jueves, 22 octubre, 2020
Home / EDITORIAL / Un fraude, la ‘unidad’ del PRI

Un fraude, la ‘unidad’ del PRI

Por Jorge Cantón Zetina
Director General
TW: @jorgecantonz 

De nada sirvió la llamada reunión de la unidad del PRI, celebrada el viernes 21 en el Hilton. Uno de los suspirantes a la gubernatura del Estado, Ignacio Lastra Marín, dio al traste con los buenos propósitos que se llevaron al cónclave, al que asistieron cuatro ex gobernadores. “Los dados están cargados, veo un dedo muy señalador, las estructuras están trabajando a favor de Georgina Trujillo”, reveló en Telereportaje.

Entrevistado por Emmanuel Sibilla, el director de Zonas Tropicales de SAGARPA –cargo que dejaría en Octubre, si las condiciones lo permiten–, soltó la sopa de lo tratado en el Hilton. Dijo, sin dar nombres,  que le ofrecieron una senaduría o una diputación federal para declinar en su aspiración de buscar la Quinta Grijalva. Y negó que pretenda un cargo de elección popular plurinominal –sin hacer campaña–.

Reiteró su posición de exigir al Comité Directivo Estatal del PRI y a su presidente Gustavo de la Torre,  piso parejo para todos los contendientes, a quienes enumeró: Georgina Trujillo, Nicolás Bellizia, Benito Neme, Ady García y hasta José Eduardo “Cuco” Rovirosa. Y él, obviamente. ¿Sigues apoyando a Gustavo de la Torre pese a todo? ¿Aunque esté trabajando a favor de Gina? ¿No te importa que haya dedazo, simulación?, cuestionó Emmanuel. Nacho Lastra respondió que no piensa dejar el PRI y que sólo reclama sus derechos y que haya inclusión.

Dijo que apoyó a Gina Trujillo hace muchos años y que son amigos, por lo que no vería mal que llegara al gobierno. Habló de su relación cercana y afectuosa con Andrés Granier –de quien fue colaborador–, Humberto Mayans y con el ex gobernador Manuel Gurría Ordóñez, “quien ya me brindó su apoyo”.

Por otro lado, en el transcurso de la semana, la CTM respaldó las aspiraciones de Nicolás Bellizia. Y se manejó en redes sociales que el ex gobernador Manuel Andrade había recibido una invitación de Morena.

El PRI, pues, sigue peor. Dividido más que nunca.