martes, 29 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / Opera Transbus con ‘chatarras’

Opera Transbus con ‘chatarras’

Por Mariel Arroyo

A medida que el cementerio del Transbus se llena de chatarra, los usuarios del sistema de transporte público sufren cada vez un peor servicio: menos de 60 unidades deben atener una demanda de más de 200 mil usuarios diarios.

 

Hace ocho años la flamante empresa Transportes Urbanos Integrados de Villahermosa (TUIV) empezó con 130 camiones, de los cuales 16 se quemaron en el incendio del pasado 11 de noviembre, uno más se quemó el 7 de mayo mientras circulaba sobre la carretera Villahermosa-Frontera y el resto es chatarra sobre la que crece maleza en el corralón o simplemente no circula.

 

Las unidades que sí funcionan tardan mucho en pasar, en horas de entrada o salida de escuelas y centros de trabajo van saturadas. En muchos casos los sistemas de pago no sirven, el clima gotea o tienen los vidrios rotos. Estos problemas son los más evidentes, pero no los más peligrosos.

 

De acuerdo con José Luis Montoya López, presidente del corredor Universidad-Bicentenario del Transbus, cada unidad tiene una vida útil de cinco años, por lo que es necesario renovar todo el parque vehicular, porque el que se mantiene circulando lo hace a base de reparaciones.

 

“La vida útil de las unidades lleva un proceso y nos empieza a generar ya algunos problemas reales de mecánica, como control de frenado, de climas y el mantenimiento de las máquinas en operación. Entran a un proceso de desgaste operativo en el que no podemos tener realmente la seguridad de que el mantenimiento sea lo mejor para que no se nos caiga en circulación nuestro parque vehicular”, dijo.

 

Ningún dinero alcanza

 

Reparar los camiones es costoso. Recientemente se le dio mantenimiento a tres unidades, lo que tuvo un costo de medio millón de pesos para que pudieran volver a circular.

 

El dinero no alcanza porque los recursos para reparación se destinan después de haber separado los 4 mil pesos mensuales que hay que pagarle a cada uno de los 417 accionistas de la empresa, además, los usuarios que no pagan o pagan incompleto le generan a la empresa Transbus unas pérdidas diarias de entre 30 y 40 mil pesos, aseguró Montoya López.

 

“Para reponer las unidades se hablaría de comprar nuevas, tendrías que renovar todo el parque vehicular. En ese concepto, estamos hablando, ya con todo lo que requieren, unos marca Mercedes Benz están sobre un millón 800 mil pesos”, dijo.

 

Se ve difícil que tras el reparto de utilidades y con pérdidas millonarias mensuales el Transbus pueda juntar los 126 millones de pesos que se requieren para reponer las 70 unidades que ya no circulan, menos los 234 millones que se requerirían para contar con otros 130 camiones nuevos. Para ello, dice, quieren que el gobierno del estado los apoye con créditos para pagar el enganche de las nuevas unidades, porque adquirir 30 más es urgente.

 

Oscura historia

 

Tan solo el mes pasado la empresa Transbus saltó a los titulares de las noticias cuando Laires Carrera Pérez fue desalojado entre golpes y jaloneos de las oficinas para que Rubén Salomé Cárdenas asumiera como presidente del consejo de administración de la ruta de Méndez y 27 de febrero. El episodio pudo terminar en tragedia, pues uno de los guardaespaldas sacó un arma para amedrentar a los presentes.

 

Ese, uno de los más recientes capítulos, no es el más oscuro de la historia. Cabe recordar que en el siniestro del pasado 11 de noviembre ardieron 16 camiones del Transbus. A seis meses de haber determinado que el fuego fue provocado, la Fiscalía General del Estado (FGE) no ha dado con los presuntos responsables. Lo que es público es que Rubén Salomé demandó a Laires Carrera y a Montoya López por ese siniestro.

 

A pesar de que Montoya López asegura que muchas reparaciones no se hacen o se postergan por pagarle más de un millón y medio de pesos mensuales a los accionistas, éstos mismos se tuvieron que manifestar en junio del año pasado porque se les adeudaba más de 43 millones de pesos.

 

A esta telenovela de traición y desconfianza en el Transbus le queda todavía mucho humo negro que echar por el escape. Nadie ha visto los estados de cuenta en los que consta el estado real de las finanzas y menos el destino real de los ingresos obtenidos en los últimos años. Mientras tanto, miles de tabasqueños siguen esperando en las paradas, destrozadas igual que las calles, a que pase un pesado camión para apretujarse dentro, ya que lo de tener un sistema de transporte digno, no se ve por dónde.

 

Al Detalle

130 Camiones nuevos fueron los que iniciaron el proyecto Transbus hace 8 años

 

60 Unidades son las que están actualmente en servicio para atender los corredores

 

200 mil Usuarios diarios es la demanda que deben atender las unidades del Transbus

 

126 mdp Se requieren para reponer las 70 unidades que ya no circulan, de las cuales 11 se quemaron

 

“Para reponer las unidades se hablaría de comprar nuevas, tendrías que renovar todo el parque vehicular. En ese concepto, estamos hablando, ya con todo lo que requieren, unos marca Mercedes Benz están sobre un millón 800 mil pesos”

José Luis Montoya López

Presidente del corredor Universidad-Bicentenario del Transbus

 

 

Nadie ha visto los estados de cuenta en los que consta el estado real de las finanzas y menos el destino real de los ingresos obtenidos en los últimos años. El año pasado los accionistas acusaron que se les adeudaba 43 millones de pesos.