martes, 22 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / Sin rumbo cuatro municipios

Sin rumbo cuatro municipios

 

 

POR REDACCION

Cuatro municipios de Tabasco, los ubicados en la región de Los Ríos, como son Tenosique, Balancán, Emiliano Zapata y Jonuta, cuentan con una deficiente infraestructura vial, de señalización, de alumbrado público, además abunda el desempleo, el abigeato y predomina la inseguridad pública.

 

En el municipio más alejado de la capital tabasqueña, sus habitantes demandan una atención real para el pueblo de Tenosique y no más simulaciones, a como acostumbran los alcaldes emanados del PRI.

 

Al respecto, el dirigente municipal del PRD, Tomás Puc Hernández, aseguró que el alcalde Francisco Abreu Vela aún no ha explicado de manera transparente en dónde está el dinero de las obras inconclusas que “recibió” de la administración pasada en la que fue el empleado de Alberto Vega Celorio.

 

Destacó que supuestamente las compañías depositan una fianza por cada una de las acciones a emprender, por si acaso no se terminan la construcción de alguna obra; sin embargo, no se ve por ninguna parte ni el dinero ni a las compañías para terminarlas, por lo que exigió al alcalde dar la cara al pueblo.

 

En Balancán, la inseguridad asola a los ciudadanos, ya que los constantes robos a casas habitación y en la vía pública a cualquier hora del día, además de ejecuciones en contra de ciudadanos balancanenses, están a la orden del día.

 

Es a través de las redes sociales que sus habitantes se quejan del actuar del presidente municipal, Mario Bocanegra, quien no ha cumplido su promesa de campaña de darle seguridad a sus ciudadanos.

 

Las denuncias de sus pobladores son principalmente por el robo a casas habitación, ya que a cualquier hora del día se ve a los maleantes encima de los tejados huyendo de la policía, o de algún ciudadano que los quiere linchar cansado de esperar la impartición de justicia.

 

En el Plan Balancán, los habitantes se han quejado de los malos tratos y de la ausencia del alcalde en su oficina, donde juró los atendería día y noche.

 

Faltan obras y empleos

 

En Emiliano Zapata, las aguas putrefactas, basura, arterias intransitables, banquetas con hundimientos y gigantescos huecos, además de deficiente alumbrado público, es lo que abunda en las inmediaciones del malecón del Balcón del Usumacinta, ante el desinterés de la autoridad municipal, que no atiende los reclamos ciudadanos.

 

Sobre la calle Jesús Nazar Jaidar se aprecia el encharcamiento de aguas negras que salen de un registro roto, que a cinco meses de tomar posesión de su cargo, la alcaldesa Manuela del Pilar Ríos López no lo ha arreglado, esto aun cuando la misma primer regidora ha transitado esta oscura arteria en diversas ocasiones, y mucho menos ha ordenado reemplazar las lámparas fundidas.

 

Quienes transitan por el lugar por las noches al regresar de sus trabajos, han sido víctimas de asalto con arma blanca por parte de delincuentes que operan en la ciudad. Andrés Estrada Rodríguez, un empresario del ramo de refacciones, asegura que el olor del malecón es insoportable.

 

Y en Jonuta, el desempleo es el pan de cada día, ante la incapacidad de la familia Filigrana Díaz por sacar al municipio de la crisis económica que enfrenta. Ya habían gobernado en el 2000, pero en sus primeros cinco meses de este nuevo trienio, todo indica que perdieron el rumbo.

 

Sus promesas de mejorar las carreteras, generar empleos, dar seguridad y bajar beneficios a los jonutecos, no han sido cumplidas hasta la fecha. “Nosotros los jóvenes carecemos de oportunidades, no hay empleos, por eso muchos emigramos del municipio a otros estados”, agregó Carlos Pascual, desempleado.

 

“En Jonuta no hay manera de superación, hasta las familias de clase critican el mal gobierno de Ana Lilia Filigrana”, destacó molesto.

 

Además, de las seis carreteras municipales que Jonuta tiene, todas presentan hoyos y deslaves.

En Emiliano Zapata, las aguas putrefactas, basura, arterias intransitables, banquetas con hundimientos y gigantescos huecos, además de deficiente alumbrado público, es lo que abunda. En Jonuta abunda el desempleo.

 

Villa Benito Juárez, abandonada

 

Macuspana.- La Villa Benito Juárez se hunde en la anarquía y en el deterioro social, lo que la ha convertido en una localidad sin ley, ante el fracaso de su delegado Basilio de la Cruz Hernández, y del propio Ayuntamiento municipal, que preside José Eduardo Rovirosa.

 

En la Villa no existe vigilancia policial, pues para sus 60 mil habitantes sólo existe una patrulla, y tres elementos de la Policía Municipal, dedicados a cuidar al delegado Basilio de la Cruz y sus propiedades, pues además no existe oficina de Tránsito que frene la anarquía que se observa en las calles, donde mil 200 pochimóviles atiborran las vías.

 

La comunidad también enfrenta el problema de un crecimiento demográfico que supera a la misma cabecera municipal, base de la etnia chontal y cuna de muchos importantes profesionistas.

 

Con puntos de venta a granel, que se suman a la gran cantidad de expendedores clandestinos, la Villa se ha convertido en el centro de prostitución y de vicio más grande del estado, pues operan 600 puntos de venta clandestinos, 350 prostitutas, 24 bares y cantinas autorizadas, y 7 licorerías que expenden aguardiente las 24 horas del día.

 

Los habitantes han solicitado la intervención del alcalde, quien ni siquiera se atreve a ir a dialogar con ellos, y mucho menos visitarlos, ante la gran inseguridad que predomina en la Villa, donde la Policía Municipal no llega por temor a la delincuencia organizada.

 

 

Recursos hay, obras no

 

Balancán.- El alcalde de Balancán, Mario Bocanegra, solicitó al Congreso Local permiso para endeudarse por un monto de 23 millones de pesos, sin embargo, según líderes locales se desconoce para qué serán usados, ya que a cinco meses de administración, las calles de las colonias están destrozadas.

 

Las colonias Pueblo Unido, Nuevo México y Unidad Deportiva tienen las calles de tierra colorada, debido a que Obras Públicas no cumplió con echarles grava, y para esta época de lluvias que se avecina se convertirán en tremendos lodaceros.

 

Los colonos afectados exigen la intervención del Congreso y se investigue a la administración.