lunes, 24 septiembre, 2018
Home / GOBIERNO / Por debacle petrolera, desmantelan universidades
De 2015 a la fecha, las áreas académicas en universidades e institutos tecnológicos vinculadas a hidrocarburos, disminuyeron su oferta.

Por debacle petrolera, desmantelan universidades

POR IGNACIO RÍOS

@NachoRios1

 

La falta de buena administración en unos casos, el abuso –apenas hace corto tiempo– en otros y la escasez de derrama económica por Petróleos Mexicanos, ha orillado el inicio de la desmantelación de áreas universitarias vinculadas a la actividad petrolera y su otrora asignación y adjudicación de contratos que en su mayoría eran operados por empresas outsourcing.

 

Reformas y recortes

 

Una de las más afectadas, quizás, ha sido la Universidad Tecnológica de Tabasco (UTTAB), que este inicio de año ha recortado 40 plazas del Centro de Atención a Pemex y del Centro de Calibración y Pruebas, en ésta su vinculación universitaria y Pemex, a través de sus carreras, que con la reforma energética, a partir del 2015, dejó de asignar contratos a la UTTAB para la realización de estudios y promoción de sus alumnos y mayor conocimiento y aplicación de sus mentores.

La afectación mayor a la UTTAB -porque esta institución, contrario a otras universidades, como la Juárez Autónoma (UJAT)- apenas percibe un presupuesto de 120 millones de pesos al año; mitad de la federación y mitad del estado. La cancelación de contratos a universidades surgió a partir de 2015, aun cuando algunas gozaron con extensiones hasta 2017.

 

El propio rector de la UTTAB, Fernando Calzada Falcón reconoció que la institución recibía ingresos extras de contratos con Petróleos Mexicanos y otras dependencias federales, con los cuales contrataba a personal para los trabajos necesarios, razón que al suspenderse los ingresos se dieron por cancelados los contratos y no las plazas.

 

Sin recursos para pagar a docentes

 

Pero no es el único caso de universidades e institutos tecnológicos que con el “boom petrolero educativo”, hicieron crecer su matrícula de catedráticos y proyectistas, técnicos y operadores. Su pago: con los recursos petroleros. Tales como la Universidad Politécnica del Golfo de México, Universidad Popular de la Chontalpa, Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco, Instituto Superior de la Sierra, Universidad Politécnica del Centro y la Universidad Juárez.

 

Al respecto, el subsecretario de Educación, Antonio Solís Calvillo dijo que en esta dinámica todas las universidades e institutos que operaron contratos de Pemex tienen que adecuarse a la realidad. En algunos casos hay informes que se contrató personal en atención a los recursos con los proyectos de Pemex. Estos al no existir, las instituciones tienen que sanear las áreas excedentes.

Mientras que para el diputado Juan Manuel Fócil Pérez, presidente de la Comisión de Fomento y Desarrollo Industrial, Económico, Artesanal, Comercial y Turístico del Congreso de Tabasco, la crisis petrolera en las universidades no nada más debe quedar en la reducción de plazas, sino en un análisis real, pues hasta otras áreas se pagaban y “otras remuneraciones” se cargaban con “esos excedentes petroleros”.

 

Desde la UJAT hasta la más pequeña, deben tomar sus medidas y ajustes incluso hasta en las percepciones, en común acuerdo con los sindicatos. E incluso, aceptó, que se debe indagar los casos en donde los funcionarios y trabajadores administrativos son a la vez catedráticos, cobran doble sueldo, doble compensación y dobles prestaciones.

Aunque está por verse el campo de aterrizaje exhibido en redes en instituciones educativas…