domingo, 20 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / Reactivan “Industria de la Reclamación”

Reactivan “Industria de la Reclamación”

Grupo de presuntos trabajadores de Construcciones Industriales Tapia (CITAPIA), se ha venido manifestando de manera violenta desde hace tiempo para adueñarse de diversas obras públicas, inclusive pertenecientes a la iniciativa privada.

Por Rafael García

La “industria de la reclamación”, el modus operandi que consiste en causar conflictos en instalaciones estratégicas para luego obtener beneficios y prebendas, tiene un nuevo rostro en Tabasco: Construcciones Industriales Tapia (CITAPIA), una empresa del estado de Hidalgo que ha extendido su zona de acción a los campos petroleros del estado.
Y es que el 30 de enero reciente, un grupo de agitadores financiados por Juan Carlos Tapia Vargas, hizo una demostración de sus “métodos” de presión, al intentar apoderarse de la Torre Empresarial, ubicada en la avenida Paseo Tabasco, en el corazón financiero de la ciudad de Villahermosa.
Empleados de empresas, trabajadores del SAT y ciudadanos que acudieron a esta última dependencia, vivieron en carne propia el pánico de ser retenidos por la fuerza por el contingente de CITAPIA, mismo que fue trasladado en camiones y camionetas costeados por Juan Carlos Tapia y que fueron estacionados sobre la avenida Ruiz Cortines.
Así, entre los manifestantes y sus vehículos causaron un serio caos vial en la zona, sobre todo por la hora de su manifestación como por lo transitado de la zona. Hubieron incluso, roces entre automovilistas y los agitadores de CITAPIA.
El bloqueo a la Torre Empresarial en Villahermosa tuvo como propósito intimidar a funcionarios y autoridades, para apropiarse de un contrato que fue otorgado legalmente a otra constructora.

Negro historial

Y es que CITAPIA se ha encargado de sembrar el terror los últimos meses en Cárdenas, Tabasco.
Apenas la semana pasada, un grupo de trabajadores afectados denunció a CITAPIA por causar bloqueos y conflictos en instalaciones de Petróleos  Mexicanos (Pemex) en el municipio de la Chontalpa.
Como ejemplo, narraron lo ocurrido el jueves 26 de enero, cuando el mismo grupo de personas intentó invadir las instalaciones conocidas como El Cobertizo, ubicadas en aquel municipio.
Durante varias horas, los enviados de Construcciones Tapia estuvieron realizando demandas y reclamos que nada tienen que ver con cuestiones laborales o que afecten a la comunidad de la zona; por el contrario, sus reclamos tienen que ver con la obtención de contratos, trabajos o cuestiones económicas que demandan en la calle, utilizando la presión física y el bloqueo para obtener dichos dividendos.
Así, Construcciones Tapia pretende obtener beneficios mediante la presión a contratistas y a los beneficiados por las diversas rondas de la Reforma Petrolera.
Llama la atención que este grupo se ha venido manifestando de manera violenta desde hace tiempo, para adueñarse de diversas obras u obtener diversos tipos de beneficios. Ejemplo de ello fueron otros bloqueos que intentó perpetrar por meses en la Batería Cárdenas Norte, hace algún tiempo.

 

Sobre el plantón del lunes 30 de enero, los propios empleados confirmaron que el pretexto fue reclamar un supuesto adeudo por 2 millones de pesos de un contrato de obra pública que jamás obtuvieron y que por supuesto nunca ejecutaron.

—————–
RECUADRO
—————–

Agitadores profesionales

Las ilegales acciones que la gente de CITAPIA lleva a cabo no se circunscriben al ataque de empresas de Gobierno sino que alcanzan ya a empresas privadas, existiendo el ejemplo del boicot realizado en contra de la planta procesadora de madera MDF de la renombrada compañía Proteak, en Huimanguillo, Tabasco, la cual fue bloqueada por su grupo de choque el 10 de febrero de 2016.
En este caso, el secretario de la Federación de Trabajadores y Obreros Tabasqueños, Edgar Azcuaga Cabrera, acusó que más de 40 personas afines a Construcciones Industriales Tapia utilizó el mismo modus operandi para tomar con lujo de violencia los accesos a las instalaciones de la maderera y dejar a más de 600 obreros sin empleo.
Lo anterior, requirió inclusive el uso de la fuerza pública para retirar a los supuestos manifestantes y poder normalizar las operaciones de la empresa.
Ante ello, es vital la pronta intervención de las autoridades, ya que los bloqueos y chantajes laborales efectuados por el grupo de choque comandado por Juan Carlos Tapia Vargas, inhiben la llegada de la inversión privada a la entidad y mandan un mensaje negativo para las nuevas empresas que buscan instalarse en Tabasco.