lunes, 21 septiembre, 2020
Home / OPINION / Ningún Cheque en blanco

Ningún Cheque en blanco

En el tema de corrupción ningún partido político tiene un cheque en blanco bajo su manga electoral. Absolutamente todos tienen historia que refiere un hecho opaco; una licitación a modo, un funcionario con Ferraris, el uso de aviones de helicópteros, propiedades inmobiliarias blancas, azules o morenas; todos absolutamente todos en menor o acaudalada proporción no se exentan de un señalamiento.

México ocupa el lugar 95 entre 168 países del índice de percepción de corrupción a nivel mundial y el 11 entre los 22 países de América Latina, según un estudio publicado  por Transparencia Internacional (Enero 2016).

Cupular y en espacios ejecutivos los partidos políticos han dado muestra de la porosa y frágil honradez de sus militantes, la confianza del ciudadano se ha erosionado y nadie confía en los que detentan espacios de poder. La corrupción es muy transparente se ve de algunas formas comunes un funcionario o político ladrón tiene una repentina prosperidad económica, el incremento  de sus cuentas bancarias, la adquisición de  bienes inmobiliarios y adopción  estilos de vida que solo en sueños o revistas del JET SET se ven son sintomáticos de a los que no les tiemblan las manos para tomar lo que no es de ellos.

La fundación y refundación de sistemas anticorrupción son como anuncios que promocionan la campaña de un shampoo que quita la caspa o que hace que crezca el pelo, porque mientras las mismas empresas ganen la obra pública, mientras el dueño de HIGA siga llegando a Panamá con maletas de 100 millones de dólares para una lavadita, mientras sobrinos políticos de gobernadores en funciones estén en espacios de poder engorden sus vísceras y sus carteras antes precarias, mientras se le pague a Kevin Spacey 500 mil dólares por una Selfie, o se usen los helicópteros para irse a pasear los fines de semana; mientras todo lo que no debe pasar pase y siga pasando seguirá siendo una letra muerta ese sistema anticorrupción .

Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), se calcula que  a México le cuesta entre 2 y 9 puntos del PIB el ser corrupto. Mucho dinero se queda en el camino de la ejecución de una obra, de la licencia para operar un negocio en una plaza concurrida, en un permiso para una medicina o patente.

Cuando la agenda mediática nos satura de corrupción ocurre algo muy siniestro; en el compendio de delincuentes multipartidistas hay dos o tres con características tan retorcidas y escandalosas que se vuelven candidatos óptimos para dar una lección de purificación gubernamental. En el 2013 fue la maestra Elba y Andrés Granier. Y este 2016 todo parece indicar que Memo Padres y Javier Duarte tienen la alfombra roja en la pasarela de sanciones ineludibles.

El 2018 será un año de muchos contrastes, encuentros y desencuentros de alianzas y distancias. De todo habrá sin embargo todos los partidos políticos y en especial el que gane la elección federal deberán saber que el ciudadano a  nadie le dará un cheque en blanco, que no esperará sea inmaculadamente honrado y probo sino que los sistemas que demuestren que su transparencia y rendición de cuentas. NINGUN CHEQUE EN BLANCO.

Las de Caín

Muchas felicidades a Juan Carlos Huerta por los 21 años de Panorama sin Reservas.

Todo un profesional Mario Bustillos como Secretario Particular de Gerardo Gaudiano, un activo que le resolverá sin duda.