Home / EDITORIAL / Sanción a Luque, una vacilada

Sanción a Luque, una vacilada

Por Jorge Cantón Zetina
Director General
TW @jorgecantonz

Desde Miami –el destino predilecto de corruptos granieristas–, Beatriz Luque Green debe estarse revolcando de la risa al conocer la noticia de que la Secretaría de la Contraloría del Gobierno de Tabasco le impuso una sanción de cinco años de inhabilitación y una multa de 35 millones de pesos. Una auténtica vacilada. ¿Cómo es posible que no se proceda penalmente en contra de la ex secretaria de Educación y sólo se le aplique un “castigo” administrativo?

Luque Green fue acusada en junio del 2013 por el entonces titular de la SE, Rodolfo Lara Lagunes, de haber “desaparecido” mil 850 millones de pesos correspondientes a aportaciones fiscales. Durante cuatro años, Luque descontó a los trabajadores de esa dependencia el impuesto sobre la renta pero nunca se reflejó en las arcas de la SE. Ese dinero nunca llegó a Hacienda.

Como se recordará, Bety Luque dejó la SE en 2012, para buscar infructuosamente una diputación local por su partido, el PRI. La suplió Deyanira Camacho Javier, quien igualmente recibió la misma multa por parte de la Contraloría estatal. Tanto Bety como Deyanira son consideradas prófugos de la justicia y por lo tanto no se han presentado a declarar cuando han sido requeridas. Es decir, llevan casi cinco años burlándose de la justicia. Disfrutando lo robado seguramente en sitios paradisiacos.

¿En qué carajos les afecta la inhabilitación si no tienen ya necesidad de trabajar? ¿Alguien en su sano juicio podrá creer que pagarán la multa de 35 millones de pesos? ¿A dónde se les va a notificar si las autoridades judiciales del Estado no tienen ni remota idea de dónde se encuentren “escondidas”? Llevan cinco años disfrutando de la libertad y la fortuna malhabida, ¿vendrán a rendir cuentas? ¡Por favor!

Y la contralora Lucina Tamayo les da todavía 45 días para solventar las observaciones de sus pillerías. ¡Qué ingenuidad, por Dios!