domingo, 27 septiembre, 2020
Home / LA PORTADA / Partidos políticos, reyes de la opacidad
Los institutos políticos que viven de los impuestos que pagan los ciudadanos, ocultan toda información relacionada con las millonarias partidas económicas que reciben cada año y su destino.

Partidos políticos, reyes de la opacidad

 

 

Por: Luis Enrique Martínez

 

Además de no dar los resultados esperados cuando llegan al Gobierno, los partidos políticos están empeñados en seguir perdiendo la poca confianza de que gozan de parte de la ciudadanía, ocultando hasta donde les es posible el destino que dan a los recursos que año con año reciben a través de las prerrogativas de ley, partidas económicas millonarias que provienen del pago de impuestos que realiza la población, a la cual se deben, pero que no le rinden cuentas.

Tal es la gravedad del caso que, si cuadros de renombre denuncian el uso indebido del financiamiento público, la inmensa mayoría de militantes de los siete partidos políticos con registro electoral estatal desconoce el recurso anual del que las cúpulas evaden aclarar su destino, apelando al respectivo portal de transparencia.

“Todo está en el portal de transparencia”, ataja el diputado federal Candelario Pérez Alvarado, presidente estatal del PRD, como principal muestra.

Y a pesar del aumento de las críticas ciudadanas al financiamiento público a los partidos políticos, el Congreso estatal aprobó el Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2017, año en el que prácticamente inicia el proceso electoral 2018, con prerrogativas a tales instituciones políticas por un total de 76 millones 778 mil 709 pesos.

Dicha cantidad es menor en 13 millones 187 mil 425 pesos al recurso autorizado durante la elección de 2015, en el que aún se contempló a Nueva Alianza y que ascendió a 89 millones 966 mil 134 pesos.

El reparto

El resultado electoral intermedio a la elección de gobernador, originó el salto económico del partido Morena, al pasar de 1 millón 829 mil 339 pesos a 10 millones 705 mil 011 pesos.

Y es que el voto ciudadano, ubicó a la organización política fundada por Andrés Manuel López Obrador en el cuarto lugar del financiamiento público, tan solo por debajo del PRD, PRI y PVEM, pero por arriba del PAN y PT, con más años de vigencia local. Y también por encima del Partido Movimiento Ciudadano (MC), de nueva creación.

Así, para el año víspera de la contienda madre de cada sexenio, el PRD dispondrá de 19 millones 178 mil 454 pesos; el PRI, 18 millones 792 mil 002 pesos y el PVEM, 11 millones 139 mil 104 pesos. Asimismo, los llamados “tres cochinitos”, PAN, PT y MC, reciben ya 6 millones 218 mil 584, 5 millones 589 mil 504 pesos y 5 millones 156 mil 050 pesos, respectivamente.

Oscuro manejo

Sin embargo, a pesar de la legislación de transparencia, al menos dos ex dirigentes partidistas, un senador y tres militantes disidentes, cuestionan el destino del financiamiento público con que operan los partidos PRD, PRI, PAN y Morena.

En el PVEM la inconformidad se oculta, al igual que en el PT y MC, donde existen amenazas de expulsión y nadie quiere entrar al engorroso trámite de defender los derechos políticos electorales del ciudadano, consagrados en el constituyente federal.

“Opacidad total”, responde Nicolás Haddad López, quien fuera presidente del Partido Revolucionario Institucional cuando la fuerza pública apoyó a vándalos -aquel 19 de enero de 1995- en el desalojo de militantes del PRD, quienes desde el 30 de diciembre de 1994 se plantaron alrededor del Palacio de Gobierno, para impedir el ingreso del presunto ganador de la elección de gobernador de ese año, el priista Roberto Madrazo Pintado.

“La fuerza del grupo de (Juan Manuel) Fócil (Pérez), está en el financiamiento público del Partido de la Revolución Democrática y en los 800 mil pesos que reciben para capacitación de cuadros. ¿Dónde están?”, suelta el senador Fernando  Mayans Canabal en una plática informal con el reportero.

Auldárico Hernández Jerónimo, a quien se le asigna el primer triunfo electoral del PRD en la elección intermedia en la que se adjudicó 11 presidencias municipales y 19 diputaciones locales, precisa sin dudar: “El partido está en el abandono total. Y ya no preguntes de la capacitación política…”

A esa inconformidad de tales cuadros políticos se suman los militantes, quienes indistintamente cuestionan los liderazgos de Francisco Castillo Ramírez, en el Partido Acción Nacional y de Adán Augusto López Hernández, en el Movimiento de Regeneración Nacional: “Del financiamiento público sólo saben sus cuentas bancarias, familiares y amigos”, coinciden en acusar Irving Colorado y Jorge Sánchez.