martes, 22 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / Les niegan tratamiento

Les niegan tratamiento

Hay casos de reos detectados desde el mes de agosto y todavía no reciben tratamiento por parte de los CAPACITS de la Secretaría de Salud, de acuerdo con Carlos Sánchez Sánchez, presidente de Grupo en Movimiento A.C. (GEMAC) en Tabasco. Se encuentran en las prisiones de Paraíso, Cárdenas y Balancán.

“En Balancán hay dos casos terribles que nos preocupan mucho porque son muy pocos internos y hay una persona que tiene papiloma y se dedica a hacer sexo oral a los demás internos, pero no lo han querido atender en el CAPACIT de Tenosique. Y lo han llevado de ahí mismo, de la cárcel municipal de Balancán. Y que no hay cita, que no hay doctor, que no lo pueden atender, que todavía”, comenta al respecto Carlos Sánchez.

El activista se queja de que a pesar de que GEMAC colabora en la detección de casos, la Secretaría de Salud no atiende con suficiente presteza a todos los pacientes. “Nosotros estamos haciendo su chamba, su trabajo. Porque es obligación de ellos con los internos, pero ellos dicen que van a hacer pruebas rápidas pero cada año. Y nosotros lo estamos haciendo mensualmente. Estamos casi toda la semana recorriendo todos los centros de internamiento del estado. Mínimo ellos que le brinden la atención médica”.

La inacción por parte de la autoridades se puede deber a que los tratamientos son caros. En promedio, un paciente con VIH-SIDA cuesta 15 mil pesos mensuales, lo que puede variar dependiendo del grado de avance que tenga de la enfermedad y la potencia del medicamento que se le aplique. Por este motivo, GEMAC busca afiliar a los reos que no tienen seguridad social al Seguro Popular, porque de esta manera el tratamiento es gratuito para ellos y para el gobierno del estado, toda vez que este seguro funciona con presupuesto federal.

“Con esta manera que tenemos de trabajar se acorta el tiempo en que el paciente inicia su tratamiento a 15 o 20 días, porque el protocolo que tiene la Secretaría de Salud es que se manda la muestra al Maximiliano Dorantes y llegan ahí y no hay reactivo. Se le dan largas al usuario, que se aburre, se pierde, sigue su vida y contagia a otras personas”, asegura el presidente de GEMAC.