martes, 22 septiembre, 2020
Home / REPORTAJES / Tabasqueños víctimas de las ‘letras chiquitas’ en casas de empeño
Cada vez más tabasqueños recurren a las casas de empeño para obtener ayuda, aunque el precio a pagar es muy alto.

Tabasqueños víctimas de las ‘letras chiquitas’ en casas de empeño

Por Daly García

@Dalilah_GG

A partir del debacle petrolero que generó altos índices de desempleo en Tabasco, el número de pignorantes se ha elevado hasta 60 por ciento, aseguran encargados de las casas de empeño.

El delegado de la Profeco, Pedro Aldecoa aseveró que al no leer los contratos de adhesión que dan al realizar los empeños, “la personas no se informan de datos como los plazos del préstamos, las condiciones para recuperar la prenda, o si son vendidas antes de que se cumpla el plazo el establecimiento tiene la obligación de resarcir ese daño, y es que ante la necesidad no se dan cuenta que te están valuando la prenda más barata”.

Con la promesa de ofrecer los intereses más bajos o incluso con regalos, es como las casas de empeño atraen a los necesitados, aunque la realidad es todo lo contrario, ya que los intereses van desde el 21 al 23 por ciento.

¿Estafa?

En un ejercicio realizado por Grilla, en el que se llevó un teléfono celular Samsung​ Galaxy S7 cuyo precio oscila los 15 mil pesos, en la casa de empeño Realice sucursal Juárez, Centro, ofrecieron un préstamo por 4 mil pesos, el cual debería ser desempeñado en un lapso no mayor a 28 días, con un interés de 880 pesos, más la cantidad del préstamo, o bien refrendar el contrato pagando solo los intereses.

Juan Gabriel Jiménez de los Santos es un ejemplo de los abusos de una de las decenas de casas de empeño que hay en la colonia Tamulté, donde llevó su anillo de matrimonio de 5 gramos. Al pasar con el valuador éste le aseguró que se trataba de una joya de 10 kilates, por lo que le ofrecieron 890 pesos, cuando lo compró como una prenda de 14 kilates y su precio fue mucho mayor.

Para leer con lupa

Aunque la gente recurre de manera voluntaria, no todos quedan satisfechos del trato y no los exime de ser víctimas de las conocidas “letras chiquitas”, las cuales contienen información relevante que pocos pignorantes se detienen a leer, como si pasa un día después de la fecha de vencimiento, la prenda ya no se devolverá al propietario original o algunos casos ofrecen tres días más para sacar los objetos, pagando los respectivos intereses.

En ese sentido, Aldecoa expresó que los tabasqueños acuden generalmente a estos sitios para salir de las emergencias:  “Lo que estamos viendo es acorde a una realidad que se vive en Tabasco, pues mucha gente utiliza las casas de empeño para desahogar la situación económica y van y empeñan lo que tengan, en algunos casos quienes se quejan por inconformidad, por ejemplo cuando dejan la prenda y pasa el tiempo que les dieron para desempeñar, cuando van ya se las vendieron pero eso está establecido dentro de los contratos, si no la recoges o pagas los intereses las casas de empeño toman estás medidas pero con documentos firmados por los pignorantes”, aseveró el delegado.

Además el servidor público federal apuntó que otro de los problemas es que muchas personas que han sido víctimas de las casas de empeño no acuden a manifestar su queja, ante el desconocimiento de sus derechos.

Control

Según la procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), en Tabasco existen 135 casas de empeño registradas las cuales a decir de la dependencia federal cumplen con las normas oficiales, por lo que en lo que va del año, solo se han cerrado dos establecimientos de su tipo.

El delegado de la Profeco aseguró que la dependencia a su cargo realiza constantemente operativos para monitorear que los establecimientos tengan su contrato de adhesión y registro para operar, sin embargo reconoció que hay circunstancias en las que la procuraduría no puede actuar, como aquellas situaciones donde los productos carecen de una factura de compra original, que garantice que los objetos no sean de procedencia ilícita.

 

A la vista

*¿Qué porcentaje del valor de la prenda prestarán?

*¿Cuáles son las prendas que aceptan?

*Horario de servicio para atender quejas y reclamaciones.

*La tasa de interés y el Costo Anual Total (CAT) que se cobra sobre saldos insolutos.

*Requisitos y el plazo que con el que se cuenta para desempeñar la prenda.

*Número de refrendos que se pueden hacer, requisitos y condiciones de los mismos.

*Gasto de almacenaje, en caso de no recoger la prenda y condiciones de venta de su prenda.

Cómo funciona

*Verificar que el establecimiento esté inscrito en el Registro Público de Casas de Empeño (RPCE) de Profeco.

*Antes de empeñar considerar si tendrá los recursos para recuperar la prenda.

*Comparar el CAT entre varias casas de empeño; revisar si considera el IVA.

*Cerciorarse que la casa de empeño exhiba tarifas en pesos mexicanos.

*Consultar el contrato de registro de la sucursal en el Buró Comercial de Profeco.

*Leer detenidamente el contrato.

 

Aceptan hasta lo robado

El delegado de la Profeco advirtió que otra de las inconformidades recibidas es en torno a lo relacionado con artículos y joyas robadas, en cuyo caso la dependencia no puede actuar.

“Sí nos han informado que hay casas de empeño en las que aceptan artículos robados; no exigen a los pignorantes un comprobante de lo que llevan a empeñar, incluso si sospechan que no lo es, sólo ofrecen cantidades menores al precio real, pero nosotros estamos limitados a verificar que cumplan con su permiso para operar y toda la documentación, la otra parte corresponde a otras autoridades.