lunes, 21 septiembre, 2020
Home / EDITORIAL / Periodismo y corrupción

Periodismo y corrupción

Por Tere Oramas B.

Revista Grilla

Por supuesto que nos indignó (seguramente a los cínicos no) la publicación de Panama Papers. Cuando parecía que ya todo estaba dicho en el tema de corrupción y ya nada  nos asombraba, aparece un extraordinario trabajo periodístico que revela una base de datos de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca dedicada a la creación de sociedades offshore, es decir, empresas que actúan en paraísos fiscales ocultando la identidad de sus propietarios.

A inicios del mes de abril, cientos de nombres fueron exhibidos, principalmente personalidades públicas de diversos ámbitos de todo el mundo, desde políticos, empresarios, narcotraficantes, deportistas, artistas, quienes crearon empresas en paraísos fiscales para esconder millones de dólares y bienes.

¿Y por qué es tan importante la filtración de estos documentos que es la mayor en la historia? ciertamente porque le pone nombre y rostro a la corrupción en varios países de los cinco continentes, pero además porque constituye la más amplia colaboración periodística jamás registrada y esto da esperanzas.

Quiero destacar particularmente el trabajo de casi 400 reporteros de más de 100 medios de comunicación de 76 países, comunicándose en 25 idiomas durante diez meses para lograr esta hazaña que inició en Múnich, Alemania.

Hace poco más de un año, los periodistas alemanes Bastian Obermayer y Frederik Obermaier recibieron millones de archivos confidenciales a través de mensajes encriptados que contenían el registro de 40 años de negocios de Mossack Fonseca. La investigación se concretó con el apoyo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación bajo un sofisticado sistema de seguridad para blindar el procesamiento de la información filtrada.

El resultado -que es globalmente conocido- representó al oficio periodístico una reivindicación de la labor, un reconocimiento a la ética y valores de la función, un suspiro a la conciencia social que tanto corrompe el poder. Un ejemplo de sanidad en una sociedad pervertida por el dinero.

Con esta investigación estos “héroes” nos están diciendo que no todo está perdido, que en unidad podemos, si no acabar con la corrupción, al menos disminuirla. Algunos países que sintieron un poco de vergüenza  iniciaron acciones legales en contra de involucrados en Panama Papers.

Quisiera ser optimista en el caso de México y las personas que aparecen en esos documentos sean sancionadas. Aunque el Servicio de Administración Tributaria (SAT) anunció que 33 casos ya están siendo auditados a raíz de la filtración, sólo puedo pensar que no pasará gran cosa, o ¿usted cree que procesarán a Juan Armando Hinojosa Cantú, dueño de Grupo Higa, el consorcio mayormente favorecido por el gobierno de Enrique Peña Nieto y quien escondió 100 millones de dólares en negocios fantasmas a través de Mossack Fonseca?

Si, ese que construyó la Casa Blanca de 7 millones de dólares de la esposa del presidente, Angélica Rivera.

Transparencia, rendición de cuentas, control y fiscalización de los recursos públicos, son solo bonitos conceptos para un discurso retórico porque el dinero no se queda aquí en impuestos y de sus orígenes ni hablamos.