miércoles, 28 octubre, 2020
Home / LA PORTADA / Rescatan a niño en cautiverio en la Gustavo A. Madero
El menor tiene siete años y jamás había convivido con alguien; además está desnutrido

Rescatan a niño en cautiverio en la Gustavo A. Madero

La delegación Gustavo A. Madero y la Procuraduría capitalina rescataron la noche del martes a un niño que se encontraba en cautiverio; presenta huellas de tortura y un posible daño sicológico.

Diversas quejas vecinales condujeron a las autoridades al apando donde tenía esclavizado a Antony.

El operativo se realizó en el domicilio localizado en la calle de Cabo Catoche 61, en la colonia Gabriel Hernández, donde encontraron al niño desnudo, con cinta canela alrededor del cuello y encadenado de pies a una banca.

Sus captores le taparon la boca con cinta adhesiva color canela, para que sus gritos no alertaran a los policías de su presencia.

Sin embargo, un menor —que dijo sentía lástima por la víctima— denunció el punto exacto donde el pequeño se encontraba, pues los policías ya estaban por retirarse de la casa en la que lo tenían.

“¿Ya se van, ya buscaron bien?”, les dijo el menor a los policías de investigación, mientras con su mano derecha señalaba el apando donde estaba, un cuarto en el sótano de la vivienda.

La señal fue más que suficiente para que los policías regresaran y registraran el lugar. En el cuarto, al fondo, se encontraba Antony.

Amarrado de pies y manos con una cadena y con cinta adhesiva en la boca, cuando el menor vio a los policías empezó a llorar.

Los encargados de la investigación revelaron que el menor está por cumplir siete años, pero su estado de desnutrición lo hacía ver como de cinco.

Aunado a esto, un retraso en el habla complicó que se comunicara correctamente con los uniformados; el examen médico reveló que el menor presenta por lo menos 20 laceraciones provocadas por la tortura.

Las autoridades determinaron que el menor tenía toda su vida viviendo en esas condiciones; nunca salió a la calle ni tuvo contacto con otras personas, excepto con el niño que delató su ubicación, pues en un par de ocasiones intentó acercarse, pero fue corrido por los supuestos tíos.

En sus primeras declaraciones, los imputados Juan Carlos Loaeza y Olivia Castro, se dijeron inocentes.

La pareja señaló que los maltratos fueron provocados por el padre del infante y que éste lo abandonó.

El menor quedó a resguardo de la Procuraduría capitalina y será enviado, luego de la atención médica y sicológica, a la Estancia Transitoria de la dependencia.