viernes, 30 octubre, 2020
Home / NACIONAL / Sin control venta de petardos

Sin control venta de petardos

tercera-petardos

Desde hace algunos días se observa la venta de petardos en los alrededores del mercado Pino Suárez, de toda clase de productos elaborados a base de pólvora como las tradicionales chispitas, tronadores, cohetes, volcanes y escupidores; autoridades estatales preparan operativo para frenar este comercio.

POR JUAN DIEGO MORALES ARIAS

Las ventas de petardos, que inconscientemente comercializan ambulantes del mercado más popular de Villahermosa, José María Pino Suárez, representan un riesgo para todos los consumidores que visitan a diario el centro de abasto, al no tomar las normas como reglas que la 30 zona militar les indica.

Para los ambulantes significa ganarse unos pesos por tratarse de productos de temporada, sin embargo no miden el riesgo mortal que ocasionan con los explosivos.

Desde hace algunos días se observa la venta de petardos en los alrededores del popular centro de abasto, de toda clase de productos elaborados a base de pólvora como las tradicionales chispitas, tronadores, cohetes, volcanes y escupidores, entre otros.

Las autoridades federales contemplan una distancia de 150 metros a la redonda del citado mercado, para vender el producto, también en los centros de abastos de las colonias Atasta de Serra, Tamulté y Gaviotas, donde el explosivo es distribuido por los comerciantes. Sin embargo dichos comercios son convertidos en un barril de pólvora altamente mortal.

Los riesgos mortales que generan estos explosivos, tal parece que no es obstáculo para los comerciantes ambulantes dedicado a la venta de este producto, y todo tipo de ventas como luces multicolores para estas fiestas decembrinas, además de arreglos, niños Dios, imágenes de los pastores, Reyes Magos y arreglos para los hogares tabasqueños.

El centro de la ciudad donde actualmente está ubicado el centro de abasto más popular, en las calles Amado Nervo, Bastar Zozaya, Constitución y Pino Suárez, a diario es concurrido por miles de visitantes que acuden a comprar sus verduras, frutas, carnes, pollos, frijol y arroz, entre otros, quienes no se imaginan que caminan en un barril de pólvora por la venta de petardos desmedida.

El vicio o venta de petardos siempre ha sido solapado por los líderes de los locatarios, quienes manipulan a los ambulantes, y también a los locatarios, de pescado, carne, pollos entre otros; ellos son conocedores de la problemática que genera la pólvora, en los tronadores, y todo tipo de artefacto que está relleno con pólvora, sentenció Sergio Hernández.

Ambulantes no respetan normas

Por su parte, Oscar Sosa León, coordinador del mercado Pino Suárez, aseveró que la venta de petardo ya es incontrolable por las autoridades, a quienes se les atribuye los permisos, puesto que la 30 Zona Militar solo envía un documento en que la norma es de 150 metros de distancia para poder vender el producto pero no se respetan.

Es totalmente riesgoso vender tronadores, expreso José Eduardo Romero Ascencio, presidente de la Asociación Civil de Locatarios Unidos por un Mercado Pino Suárez, pues en el escrito de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) el límite para vender es de 150 metros, pero los ambulantes con las ventas de luces multicolores y arreglos, los venden en sus puestos, y convierten al centro de abasto en un barril de pólvora.

Por su parte, el secretario de Seguridad  Pública (SSP), Miguel Ángel  Matamoros  Camacho, refirió que en coordinación con las instituciones de la Base de Operaciones Mixtas (BOM) se implementarán los operativos en las calles aledañas al mercado Pino Suárez para evitar la venta de petardos.

segunda-petardos

El vicio o venta de petardos siempre ha sido solapado por los líderes de los locatarios, quienes manipulan a los ambulantes, y son conocedores de la problemática que genera la pólvora, acusaron comerciantes.

La venta de petardo ya es incontrolable por las autoridades, a quienes se les atribuye los permisos; la 30 Zona Militar solo envía un documento en que la norma es de 150 metros de distancia para poder vender el producto pero no se respeta.