domingo, 29 noviembre, 2020
Home / OPINION / LA JUCOPO y el PODER II

LA JUCOPO y el PODER II

Juan José López Magaña*

La política es el arte de lo impredecible, es un laberinto con más de una salida, todas, eso sí, tienen un costo. Es muy recurrente la frase de que “en política nada es gratis” y las alianzas siempre han sido el vehículo en el que transitan las grandes decisiones; ningún adversario es para siempre según las necesidades y la historia está llena de ejemplos.
León Trotsky en “la teoría y práctica de la Revolución Permanente” relata una de las escenas más importantes de la revolución rusa, el pacto que existió entre los bolcheviques  y los mencheviques en aras de que la revolución trascendiera de un movimiento obrero que buscó derrocar el zarismo, a un movimiento alternativo para el mundo, al final, fue la segunda opción la que se impuso y la historia de la expansión del socialismo, todos la conocemos, luego entonces, las alianzas las definen las circunstancias, el tiempo y los intereses en común; al tratarse de intereses en común puede ser un adversario, una coyuntura o un ideal, pero muchas veces es la necesidad la que hace posibles las alianzas. Fue una necesidad la que hizo posible la llegada de la alternancia de gobierno en el estado, la pésima administración del PRI unió a diversas fuerzas políticas en torno a la figura AMLO y trajo como consecuencia inmediata el triunfo del hoy mandatario.
La posición asumida recientemente por Federico Madrazo Rojas al frente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) no es una casualidad, en política no hay sorpresas, hay sorprendidos diría una vez un personaje; la alianza entre dos polos opuestos la hizo posible la necesidad: para el gobierno y sus aliados no estaba permitido asumir el costo de la derrota sufrida en los tribunales, aun cuando existe la posibilidad jurídica de modificarla, no era una alternativa entregarle la JUCOPO al PRI y mucho menos a Manuel Andrade Díaz, eso significaría retroceder políticamente en la posición de poder que se había mostrado con la incorporación de los diputados independientes, la fuerza de cohesión que impuso esas sumas tenía dos orígenes: la primera, por ser la más inmediata, mostrar al Coordinador del PRD como un personaje de alianzas con capacidad de dialogo y consensos, y la segunda, el fortalecimiento de un proyecto de gobierno donde todos caben sin importar la ideología que representen, éstas dos premisas se vieron comprometidas con la resolución del TRIFE, y era necesario reencausarla, un golpe de poder solo puede ser contrarrestado con otro golpe de poder, de ahí que dos diputados de los independientes se sumaran al PVEM y diera como resultado que ésta obtuviera la segunda fuerza política y asumiera la JUCOPO.
La virtud de esas alianzas se verá con el tiempo, lo cierto es que la llegada del PVEM a la JUCOPO solo tuvo un fin momentáneo, y se ha logrado: Federico Madrazo administrara  lo que quede de los 334 millones que tiene presupuestado el Congreso del Estado para este año, tendrá mayor presencia en los medios y quizá fijará algunas posturas conforme a sus intereses cuando las circunstancias así lo ameriten, la conformación del Congreso no le permitirá impulsar su agenda legislativa y creo que tampoco lo tenga muy preocupado, la proyección y presencia política que le representa es suficiente; al final de cuentas el Congreso del Estado se maneja por mayorías y éstas no están con él, esas mayorías efectivas las conserva el PRD, no es fortuito que los legisladores que emigraron al PVEM han manifestado su intención de continuar su militancia en el PRD, por lo que no se esperan mayores cambios en el equilibrio político que actualmente se tiene en el estado. Al final, como hemos apuntado, fue una jugada de poder y no un trabajo de consensos como ha pretendido hacer creer innecesariamente Federico Madrazo, éste solo se dejó llevar por las circunstancias y se benefició con mayor presencia política y control administrativo, algo similar a lo que pasa en la cámara federal, donde el PRD la preside, pero es intrascendente en los momentos cruciales, si fue un acuerdo o no, es intrascendente que lo confirmen o más bien nadie lo dirá o confirmará; en política es más lo que no se dice que lo que se dice, solo puedo concluir que fue una jugada de poder, saquen ustedes sus conclusiones.

La fuerza que AMLO ha mostrado en los últimos meses, le ha dado la oportunidad de salir librado de los escoyos que sus adversarios le han puesto, y eso permea de manera trascendente en las elecciones locales: en el EDOMEX, ya se compite con el PRI en una carrera de dos por la gubernatura, Mancera ya dijo que se bajará y eventualmente declinará a favor de AMLO si se le cumple su petición; en Tabasco es innegable el efecto AMLO y lo saben en el PRD y PRI, si a eso le sumas la presencia de quienes serán sus abanderados, hace necesario para éstos dos partidos incrementar las actividades de sus figuras, de ahí que veamos hasta en el mole a estos aspirantes luchando para contrarrestar ese efecto. En las presidencias municipales y diputaciones la historia es otra; abordaremos ese tema más adelante, por lo pronto a disfrutar la primavera y nos leemos en el próximo comentario.

*Originario de Jalpa de Méndez. Licenciado en Derecho por la UJAT, con amplia experiencia en temas de Derecho Electoral, Constitucional y Parlamentario.