lunes, 21 septiembre, 2020
Home / LA PORTADA / Sin freno abusos de CFE
Con el pretexto de la modernización, la Comisión Federal de Electricidad cambia arbitrariamente los medidores y obliga a los tabasqueños a pagarle cada peso de consumo cuanto antes; la nueva empresa productiva del estado automatiza el corte generalizado del suministro de la luz; Profeco simplemente hace como que no pasa nada

Sin freno abusos de CFE

 

 

 

Por: Mariel Arroyo

 

“La Comisión Federal de Electricidad (CFE) está actuando de manera autoritaria violando los derechos de los ciudadanos”, acusa el abogado Franklin Espinoza May desde su oficina; “ellos llegan e instalan los medidores esté o no esté la persona en su casa. Eso es una violación tanto a tu derecho como a tus garantías individuales”, precisa.

Él se dice afectado porque, sin un nuevo contrato de por medio, se le instaló un nuevo medidor y se le cambió el método de pago: ya no es bimestral sino a través de unas tarjetas que le llegan cada veinte días para pagar lo que consumió de electricidad. Tarjetas que se parecen a las que usan las compañías de celular para vender tiempo aire.

“Ponen el medidor sin contrato, no nada más a mí, sino a mucha gente. Ellos lo ponen y ni siquiera consultan tu voluntad. Posteriormente tienes que ir a la Comisión, ahí ya te dicen: mire, a partir de ahora son 20 días y cuando termine ese plazo usted viene, vamos a ingresar la tarjeta como si fuera una carga de celular y paga”, abundó.

Si no se hace el pago, el corte de la corriente eléctrica es automático. Hay que llevar la tarjeta magnética del medidor a la CFE, en donde se lee el consumo y le entregan al usuario un ticket para pagar. Cuando paga, el flujo de la energía se reactiva automáticamente. Pero si no se paga, hasta ahí llega el servicio.

Cabe mencionar que la Comisión Federal de Electricidad tiene en Tabasco aproximadamente 730 mil usuarios, de los cuales la mayoría, unos 668 mil, son usuarios de tarifa doméstica. Todos estos son medidores que la CFE pretende cambiar por sus nuevos equipos sin que de por medio exista un nuevo contrato, o incluso sin el consentimiento expreso de los dueños de las casas.

 

Pagas o pagas

 

La forma en que la CFE ha estado llevando a cabo su labor ha causado mucho malestar entre los ciudadanos, particularmente los que se encuentran en resistencia civil, asegura Espinoza May. En la zona indígena de Tamulté de las Sabanas los ciudadanos no han permitido que se instalen los nuevos medidores ni que llegue la nueva forma de pago.

“Ellos tienen sus altavoces y cuando llega la Comisión sale la comunidad, no permiten que les pongan los medidores porque ellos se encuentran en resistencia civil”, comenta el Abogado.
La comunidad se ha organizado porque aunque muchos de ellos se han amparado con la ayuda del PRD o Morena para evitar el corte de luz, si no hay nadie que lo impida, la CFE de todos modos corta la luz.

“La Comisión Federal de Electricidad al no poder recuperar todo, se está cobrando de una manera ilegal y afectando los derechos de la gente. Es injusto que si no hay empleos, que si la gente no tiene una manera de allegarse recursos, le corten la electricidad; esto puede generar más delincuencia, más violencia, porque en muchos lugares para poder pagar esa carga en tu tarjeta tendrán que buscar los recursos ya sea de manera legal o ilegal”, advierte Franklin Espinoza.

 

Legalmente desamparados

El también Abogado asegura que con este tipo de actuación los usuarios quedan desprotegidos, porque al momento de interponer por la vía legal un amparo no se concede, ya que se trata de un hecho consumado.

Además, el cambio de CFE de paraestatal a empresa productiva del estado con la Reforma Energética cambia la naturaleza de la relación con el usuario.

“Al menos en los amparos, ya no te lo van a conceder porque ya no es una dependencia federal o estatal, ya es un particular el que está proporcionando el servicio, de particular a particular cambia totalmente la relación, jurídicamente ya no procede el amparo. O sea, te dejan en la total indefensión”, concluye.

 

CFE se defiende

 

Que la nueva forma de pago esté siendo impuesta junto con el cambio de medidores y que se trate de una tarjeta de prepago es falso, asegura el vocero de la Comisión Federal de Electricidad, Aarón Romeo Canseco Cortés.

“Lo que está circulando en redes son planteamientos falsos. El prepago como tal, como se menciona, no existe. Es una modalidad que se llama facturación punto de venta, nosotros le llamamos pago programado. El cliente que contrata esta modalidad define un día al mes para que él mismo se tome lectura y acuda a pagar su consumo, puede definir el día 1, 5, 10, 15, 25 o el último del mes para tomar lectura, después el usuario tiene 10 días para hacer su pago. La toma de lectura es el registro de los 30 días de consumo previos, no se paga por anticipado”, explica.

Canseco Cortés asegura que esta modalidad de pagos con tarjetas es independiente de la instalación de nuevos medidores, que es una modernización de equipos por parte de la empresa productiva del estado, proceso que se está haciendo en todo el país, sin costo para el cliente. “No implica que le cambiamos de modalidad a pago con tarjeta, eso es falso totalmente, su recibo va a seguir llegando cada 60 días, de manera bimestral”.

Estos nuevos medidores protegen la instalación de los clientes al alertar sobre picos de voltaje, los cuales impide que pasen al interior del lugar, con lo que se protegen aparatos electrónicos. “Lo que estamos haciendo es modernizar nuestras instalaciones, tanto postes, redes, como medidores, para dar un mejor servicio. Incluso, cuando se cambian los medidores también se cambian las acometidas, que son los cables que vienen del poste hasta nuestra mufa, hasta nuestra casa, y no tiene absolutamente ningún costo”, dijo el vocero, quien detalló que el personal que está haciendo los trabajos es de una empresa contratista, supervisado por trabajadores de la CFE.

 

Profeco se lava las manos

De enero a marzo hay 57 quejas contra la Comisión Federal de Electricidad, de las cuales ha sido conciliada solamente una, 10 fueron desistidas o los quejosos entraron en litigio ante otras instancias federales y el resto sigue en proceso, informó Pedro Aldecoa Calzada, delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

“La mayor parte de las quejas son por ajuste del servicio, la Comisión Federal de Electricidad ve tu recibo que subes y bajas el historial, abren el medidor y encuentran que fue manipulado. Ahí comienza el peregrinar de la persona que encontraron con esa maniobra ilícita”, abunda Aldecoa Calzada.

“Nosotros le aceptamos la queja, que no deberíamos de hacerlo porque hay un ilícito, pero se lo aceptamos para que Comisión no les corte el servicio. Entonces hacemos todos los trámites para que entren en una conciliación, aunque raras veces se llega a un acuerdo y se van a otra instancia, se van a litigar a la Defensoría Federal”, explica el funcionario federal.

Hasta el momento, Aldecoa Calzada afirma que no hay quejas por la imposición de la forma de pago mensual con tarjetas en los medidores. “Eso debe ser convenido con la empresa, a ti no te pueden quitar tu medidor. Pero muchos sí aceptan esta clase de pago porque son propietarios de un inmueble que rentan, hay gente que quiere que el medidor sea con tarjeta porque tiene la ventaja de que un inquilino no le va a dejar ninguna deuda”, acotó.