jueves, 13 diciembre, 2018
Home / LA PORTADA / ¡Pemex, asesino! Abunda Cadmio en necropsia
Aunque la Semarnat lo oculta, la muerte de los manatíes y otras especies acuáticas de la zona de los Bitzales es por la presencia de material pesado, propio de la industria petrolera, así lo dan a conocer asociaciones ecologistas.

¡Pemex, asesino! Abunda Cadmio en necropsia

Por Flor García Morales

@FlorGarciaMora1

La muerte de los manatíes en la zona de los Bitzales sí está relacionada a las fugas de las tuberías de Pemex, así lo indican los resultados de las necropsias practicadas a los cuerpos de estos animales por asociaciones ambientales.

Hace unos días el titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacciano Alamán, en su visita a Tabasco declaró que la muerte de los manatíes en el municipio de Macuspana, está relacionada al surgimiento de una “nueva especie de algas tóxicas”, sin embargo las pruebas de las necropsias practicadas por asociaciones ecológicas e incluso por las propias dependencias ecologistas, señalan  la presencia de material pesado en los cadáveres, propias de la industria petrolera.

Lagunas envenenadas

En los resultados de la necropsia realizada a un feto de 10 meses, extraído de la madre, de donde se tomaron diferentes muestras a los órganos (bazo, hígado, riñón, contenido estomacal, músculo y cerebro) se detectó la presencia de Cadmio, un metal altamente tóxico que se obtiene casi exclusivamente como subproducto en el refinado de los minerales de ZinC.

EL estudio se realizó también a peces de la zona en cuyo hígado y contenido estomacal se detectó el mismo metal pesado, así como la presencia de DDE (Diclorodifenildicloroetileno), un compuesto químico  formado por la pérdida de cloruro de hidrógeno del DDT (Dicloro Difenil Tricloroetano), un compuesto organoclorado principalmente de los insecticidas.

En esta serie de estudios se analizó también a peces (carpa) donde se detectó la presencia de Mercurio, otro metal pesado altamente tóxico para los seres vivos, que puede provocar en seres humanos desórdenes neurológicos y de comportamiento, tales como temblores, inestabilidad emocional, insomnio, pérdida de memoria, cambios neuromusculares y dolores de cabeza, así mismo puede dañar los riñones y la tiroides.

En respuesta a esta crisis ambiental, muchas organizaciones ambientales y científicas han llegado en apoyo a la contingencia; es el caso de un grupo de científicos en materia de ingeniería ambiental del Instituto Tecnológico del Boca de Río, Veracruz, que realizó estudios de calidad del agua de diferentes zonas de los ríos de Tabasco.

Sobre los resultados, la investigadora Fabiola Lango Reynoso, dijo que se encontraron en el agua valores fuera de la norma de Cadmio, así como restos de hidrocarburos. Por lo que agregó que lo que se puede determinar es que la contaminación en el agua es lo que mata a los manatíes.

Algas tóxicas, una mentira más

De igual manera se realizaron análisis de calidad del agua obtenidas de cuatro muestras tomadas en el arroyo “El Maluco”, ubicada en la ranchería Pitahaya del municipio de Macuspana, el 28 de mayo del presente año atendiendo reporte de pescadores por la muerte de los manatíes, especie enlistada en la NOM-059-SEMARNAT-2010 con la categoría de peligro de extinción.

En estos resultados se advierte la presencia de Sólidos Suspendidos Totales (SST) y altos grados de coliformes fecales (heces), que derivan en que en otros estudios revelan en algunos de los animales muertos la presencia de Salmonela, Tifo y Proteus.

Sin embargo en este estudio no se advierte la presencia de “nuevas algas tóxicas” que son la teoría de la Semarnat para la explicación del deceso de dicha especie, así lo aseguró Ricardo Aguilar, Coordinador de Acuarios de AZCARM quien realizó un muestreo de fitoplancton del agua de los caudales que atraviesan los municipios de Macuspana, Jonuta y Centla, y en todos los resultados hubo ausencia de cianobacterias, sólo algunas células de alga azulverde que no significan riesgo de toxicidad, mientras que en los Bitzales no se halló un solo rastro de este tipo de algas.

El presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), Ernesto Zazueta Zazueta comentó a Grilla de que las declaraciones del Secretario de Medio Ambiente son sólo una justificación y no una realidad, ya que no tienen evidencias que sustente su teoría de las algas tóxicas.

“Luego de que dieron la declaración de las algas tóxicas debían informar cuáles son las medidas que se iban a tomar para terminar con la problemática, sin embargo siguen sin hacer nada, no hay por parte de las autoridades locales o federales alguna medida real que se haya implementado para impedir que otros animales mueran y también para poner fuera de peligro a la población humana que se encuentra en la zona, que son alrededor de 9 mil 570 personas, muchos de ellos niños y adultos mayores”, advirtió Zazueta Zazueta.

Plomo en tuberías

A cuatro meses de la contingencia ambiental donde no sólo han muerto manatíes, sino otras especies como peces, reptiles y aves, así como el efecto en la salud de los pobladores, aun no existe una solución por parte de las autoridades.

Los integrantes de la asociación cuestionaron la actitud de las autoridades, teniendo en cuenta que la propia Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), clausuró el pozo productor de gas Usumacinta 12 y dictó medidas para el pozo 17, la cual según los propios especialistas podría ser la causa de la toxicidad del agua de los ríos del estado.

El maestro en toxicología industrial y extrabajador de Pemex, Francisco Antonio Mercado Calderón, señaló que las tuberías son de acero inoxidable y contienen plomo, sin embargo, si están oxidadas y carcomidas, puede derivar la presencia de cromo hexavalente; altamente tóxico y cancerígeno en el agua, alertó.

Sin tener una opinión experta, pero sí el contacto con el medio, los propios pobladores han denunciado las irregularidades de la empresa productora del estado, ya que a los pozos que se encuentran en la zona, aseguran no se les ha dado mantenimiento en más de 40 años.

El asesor jurídico del Codehutab, Efraín Rodríguez León, aseguró que las autoridades sólo tratan de encontrar una salida pronta sin un estudio a fondo de la problemática.

“Nosotros hicimos un recorrido a Bitzales segunda y tercera que es donde se dio la muerte de los manatíes, aquí es lo más grave y constatamos que hay tres pozos petroleros en condiciones de corrosión terrible”.

Niegan total de muertes    

Mientras que la Semarnat acepta la muerte de 38 manatíes, pobladores de las siete comunidades afectadas en las zonas de los Bitzales, aseguran que son al menos 80 los animales que han fallecido desde finales de abril a la fecha, el último del que se tiene registro fue encontrado flotando en las aguas de un canal de Pemex en la comunidad de La Herradura, la mañana del sábado 25 de agosto.

En su última visita a la entidad, el titular de la Semarnat, Rafael Pacciano Alamán, declaró que no eran 60 como aseguraban los pobladores, sino 29 y que se sólo se le ha practicado necropsia a tres, debido a que los otros estaban en estado de descomposición muy avanzado, sin embargo aseguró que en los estudios no se ha encontrado evidencia para determinar las causas.

El doctor en biología por el Instituto de Ecología de la UNAM y coordinador de la campaña de océanos en Greenpeace México, Miguel Rivas dijo a Grilla que hay que confiar en la ciudadanía, ya que son ellos los que tienen “el feelin”; el contacto directo con lo que está ocurriendo.

“Los pobladores dicen que fue a finales de abril cuando empezó la muerte de los manatíes, mientras que las autoridades señalan que fue en junio, lo cierto es que la Semarnat, Profepa y en general las autoridades se han visto lentas, desinteresadas como siempre en situaciones de este tipo, en encontrar una solución para este problema ambiental”, comentó.

Aunque la Semarnat lo oculta, la muerte de los manatíes y otras especies acuáticas de la zona de los Bitzales es por la presencia de material pesado, propio de la industria petrolera, así lo dan a conocer asociaciones ecologistas.

El coordinador de la campaña de Océanos en Greenpeace México, mencionó que es urgente que las autoridades salgan a dar resultados de las investigaciones, las cuales deben ser realizadas por institutos e investigadores locales que realicen una investigación objetiva.

“Esperamos a que se presenten resultados objetivos de investigaciones imparciales y que se aplique la ley en caso de encontrar responsables y si no se presentan resultados transparentes estaremos allí para señalar y atender la situación en la medida de lo posible”, aseveró.

Esto a raíz de la queja de algunos pobladores que señalaron que los estudios estaban siendo realizados por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), a la cual señalaron de estar encubriendo la negligencia de Pemex.

Al respecto el rector de la universidad, José Manuel Piña aseguró que la institución educativa a su cargo no está investigando, sino que sólo está realizando un acompañamiento en el cuidado de la especie en peligro de extinción.

En peligro población humana

Una de las preocupaciones de los habitantes de la zona de los Bitzales -alrededor de 9 mil personas de 27 comunidades de los municipios de Macuspana, Centla y Jonuta- es su propia salud y la de sus familias, ya que desde abril reportan haber empezado a presentar algunos problemas como infecciones en la piel y estomacales.

No obstante, aseguran que la Secretaría de Salud no ha realizado ningún estudio a la población, sino que sólo se ha atendido en los centros de salud para controlar los malestares, sin indagar más a fondo de su origen.

Según denunciaron integrantes de la Codehutab la secretaría sólo se limita a dar consultas y ni siquiera su titular ha hecho acto de presencia en la zona y es que en días pasados, Rommel Cerna Leeder aseguró que no había realizado ningún recorrido debido a que teme que la población lo retenga como lo hicieron hace unas semanas con personal de Protección Cvil y la Comisión Nacional del Agua.

“No he realizado recorridos pero hasta el momento se han realizado 5 mil 234 acciones, principalmente por infecciones de vía respiratoria aguda, infecciones de vías urinarias, dermatitis, así como evacuaciones diarreicas, espero ir en próximos días y llevar incluso un dermatólogo”, asevero.

La ambientalista y líder de la zona de los Bitzales, Yuliana Cambrano aseguró que es preocupante cómo los pobladores se han visto afectados en su salud, así como a su propia economía, ya que mucha de la población depende directamente de la pesca y debido a la contingencia ya no consumen pescado.

Ante la falta de una verdadera atención médica, Cambrano señaló que algunos pobladores recurren a recetas caseras para calmar la “picazón” y que son al menos 230 personas las que presentan problemas en la piel.

A esto se suman el veto del gobierno de Campeche que prohibió hace unas semanas la compra de productos de aguas tabasqueñas debido a la contaminación.

Ante esto Joaquín Madrigal, presidente de la Confederación de Cooperativas Pesqueras de Centla, señaló que muchos no saben qué hacer, ya que semanalmente entregaban 10 toneladas de pescado al estado vecino, y el programa de empleos temporales sólo incluye mil 440 empleos.

 

Avalancha legal para Pemex

Los más de seis mil pescadores afectados del municipio de Centla, ya se han manifestado ante la lentitud de las autoridades para hacer la declaratoria de estado de emergencia, y así poder recibir más apoyos, ya que además de los manatíes, por la contaminación ha mermado la venta de pescado, y se han enfermado sus animales de traspatio.

Ya hicieron un bloqueo en la entrada principal a Ciudad Pemex, como exigencia hacia los tres niveles de gobierno para que ya hagan entrega de los apoyos a todos los afectados, sin embargo, la amenaza va más allá; Joaquín Madrigal Olán, presidente de la Federación de Sociedades Cooperativas Pesqueras y Acuícolas, dijo que de no haber respuesta, cerrarán la carretera 180, que pasa por Frontera y que comunica al sureste del país.

Ellos también esperan los resultados de la calidad del agua de los Bitzales, que ha repercutido en una caída a la economía local y a la salud de los pobladores.

“No vamos a esperar más… vamos a tener que paralizar el estado, ya la gente está poniéndose de acuerdo, vamos a tener que cortar la comunicación con el sureste a través de las carreteras de Centla, para ver si así nos escuchan y así actúan”, advirtió.

En ese sentido, Luis Enrique Carrera León, habitante de la ranchería Bitzal Cuarta Sección, presentó, junto con otras personas, una demanda a Pemex ante tribunales unitarios, por daños causados por la ruptura del barrote del río, la creación de canales y el ingreso sin autorización del dueño y de la Conagua.

Carrera León asegura que desde hace seis años han buscado un acercamiento con Petróleos Mexicanos, para buscar una solución e indemnización por los daños las 300 hectáreas de su propiedad, más no ha habido respuesta por parte de la empresa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.