lunes, 18 noviembre, 2019
Home / OPINION / Las incongruencias de Núñez y de AMLO

Las incongruencias de Núñez y de AMLO

 

Por Elías Balcázar Antonio

 

Siempre he dicho que el peor enemigo de un político son las hemerotecas, los archivos y hoy, los videos que quedan grabados. En el 2007 un periódico local me publicó un artículo titulado “Núñez, una crónica de sus incongruencias”. En ese artículo, de manera detallada destaqué lo que Arturo Núñez declaraba en distintos medios contra el PRD y cómo arremetía de manera apasionada contra AMLO: era entonces Arturo flamante diputado federal por el PRI y al servicio de Ernesto Zedillo. Voy a transcribir lo que escribí y me publicaron en aquel 2007 sin quitarle una coma. El buen entendedor al leer hoy, julio de 2019, se dará cuenta que no sólo Núñez sino también AMLO resultó incongruente, incongruencia que llevó a Núñez a la gubernatura y a Tabasco y a todos los aldeanos a la debacle económica. Transcribo:

“Sábado 28 de marzo de 1998, Núñez dijo a El Sureste: “MÉXICO NO SERÁ REHÉN DEL PRD”, al lamentar que el Partido de la Revolución Democrática no entraría a la mesa de acuerdos sobre el tema de la reforma del Estado mientras no se resolviera el problema de Chiapas y del EZLN; y el país no puede estar de rehén de este partido, dijo el coordinador de la fracción priísta en la Cámara de Diputados. El 12 de mayo de ese año declaró a Presente: “el PRD sólo busca paralizar al país al no querer participar en la reforma del Estado” y refiriéndose al tema de Chiapas dijo a ese diario: “…el PRD ha tratado de denostar al país con una visión distorsionada del conflicto y vulnerar las negociaciones del TLC con la Comunidad Europea, lo que sea bueno para su causa (el PRD) aunque sea en contra del país”.

“El de 22 de abril de 1998 dijo a Diario de la Tarde: “El juicio político es una venganza personal de Santiago Creel contra Madrazo” y una aberración total en el derecho parlamentario. Agregó que Creel cometió una ilegalidad al hacer sesionar a una subcomisión que no reunía el quórum que exige la ley. Luego Arturo Núñez añadió: “No se nos debe olvidar que el panista Lozano Gracia, cuando estuvo al frente de la Procuraduría General de la República, SE COLUDIÓ CON LÓPEZ OBRADOR quien denunció un supuesto exceso de gastos electorales de Madrazo en 1994 y no encontró absolutamente nada”. Sobre ese tema, el 28 de abril de 1999, Núñez declaró a Diario Olmeca que no defendía a Madrazo porque le hubieran prometido la candidatura del gobierno de la entidad sino simplemente porque “esta situación se trata de una venganza política, sin sustento legal ni jurídico y solamente es pretexto para denostarlo y por supuesto con esto SOY UN ENORME DEFENSOR DEL MANDATARIO”. Sobre el mismo tema y dos años más tarde Núñez declararía todo lo contrario y reconocería la validez de “las cajas de la infamia”. El 28 de marzo de 2000 y terminado su amor con Madrazo declararía a la Verdad del Sureste que esas cajas sí contenían documentos de pruebas del fraude y de derroche de Madrazo en 1994. “Yo me atravesé y construí el acuerdo para que no lo enjuiciaran” dijo Núñez a ese diario y a Telerreportaje. Todavía dos meses antes, el 6 de enero de 2000, había declarado a Novedades de Tabasco: “Roberto Madrazo dejará un buen gobierno”. Luego y ya perdido el pobre Arturo en el camino de las incongruencias y de las confusiones, el 22 de ese mismo mes y año, Núñez había declarado a ese mismo diario: “LA OPOSICIÓN SE CONVIRTIÓ EN EL ASILO DE LOS DESERTORES DEL TRICOLOR”. Al hacer esa declaración Arturo nunca se imaginó que él iba a se uno de esos desertores y que llegaría a ser flamante senador del PRD. Cuatro meses antes, en Novedades de Tabasco de 6 de septiembre de 1999, se burlaba de la alianza que trataban de hacer el PAN y el PRD para elegir un candidato presidencial común y la calificaba como “una vacilada”. Dijo entonces que ni “un menjurje” de esa naturaleza, ni la “Junta de Notables” que quieren crear PAN y PRD será suficiente para sacar al tricolor de Palacio Nacional en el 2000.

“El asunto del FOBAPROA sí provocó un enfrentamiento más directo entre Núñez contra AMLO y el PRD. En Diario Reforma del 20 de mayo AMLO declaró que la aprobación del FOBAPROA implicaría una deuda de 600 mil millones de pesos, casi el 30 por ciento del presupuesto de ese año; no debemos dejar en la impunidad a exfuncionarios y banqueros, dijo. El 3 de junio y como Presidente Nacional del PRD Obrador firmó un desplegado que se publicó en todos los diarios donde rechazaba el FOBAPROA ya que ello “…hipotecará el futuro de varias generaciones”. Impagable la deuda del FOBAPROA declaró Obrador a La Jornada del 10 de junio de 1998. Calificó esta medida como un “error histórico”. En La Jornada del 20 de julio de ese año declaró que el FOBAPROA “es el fraude del siglo”. El 17 de agosto de ese año Obrador hizo declaraciones a Telerreprotaje que luego fueron publicadas por La Verdad del Sureste, dijo: “el PRI debe devolver el dinero de campañas que aparecen en el FOBAPROA”.

“Por su parte Núñez, en Diario Presente del 1 y 26 de septiembre de ese año acusaba a Obrador y al PRD de manipular información en torno al FOBAPROA y los acusó de intransigentes al abandonar éstos la mesa de negociaciones. En El Sureste del 18 de octubre se lamentaba que “el PRD se hubiera marginado en la construcción del consenso para resolver este problema del sistema de intermediación financiera”. El 17 de noviembre y en Diario Presente retó Núñez a Obrador y al PRD a que presentaran pruebas contra los implicados en el FOBAPROA y dijo que con ello lo único que trataban de hacer los amarillos era echar por tierra los avances en los acuerdos sobre ese tema. Criticó a Obrador por calificar a los diputados panistas como “borregos” del PRI; dijo que “son los legisladores perredistas los borregos porque prefieren seguir la línea que les dicta el presidente de su partido sin importarles el pueblo y sólo viendo su rentabilidad electoral”. “SABOTEA EL PRD EL AVANCE DEL PAÍS”, dijo  Núñez a El Sureste el 27 de noviembre de ese año por oponerse al FOBAPROA.

“El 12 de diciembre de 1998 se firmó el FOBAPROA algo que yo también creo que fue el fraude del siglo. Núñez negó que se hubiera dado un maridaje entre el PRI y el PAN o que se hubiera maiceado a los diputados panistas para aprobar el FOBAPROA. Fueron 325 votos a favor, 159 en contra y 7 insumisos. UN SOLO PRIÍSTA VOTÓ TOTALMENTE EN CONTRA: EL SENADOR HUMBERTO MAYANS CANABAL del grupo Galileo. Al votar Mayans dijo que votaba contra la extranjerización de la banca. Y a Núñez eso no se le olvida. Por eso en la reciente reunión de pinosuaristas se fue con todo contra Mayans.

“Al día siguiente Núñez, y dentro de una postura staliniana o inquisitorial muy similar a la dirigencia amarilla que hoy encabeza Fócil para expulsar a Auldárico y demás, pidió la expulsión del PRI de todos aquellos legisladores que hubieran votado contra el FOBAPROA y contra las órdenes de su jefe Zedillo; entre ellas pidió por supuesto la expulsión de Humberto Mayans (ver Universal, Excélsior y Reforma, 14 de diciembre de 1998)”. Hasta aquí la transcripción de aquella crónica.

Con la perspectiva que dan los años, uno se pregunta ¿será que Núñez por un lado y AMLO por el otro se olvidaron cuando se agarraban de las greñas y se decían hasta de lo que se iban a morir?, ¿se le olvidaría al priísta Núñez cuando atacaba al PRD y a AMLO como saboteadores, intransigentes, y a ese Partido como ASILO DE LOS DESERTORES del PRI?: nunca se imaginó Arturo que él sería uno de esos desertores e iría a recalar con todo y sus huesos precisamente a ese asilo que es el PRD. ¿Y al incongruente AMLO se le olvidó acaso toda esa historia de dimes y diretes cuando metió las manos para ungir a Núñez como flamante gobernador amarillo de Tabasco y para desgracia de la entidad? ¿Se equivocó o no el de Tepetitán?

Hoy, junio de 2019, el gobierno de Adán aún no arranca porque el saqueo cometido por la administración de Núñez no sólo dejó sin dinero al gobierno de Tabasco sino con una deuda exorbitante. La recesión económica sin precedentes que sufrimos hoy los aldeanos, el peligroso e inhumano desempleo y, en parte, el incremento de la delincuencia son consecuencia de que hasta hoy, por falta de dinero, no contamos con un gobierno que apoye a la ciudadanía. ¡Y pa´ acabarla de amolar, la administración actual está sub-ejerciendo el presupuesto en estos momentos críticos de recesión económica!, cuando lo que se requiere hoy y con urgencia es que el gobierno gaste y eche a rodar las canicas. Porque sin canicas no hay juego. Ignoro quien está dirigiendo la política económica de Adán Augusto pero no lo aplaudo. Le recomiendo que lea a Keynes y ya deje las recetas económicas neoliberales de Milton Friedman: éstas llevaron a México a la debacle y al precipicio. Esto de las canicas me recuerda a Jaques Reuff, que fuera ministro de economía de Charles de Gaulle después de la segunda guerra mundial. Como resultado de esa guerra, los Estados Unidos se quedaron con todas las canicas ante una Europa devastada. Y con el fin de devolver las canicas se firmó el Tratado de Bretton Woods y se echó andar el Plan Marshall. Pero ese es otro cuento. Volvamos con los incongruentes de la aldea.

En este mes de agosto se le acaba el plazo al Congreso Local para aprobar o reprobar la cuenta pública del 2018 del último desgobierno y desgarriate de Núñez. ¿Volverán los diputados locales a cometer la misma vacilada y burla contra los aldeanos tabasqueños de aprobar la cuenta pública del 2018 como hicieron con la del 2017? ¿Volverán los diputados locales a mostrar falta de dignidad y de respeto a sí mismos como hicieron al aprobar la cuenta del 2017? Se filtró, por boca de algunos de los diputados, que al aprobar esa cuenta los diputados recibieron línea de AMLO para hacerlo, ¿será cierto?, ¿volverá AMLO a cometer otra incongruencia más con el asunto de la cuenta pública del 2018 para proteger al papá del alcalde de la Cuauhtémoc? Se comenta que Ricardo Monreal es quien ha influido, como lo hizo con la cuenta pública del 2017 para que a Núñez y demás no los lleven a juicio. Se dice que el hijo de Núñez fue secretario de Monreal, ha trabajado para él varios años y fue Monreal el que lo puso en la alcaldía de Cuauhtémoc. Además estas legislaturas de la Cuarta Transformación dan lástima, ¿o grima?: están peor que aquellas de los años de la férrea dictadura presidencialista, de la monarquía sexenal, cuando los diputados eran sólo unos levanta dedos.

Una de las banderas de campaña de MORENA fue combatir la impunidad. Vamos a ver si es cierto en el caso del fallido y trágico gobierno de Núñez. Adán, ¡ya Tabasco no aguanta!