sábado, 19 septiembre, 2020
Home / OPINION / Líderes valientes…

Líderes valientes…

 

Por Freddy Izquierdo

 

 

A decir de analistas plurales, el evento que el domingo 19 de febrero encabezó Andrés Manuel López Obrador en Villahermosa cumplió con las expectativas políticas que había generado, sin embargo, quien se llevó la nota fue la iniciativa privada local, a raíz de la asistencia al mitin de algunos de sus principales líderes, quienes firmaron el denominado Acuerdo de Unidad por la Prosperidad y el Renacimiento de México, que precisamente promueve el político tabasqueño que hoy más que nunca está cerca de llegar a la Presidencia del país.
Y es que, históricamente los dirigentes empresariales de la entidad nunca habían asistido a un evento político de oposición, con especial énfasis a un mitin encabezado por López Obrador, primero porque éste no era querido por los gobiernos del PRI y, segundo, porque ahora tampoco es querido por el PRD que en estos días –precisamente gracias a él- gobierna en Tabasco.
Lo más cerca que los líderes de la iniciativa privada local habían estado de la oposición, había ocurrido cuando previo a elecciones ellos mismos organizaban sus eventos e invitaban a los aspirantes a cargos de elección popular, acción que estaremos de acuerdo no es ni tantito parecido a lo que miles de tabasqueños vimos la tarde del 19 de febrero en la Plaza de la Revolución.

¿Por qué no asistían los dirigentes empresariales a los mítines de López Obrador? La verdad absoluta la tienen quienes han dirigido las Cámaras, Asociaciones y Colegios empresariales en los últimos 20 años, aunque en baja voz se dice que la orden venía del gobierno en turno, y que los líderes tenían que obedecer ya que recibían apoyos oficiales que permitían la sobrevivencia de los organismos privados.
Hay que precisar que, no estrictamente los dirigentes recibían dinero a la mano, sino que los organismos eran beneficiados con el pago de la renta de sus oficinas, el préstamos de inmuebles para que operaran, subsidios para boletos de avión y realización de eventos, entre otras muchas formas que, por largo tiempo existieron para aplicar una especie de control oficial sobre quienes han representado a miles y miles de hombres y mujeres de negocios de la entidad.
Y aunque dicha práctica no se ha dejado de realizar del todo, lo cierto es que –al parecer- cada vez es menor, tanto así que, en el evento de Andrés Manuel vimos cómo el presidente del organismo cúpula de la iniciativa privada local, el Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco (CCET), Agustín Gustavo Rodríguez López, junto con su consejo, estuvieron en el templete entregando la denominada Agenda por el Desarrollo Económico de Tabasco al virtual candidato presidencial.
Además del presidente del CCET, estuvieron en el templete y firmaron el citado Acuerdo de Unidad, Gabriel Oropeza Varela, presidente en turno de Canirac; José Antonio Compañ Abreu, ex presidente de Canacintra; Roberto y Gilda Díaz Rodríguez, ex presidentes de la Asociación de Hoteles; el empresario Jorge Pérez Cruz, cabeza del Grupo Persal; y el presidente de la Unión Nacional de Productores de Cacao, Esteban Elías Ávalos, entre otros.
Lo cierto es que lo realizado por los presidentes empresariales fue un verdadero acto de valor, una osadía que para nada gustó al gobierno en turno, pero que debe ser valorado por los agremiados a las Cámaras, Asociaciones y Colegios que pertenecen al CCET, ya que hoy es tiempo de que la iniciativa privada de Tabasco cuente con dirigentes atrevidos, capaces de hacer valer el peso específico de quienes arriesgan su dinero y generan empleos en la entidad… porque de agachones y líderes charros ya estamos fastidiados.

 

*Periodista especializado en temas económicos con más de 20 años de experiencia en el sector.