martes, 1 diciembre, 2020
Home / NACIONAL / Propone IP un Pacto de unidad por Tabasco
“Para poder avanzar, tenemos que hacer a un lado las diferencias y encontrar un punto de acuerdo, si no, no vamos a ir a ningún lado”, advierte en entrevista con Revista Grilla el presidente del CCET, Agustín Gustavo Rodríguez López

Propone IP un Pacto de unidad por Tabasco

Por: Luis Enrique Martínez

“Como tabasqueño, quiero que le vaya bien a Tabasco”, dice Agustín Gustavo Rodríguez López, ante la inconformidad de algunos integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco (CCET), por firmar el “Acuerdo político por la unidad, prosperidad y el renacimiento de México” promovido por Andrés Manuel López Obrador, con quien coincide –sin comprometerse- en que “al sur como al sureste le puede ir mejor” si éste gana la presidencia en 2018. Y ante esa posibilidad, propone un “pacto de unidad por Tabasco”.
Al día siguiente de entregar al presidente del Morena la “Agenda para el Desarrollo Económico Competitivo del Sureste y de Tabasco”, el descontento de unos cuantos puso en el ojo del huracán al presidente del CCET a través de diversos medios de comunicación. Incluso hasta el martes 28 de la entrevista, el ruido mediático aún persistía.
“Fue especulación. La agenda económica se entrega desde hace algún tiempo”, explica el arquitecto de 40 años, 20 de ellos dedicado al sector productivo. Señala que los primeros en recibir dicho documento fueron el gobernador del estado, Arturo Núñez Jiménez y el presidente municipal de Centro, Gerardo Gaudiano Rovirosa, y sostiene que por consenso de la cúpula empresarial seguirá distribuyéndose entre “personajes” de la política local que aspiren a cargos de elección popular.
Rodríguez López participó en el “Diálogo con empresarios” que López Obrador sostuvo con ese gremio en el hotel Tabasco Inn, el 24 de noviembre de 2015. Como presidente del Colegio de Arquitectos de Tabasco ocupó el número 11 del “directorio empresarial” de los organizadores del evento. En la lista de 134 invitados, también aparecen como invitado “confirmado” Mónica Álvarez Toledo y Gabriel Oropeza Varela, ambos aspirantes a la presidencia del CCET que se elegirá en las próximas semanas.
Otros aspirantes a suceder a Rodríguez López en la elección que oficialmente se llevará a cabo el 18 de abril próximo –antes, se espera elegir un candidato de unidad–, como César Narváez Bautista e Irene Taracena no fueron incluidos en la agenda, en tanto que Héctor Dagdug Rangel, rechazó la invitación.
En ese contexto, el arquitecto por la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco reitera que el Consejo Coordinador Empresarial de Tabasco “es un organismo apolítico” o bien “que no seguimos ninguna corriente en específico”, aunque aclara que en el gremio hay militantes “de todos los colores y todos los sabores”. Asegura que en lo personal “no milito, ni he militado, ni pienso militar en partido político alguno”. No obstante, sostiene que la aspiración presidencial de López Obrador se basa en un ejercicio político de “30 o 40 años”.

— Como tabasqueño ¿lo apoya?— se le pregunta en las oficinas del organismo empresarial ubicadas en la esquina de avenida Zaragoza y Malecón Carlos A. Madrazo.1
— Pues como tabasqueño yo quiero que le vaya bien a Tabasco. Y que suceda lo que suceda, que sea lo mejor que le pase a Tabasco… (si es presidente) entonces, considero que tanto al sur como al sureste le puede ir mejor…, responde el joven de complexión robusta y de barba cerrada.

En el curso de la conversación, Agustín Rodríguez insiste en explicar que el documento empresarial entregado a López Obrador es “una visión económica del sureste”, en cuya elaboración participaron organismos similares de los estados de Campeche, Chiapas, Veracruz y Yucatán. La problemática común, afirma, es la caída de los precios internacionales del petróleo, la disminución de la actividad petrolera, los elevados índices de inseguridad, de desempleo y la falta de inversión en la región.
“Las declaraciones de los empresarios han sido malinterpretadas. La entrega de la agenda fue consensada con todos los presidentes” de las 15 cámaras que aglutinan a 150 mil empresarios, expone. No obstante, acepta que sólo once acordaron la entrega al presidente del Morena debido a que el resto, por motivos personales, no asistió a la asamblea en que se tomó el acuerdo en base a que su contenido –añade-  “era un decálogo de buenas intenciones”.

Pacto por la unidad de Tabasco

A un año de presidir el organismo cúpula empresarial de Tabasco y tras la “confusión” del pasado 19 de febrero, el Presidente del CCET asegura sentirse moralmente “perfecto”, contento de que se logren los objetivos del gremio.
Explica que el sector productivo desea “que a Tabasco le vaya bien, que las decisiones que se tomen sean profesionales en materia económica, urbana, turística… No queremos meternos en asuntos particulares del ejercicio público. Queremos que le vaya bien a Tabasco, que levante económicamente y nuestro objetivo es ese”, enfatiza al indicar que el planteamiento empresarial abarca cinco sectores: comercio, servicios, turismo, infraestructura y agroindustrias.
“Qué significa esto: en base a esos cinco sectores productivos tener metas a corto, mediano y largo plazo. Si tú no sabes hacia dónde quieres ir y cómo quieres ir, no avanzas. Lo que estamos haciendo es sembrando. Y luego autoridades van, autoridades vienen. Y vamos a trabajar con las autoridades que estén y sean del partido que sea. Lo que queremos es que a Tabasco le vaya bien…”, subraya.

—Sembrando, dice… ¿el terreno está fértil para cosechar?
–Por supuesto. El esfuerzo de sembrar nunca debe olvidarse. Creo que en Tabasco es tiempo de pensar en los desencuentros y hacer un pacto de unidad entre todos: autoridades, empresarios, partidos políticos, asociaciones civiles, ciudadanos, profesionales, militares, iglesias… la propuesta del empresariado es un pacto de unidad. ¿Por qué?
“Porque hoy más que nunca tenemos las consecuencias de no haber aprovechado las bonanzas (sobre todo la petrolera) económicas que hubo. Sabemos que nadie va a venir a salvarnos. Si no lo hacemos nosotros, no lo va hacer nadie. Podemos recibir ayuda y como toda ayuda es temporal, puedes elegir. Pero hasta que no dejemos por un lado las diferencias y encontrar un punto de acuerdo, no vamos a ir a ningún lado…”

“Hoy más que nunca estamos pagando las consecuencias de no haber aprovechado las bonanzas económicas que tuvimos. Sabemos que nadie va a venir a salvarnos. Si no lo hacemos nosotros, no lo va a hacer nadie”
Agustín Gustavo Rodríguez López
Presidente del CCET