estrategia de seguridad de Acosta León ha sido un fracaso, por lo que más de 50 microempresas han cerrado. Mientras, el alcalde sigue en la dulce vita.