lunes, 21 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / Piden cabeza de Deschamps por despidos en Pemex

Piden cabeza de Deschamps por despidos en Pemex

POR: MARIA LUISA ESTEVES

 

A principios del 2013, cuando se empezaba a cocinar la reforma energética, el presidente Enrique Peña Nieto fue presionado por Carlos Romero Deschamps, dirigente del sindicato de Pemex (STPRM), para regalarle medio millón de metros cuadrados del complejo petroquímico “Pajaritos” en Coatzacoalcos, a un impostor de la industria, el ex banquero Antonio Del Valle, quien fue corrido del Banco Bital por incompetente.

 

Hoy, que cientos de víctimas de la explosión del 20 de abril pasado todavía se retuercen de dolor por las quemaduras y los deudos no acaban de enterrar a sus muertos, Romero Deschamps se hace el desentendido ante la tragedia que enlutó al país, al igual que se hace el occiso con los miles de trabajadores despedidos de Pemex a quienes traicionó por acción y por omisión.

 

Con el apoyo del STPRM, Antonio Del Valle fundó la empresa Mexichem, aliada del holding Petroquímica Mexicana de Vinilos y Pemex, y todo indica que la tragedia se debió a la falta de mantenimiento en la productora de PVC y a la cero capacitación laboral. Los muertos y heridos son trabajadores contratados por terceros, práctica muy socorrida para birlar sus derechos.

 

Así se las gasta el dirigente petrolero. Solo ve “para su santo” y a los trabajadores que se los cargue el payaso. El negocio es primero. La vida de los compañeros no le importa, total, si se pierde son daños colaterales.

 

Y mientras los desastres ocurren y la oleada de despidos en Pemex es creciente, el senador Romero Deschamps escurre el bulto, no da la cara, pero todo indica que tendrá que irse. El repudio es generalizado y en diversas secciones lo señalan: “nos traicionó. Nos vendió como siempre”.

 

Hasta 2013 en la petrolera se decía que no habría despidos masivos pero ahora miles de trabajadores están en la mira y desaparecerán con ellos, entre otras, 12 mil plazas de médicos.

 

Pemex, historia de saqueo

 

Se trata de hacer “rentable” a Pemex que ha sido la empresa de su tipo más saqueada del mundo y donde el sindicato comandado por Romero Deschamps, es uno de los beneficiarios más preclaros de esa rapiña.

 

Romero y su clan han gozado de múltiples beneficios económicos y políticos. Por eso aceptó sin chistar la modificación al contrato colectivo, la reducción de la plantilla laboral, y los cambios al esquema de jubilación. En pocas palabras, aceptó la “reforma estructural energética” que para muchos es un eufemismo que encubre el abierto saqueo de bienes nacionales.

 

Solo para 2016, el líder Romero recibirá de Pemex por concepto de “viáticos, gastos y celebraciones” 379 millones de pesos, no obstante la situación precaria de la empresa por la baja de los precios del crudo. Asimismo, recibe siete millones de pesos al mes para su comité y los delegados regionales.

 

Y mientras la bonanza personal de Romero se acrecienta, el despido este año en Pemex será de más de 13 mil trabajadores y ello al parecer no lo inmuta.

 

No podría ser de otra forma, Romero Deschamps se ha reelegido desde 1996, no con el voto directo de las bases sino por una convención dónde votan apenas 108 personas en representación de más de 150 mil trabajadores.

 

En términos económicos, para el bienio 2015-2016 Pemex tendrá un recorte presupuestal de más de 162 mil millones de pesos, lo que obliga una baja de inversiones y un imparable recorte de personal.

 

En el segundo tramo del recorte del año, Pemex despedirá a ocho mil empleados, para hacer un total de 13 mil 600 trabajadores que se irán a la calle.

 

Así lo asegura Moisés Flores Salmerón, líder de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (Untypp), que aglutina a unos cinco mil profesionales de diversas áreas de la petrolera.

 

Flores informó que de acuerdo con la directiva, “los recortes continuarán para el 2017. Estamos viendo que el programa de ajuste no terminará, la reestructura continuará; por lo tanto, habrá más despidos y desempleo”. Por ello, protestaron con fuerza este primero de mayo.

 

Pemex ya redujo su plantilla laboral a 135 mil 228 trabajadores y tiene previsto ajustarse muy pronto a 125 mil o mucho menos a consecuencia del recorte presupuestal de 100 mil millones de pesos para 2016, indicó.

 

Ingresos en caída libre

 

En 2015, los ingresos de Pemex cayeron 29 por ciento por el desplome de 57 por ciento del precio de la mezcla mexicana y una reducción de 11 por ciento en la plataforma productiva, lo que obligó a un primer recorte de 62 mil millones de pesos.

 

El dirigente Flores Salmerón dijo que la reducción de personal se realiza a través de la jubilación forzada, la jubilación formal y por despido de quienes no tienen antigüedad suficiente.

 

La Untypp tiene registro como organización sindical desde el 2009. Es uno de los dos sindicatos de la industria petrolera del país, junto con el sindicato que dirige Romero Deschamps que aglutina al grueso de trabajadores sindicalizados de Pemex.

 

Con su desesperación por mantener sus privilegios, Carlos Romero Deschamps, critica al gobierno del presidente Peña con timidez y de “dientes para afuera”. Dice que la crisis que enfrenta Pemex es causada por acciones y decisiones políticas y de Estado.

 

“El Estado jugó un doble papel que género conflictos en Pemex no siempre resueltos, provocando dramáticas variaciones en sus proyectos y estrategias”. Los trabajadores se mantuvieron como observadores de esta situación, con actitud institucional, dice, pues cualquier tipo de conflicto entre las partes “representaría un peligro para la estabilidad de la petrolera”.

 

Sin embargo, el líder nada hizo ante el despido en marzo pasado de 139 ingenieros de alta calificación y 648 trabajadores de plataforma que laboraran en Pemex Exploración y Producción (PEP).

 

Ellos formaban parte del programa de reclutamiento Talento PEP, con el que la petrolera mexicana planeaba integrar en sus filas a profesionales de alta calidad para competir ante las nuevas condiciones del mercado en México.

 

Tabasco, muy golpeado

 

Los despidos han abarcado, hasta ahora, a la Gerencia de Desarrollo de Campos y seis activos de producción: el de Litoral de Tabasco Tsimin-Xux, Abkatún, Macuspana-Muspac, Cantarell, Ayatsil-Tekel y el Cinco Presidentes.

 

Le siguen los Activos Samaría-Luna, Jujo-Tecominoacán y Ku-Maloob-Zap. El tema es muy crítico pues se trata también del despido masivo de jóvenes del programa de Reclutamiento Talento PEP, con el que Pemex planeaba renovarse y prepararse para la competencia.

 

El pasado 18 de febrero, el nuevo director de Pemex, José Antonio González Anaya, explicó que el ajuste de 100 mil millones de pesos en el presupuesto de la petrolera incluiría un amplio recorte de personal.

 

Y como una maldición, no hay lugar donde no se destituya personal capacitado, sea sindicalizado o de confianza.

 

González Anaya dijo categórico: los despidos de trabajadores “se harán conjuntamente con el sindicato”. Una de sus fortalezas, dijo el director de Pemex, “es su personal, los ingenieros y el personal de base, que por décadas han sido innovadores en el sector”.

 

Sí, el director de Pemex podrá decir lo que quiera, pero lo que dejó muy en claro es la traición de Romero ante los trabajadores. Romero es multimillonario y las decenas de miles de desempleados de Pemex se quedarán sin pan en sus mesas y deberán rascarse con sus uñas.

 

 

Romero Deschamps, la

negra historia de abuso

y derroche ofensivo

 

 

Luego de la elección presidencial del año 2000, el dirigente del STPRM, el tamaulipeco de Tampico, Carlos Antonio Romero Deschamps, nacido el 17 de enero de 1943, habría de ser muy mentado. Su gremio “donó” 500 millones de pesos para financiar la campaña del priista Francisco Labastida Ochoa, quien compitió por la presidencia con Vicente Fox Quesada.

 

El caso conocido como “Pemexgate” terminó en una multa histórica de mil millones de pesos en 2003 para el PRI. El Instituto Federal Electoral dio parte a la Procuraduría General de la República quien inició un proceso judicial por el delito de peculado electoral. Sin embargo, fue suspendido en 2006 por falta de pruebas. En 2011 el proceso fue dado por finalizado.

 

Y esas danzas multimillonarias habrían de ser el signo dominante de la carrera política y sindical de Romero Deschamps hasta la fecha. Su vida ostentosa llena de lujos y excentricidades contrasta con su pobreza legislativa pues aunque ha sido tres veces diputados y hoy es senador de la república, su productividad es la más baja del Poder Legislativo mexicano.

 

En 2008, se supo que Deschamps tenía un departamento de lujo y un yate en Cancún, cuyo valor rebasaba los tres millones de dólares. Asimismo, se informó sobre su reloj de oro de 18 kilates que portaba y cuyo precio se estimaba en más de 400 mil dólares.

 

En mayo de 2012, su hija, Paulina Romero, publicó diversas fotografías en Facebook. Allí mostraba evidencia de sus viajes a diversas partes del mundo, en aviones privados y comerciales.

La joven apareció paseando en yates de lujo acompañada siempre por sus tres mascotas, unos perros bulldog inglés que reciben vida de reyes. También presumió compras en tiendas exclusivas como sus lujosos bolsos de la marca Hermes, a las que llamó, ante las críticas, “bolsas del Superama”.

 

En sus viajes alrededor del mundo, Paulina presumió las comidas en exclusivos restaurantes, el consumo de vinos de más de 10 mil pesos.

 

Al año siguiente, en 2013 se dio a conocer que Carlos Romero Deschamps, generoso como es, le regaló a su hijo José Carlos Romero Durán, un lujoso auto Enzo Ferrari, de edición limitada, con un valor de dos millones de dólares. Su vástago vive en Miami donde tiene lujosas mansiones.

 

Para poder obtener esa “nave” Enzo Ferrari, el comprador debe demostrar, además de alta solvencia económica, contar por lo menos con dos autos del mismo tipo y que el país donde se utilice el auto tenga una agencia de esa marca, además de pasar una prueba de manejo.

 

Pero si no fuera suficiente con los ofensivos excesos de sus “cachorros”, el chofer del líder petrolero, de nombre Arturo, fue señalado por llevar una vida de lujos pues se le descubrió apostando hasta 30 mil en carreras de caballos.

 

El chofer don Arturo suele sacar fajos de billetes de 500 y mil pesos para jugar en competencias simultáneas en el Hipódromo de las Américas y en hipódromos de Estados Unidos.

 

Como diría el clásico “qué bonita familia, qué bonita familia, qué…”

 

A Romero Deschamps se le acusa de enriquecimiento ilícito por el lujo y el despifarro a costa de Pemex, lo cual hoy día, ante los despidos, suena como una ofensa para los trabajadores en cesantía.

 

Pemex, empresa muy poco

productiva barril por barril

 

Las cifran varían según las fuentes, pero en lo que coinciden es que Pemex es obsesa y poco productiva. En la empresa laboran poco más de 150 mil personas, mientras que en empresas con producciones similares como Petrobras, Shell o Exxon, andan por 80 mil.

 

Ello significa que los trabajadores de Pemex tienen una productividad hasta 50 por ciento más baja que otras empresas de hidrocarburos de alcance mundial, lo cual fue muy debatido durante los trabajos de la reforma energética.

 

En el estudio “Tres dilemas, un diagnóstico para el futuro energético de México”, el Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC) señala que empresas como la inglesa British Petroleum; las estadounidenses Shell y Exxon Mobil; y empresas públicas como la brasileña Petrobras o la noruega Statoil, producen más con menos empleados que Pemex.

 

“Con muchos menos trabajadores realizan más actividades: en suma son sustancialmente más productivos que Pemex (…) El volumen de producción de Pemex no justifica el empleo de tantos trabajadores”, refiere el análisis.

 

Según sus propias cifras, Pemex tenía hasta 2015 una producción diaria promedio de dos millones 530 mil barriles de petróleo que, divididos entre sus 150 mil empleados, da un promedio de 16.7 barriles por trabajador.

 

La brasileña Petrobras, con 80 mil 400 trabajadores y una producción de dos millones 583,000 barriles diarios, da un promedio de 32.1 barriles por trabajador. Es decir, con casi la mitad de empleados que Pemex tiene una mayor producción.

 

La noruega Statoil con 37 mil 715 empleados tiene una producción diaria de 1 millón 369 mil barriles al día, con un promedio de 43.1 barriles por trabajador.

 

¿Por eso los despidos? ¿Hasta ahora se dio cuenta la empresa? ¿Es palek del sindicato apoyar los despidos?

 

:::::::::::::