jueves, 24 septiembre, 2020
Home / NACIONAL / ¡Una burla al pueblo! Lucina gana como gobernadora

¡Una burla al pueblo! Lucina gana como gobernadora

 

Por Ignacio Rios

 

El Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública (ITAIP) queda en tela de juicio, carece de certeza, está coartado o no se ha percatado; el Órgano Superior de Fiscalización del Congreso no lo ha detectado o es cómplice y testigo; la Secretaría de Finanzas ha sido burlada o simple y llanamente, en la Secretaría de la Contraloría aparte de cirugías, buen paladar y presunta “gestión de reconocimientos”, se da la práctica del maquillaje perfecto…

 

Lucina Tamayo Barrios, documentalmente gana un mayor salario que el Jefe del Ejecutivo Estatal; tiene entradas bancarias registradas y observadas de depositar grande sumas más allá de lo permitido y en múltiples ocasiones, para hacer los retiros paulatinos/inmediatos antes que venza cada mes.

 

No obstante, en sus recibos de nómina las percepciones son mínimas que no le darían para tanto, aunque exista un presunto acuerdo en el Registro Civil de que por su separación conyugal (después de un viaje/affaire/escándalo autocensurado por la línea editorial de Grilla) “recibe en forma personal y directa 30 días de salario mínimo mensuales”.

 

En una cuenta bancaría a su nombre, en poder de la Revista, interpretativamente, por los depósitos e inmediatos retiros, por los pagos en servicios y gastos alternos, entre el salario “transparentado”; el “salario certificado”, la nómina mínima y su responsabilidad, contablemente ¡no cuadra que tanto gane!

 

El juramento de honestidad

 

– ¿Protestan cumplir y hacer cumplir con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, del Estado de Tabasco y de las leyes, reglamentos y demás disposiciones que de ellas emanen y desempeñar con lealtad, eficiencia y honestidad el cargo conferido…?

 

– ¡Sí protesto!

 

Salón José Gorostiza de Palacio de Gobierno del Estado, 2 de enero del 2014, aunque ya se había deslizado desde fines de diciembre anterior, la presunción de que el Ejecutivo Estatal, haría cambios en su administración, llámese enroques y nuevos nombramientos, sorprendió a propios y extraños, la decisión autónoma, de fortuitos nuevos nombramientos –algunos ya esperados– como el de Amet Ramos Troconis que de la Secretaría Técnica pasó a Administración (y en el menor tiempo del esperado fue ascendido a la Secretaría de Finanzas).

 

Asimismo, del nuevo titular de la Secretaría de Salud, Juan Filigrana Castro (que sólo duró un año en el encargo); de la Contraloría, Lucina Tamayo Barrios; y de la Técnica, Bertín Miranda Villalobos (que ascendió al igual que Amet a la Secretaría de Administración en el mismo lapso); así como Carlos Calzada Peláez como titular de Invitab, y Ezequiel Toledo Ocampo como director del Hospital del Niño.

 

Los cambios fueron interpretados como un reacomodo y oxigenación en la administración estatal con un giro de 180 grados.

 

A su vez, en un hito en la historia parlamentaria de Tabasco, el 2 de diciembre del 2015, al comparecer en el último año de la LXI Legislatura, en este caso, la Secretaria de la Contraloría, Lucina Tamayo Barrios, al participar en la Glosa del Tercer Informe de Gobierno, ante el pleno de legisladores, juramentó frente –brazo derecho en alto– al atril que contenía –y contiene en excepciones—nuestra Carta Magna, conducirse con la verdad.

 

En su Edición 11, Revista Grilla publicó y exhibió documentales inalterables de los excesos en gastos de la Contralora, en una Secretaría cuya “misión” es “dar seguimiento, controlar y evaluar los recursos asignados a los programas de gobierno que ejecutan las dependencias y entidades para que éstos sean usados con eficacia y eficiencia, mediante acciones preventivas y correctivas que aseguren a la ciudadanía la transparencia en el ejercicio del gasto público y el cumplimiento del marco jurídico que lo regula.

 

Dentro del trabajo de investigación –documentado—se plasmó que de acuerdo con la página de Transparencia, según las Percepciones Económicas del Personal 2016 (http://transparencia.tabasco.gob.mx/TransArchivos/SA/55/12241.pdf), Lucina Tamayo percibe un sueldo tabular de 21 mil 647.52 pesos, más 49 mil 600.00 pesos de compensación por desempeño, que totalizan un salario mensual de 71 mil 247.52 pesos.

 

El sobresueldo constado

 

Sin embargo, en un documento oficial sin precedente, que paralelamente lleva el logotipo de la Secretaría de la Contraloría, pero para darle mayor jerarquía/validez anteponen el emblema Tabasco Cambia Contigo, oficio DGA/SRH/396/15 con el despacho Dirección General de Administración (Subdirección de Recursos Humanos) firmado por la Contadora Pública Euria Marcela Ochoa Romero, Directora General de Administración de la Secretaría de (la) Contraloría, establece:

 

“La que suscribe hace constar que la C. Lucina Tamayo Barrios, labora para el Gobierno del Estado de Tabasco en esta Secretaría, con una plaza de confianza y categoría de Secretario, percibiendo un “sueldo liquido mensual”, “Compensación de Desempeño” y “Bono de Confianza” ¿? por un total de $150,000.00 (Ciento cincuenta mil pesos 00/100 M.N)”.

 

Y responsabiliza: “A petición de la parte interesada y para los fines que le convengan, se extiende la presente en la Ciudad de Villahermosa, Capital del Estado de Tabasco a los cinco días del mes de noviembre del año dos mil quince”.

 

Atentamente firma ilegible, “sello” del Poder “Ejecutivo del Estado de Tabasco” Sría. de Contraloría, con copia para la Psicóloga Marisol Pérez López, Subdirectora de Recursos Humanos de la Secretaría de la Contraloría.

 

De acuerdo a Consulta de Cédulas Profesionales, EURIA MARCELA OCHOA ROMERO es titulada con cédula número: 2312091, en la Licenciatura en Contaduría Pública. Universidad Juárez Autónoma de Tabasco.

 

Nadie debe ganar más que el Gobernador

 

Quizás el karma o informado –si acaso—por el Órgano Superior de Fiscalización, el presidente de la Junta de Coordinación Política, José Antonio de la Vega Asmitia, hizo un alto y dio un ultimátum: “De acuerdo con la Ley, ningún alcalde ni funcionario de la administración pública estatal o municipal puede contar con una percepción salarial por encima de lo que gana el gobernador del estado”, y reiteró que si se diera alguna irregularidad, será informado por el Órgano Superior de Fiscalización (OSF).

 

Sin dejar cabo suelto o en alerta, con encomienda incluso, dijo que el Órgano Superior de Fiscalización, al trabajar en las cuentas públicas revisará si las percepciones o ingresos de cada funcionario o alcalde, corresponden a lo estipulado por la ley.

 

O aprendiz de brujo, vaticinador o bien informado, cerró el círculo y evitó resquicios: “Todos los entes públicos deben publicar en sus portales de Transparencia los salarios de sus funcionarios, y si son superiores al del gobernador estarían incurriendo en una ilegalidad”, lo que sería fácilmente detectable.

 

Concluyó con una letanía que presagia epitafio: “Nadie puede fijar salarios de manera arbitraria o discrecional, tienen montos que establece un tabulador de sueldos en el estado, que dice que nadie puede ganar más que el gobernador”…

De acuerdo con declaraciones del propio gobernador Arturo Núñez Jiménez, su sueldo tabular es 92 mil pesos mensuales.

 

Depósitos y retiros discrecionales

 

Según el estado de cuenta del Banco Mercantil del Norte S.A. (BANORTE), sucursal 3702 Plaza Villahermosa, Tabasco 2000, bajo el número 0866425867 a nombre de la señorita Lucina Tamayo Barrios, con dirección en la Avenida 21 de marzo, Reforma, Teapa, Tabasco, con un saldo de 17 mil 916.00 pesos en el mes de junio del 2015, ingresó depósitos por la cantidad de ¡377,795.00! (Trescientos setenta y siete mil setecientos noventa y cinco pesos, pero días después de ese mismo mes, retiró ¡355,121.06 pesos! (Trescientos cincuenta y cinco mil ciento veintiún pesos).

 

En el detalle de operaciones se registra el 3 de junio, el pago de capital 069148093 por $156,738.28 (Ciento cincuenta y seis mil setecientos treinta y ocho pesos con veintiocho centavos). El mismo 3 de junio traspasó a cuenta de terceros (0233661678) $75,000 (Setenta y cinco mil pesos), y dos días después la orden de pago por $18,900.00 (dieciocho mil novecientos pesos) a la cuenta 021790001594503190 a beneficio de Aurelino Macario, por el concepto Renta.

 

Amén de ello, en junio del 2015, registra uso de cajeros automáticos por $48,500.00 (cuarenta y ocho mil quinientos pesos), uso total de tarjeta de débito $86,031.93 (ochenta y seis mil treinta y un pesos), y reporta (12 junio) pago en el “Fiesta Inn Mérida”; en el “Palacio de Hierro de Villahermosa” y alimentación en “El Rey del Cocktel”.

 

En el mes de mayo del 2015, la misma cuenta reporta depósitos por $168,095.00 (ciento sesenta y ocho mil noventa y cinco pesos), y retiros por $179,810.00 (ciento setenta y nueve mil ochocientos diez pesos).

 

Mientras que en el comportamiento de tarjeta de crédito (uso en cajeros automáticos) $57,031.00 (cincuenta y siete mil treinta y un pesos); y sorprende en lo que antes era renta, cambia el concepto compra orden de pago SPEI a la cuenta 021790001594503190 a beneficio de Aurelino Macario, pero aumenta a $23,350.00 (veintitrés mil trecientos cincuenta pesos).

 

Cambio de domicilio

 

De acuerdo con los comprobantes bancarios, en el mes de julio del 2015, la señorita Lucina Barrios Tamayo, cambia la ubicación de residencia a la calle Marcella número 212, del Fraccionamiento Aurora, mantiene la misma cuenta y hace depósitos por $87,211.00 (ochenta y siete mil doscientos once pesos); retiros por $83,465.33 (ochenta y tres mil cuatrocientos sesenta y cinco pesos con treinta y tres centavos); y en el comportamiento de uso de tarjeta de débito totaliza $50,947.00 (cincuenta mil novecientos cuarenta y siete pesos), 26 mil 200 pesos de ellos sacados en cajeros automáticos.

 

Empero, en este mes de nueva cuenta emite una compra orden de pago mediante el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios, por el concepto renta casa por 18 mil 900 pesos a cuenta 021790001594503190 de Aurelino Macario, sin embargo en el CVE de rastreo a Bancomer (se infiere sea la cuenta depositaria) denuncia RFC “no capturado”.

 

Julio también fue mes de gastos personales en “Palacio de Hierro”, Restaurante “La Fogata”, “Gamers” Altabrisa; Restaurante “Ganadero Steak House”; “Sanborns” Altabrisa, “Massimo Dutini” Reforma; y hasta el restaurante “Boston” Altabrisa.

 

Y es en el corte del primero al 31 de julio, en que una vez más BONORTE le hace el informe de mantener monto excedente de depósitos por $216,000.00 (doscientos dieciséis mil pesos).

 

En agosto del 2015, registra depósitos por $72,571.60; retiros por $73,849.64; y total de uso de tarjetas de crédito $29,014.00 pesos, pago de renta sin captura de RFC; gastos en el Restaurante Bar “La 606” en Plaza San Luis; “Tribeca Bout”; L Occitane México; Merihnos; Clinica Cemi…

 

Su cuenta aumentó en este banco (nada más) en septiembre del 2015, con depósitos de $124,771.23 (ciento veinticuatro mil setecientos setenta y un pesos con veintitrés centavos), y retiros por $114,185.79 (ciento catorce mil ciento ochenta y cinco pesos con setenta y nueve centavos), e hizo un uso de tarjeta de débito de $82,540.43 (ochenta y dos mil quinientos cuarenta pesos con cuarenta y tres centavos), en los detalles de operaciones los lujos de nueva cuenta: “Florentina” Altabrisa; “Julio” Altabrisa; “Liverpool” Villahermosa; adquisiciones en dólares a “The Limited-Gall” y “RockPort Shop” por $10,999.82 y 646.09 a “Gratiae”, también en dólares en conversión por $14,770.82 y a “Express” en conversión a $3,664.00.

 

Mientras que en octubre del 2015, hizo depósitos a la misma cuenta por $108,571.60 (ciento ocho mil quinientos setenta y un pesos con sesenta centavos); retiros por $77,808 (setenta y siete mil ochocientos ocho pesos), y uso de tarjeta de débito por $30,698.00 (treinta mil seiscientos noventa y ocho pesos), y con orden de pago hasta la ex consejera del IEPCT, Elidé Moreno Cáliz.

 

En este mes de octubre, BANORTE recordó a Lucina Tamayo Barrios los montos excedentes de depósitos hasta de 274 mil 200 pesos en su resumen.

 

Pero no pasa nada…

 

Revuelo en Contraloría; sale Juan Gutemberg

 

A raíz de la publicación de Grilla, en su edición de la semana pasada, se desató el espionaje en la Secretaría de la Contraloría para detectar a los funcionarios que están filtrando información. El revuelo provocó la renuncia del director Jurídico de la dependencia, Juan Gutemberg Soler Hernández, quien ingresó el primero de febrero del 2014.

 

Desde el año pasado, Gutemberg fue acusado por trabajadoras de Contraloría de acoso sexual y de beneficiar a recomendados suyos o de la contralora Lucina Tamayo. Incluso, se dijo que entre Gutemberg y Tamayo existía complicidad en el manejo de los Despachos de Asesoría DOGAR y COFIDEN, creados por ellos y manejados por prestanombres. Estas firmas le trabajan a la Contraloría como despachos externos para realizar auditorías a dependencias públicas. El negocio redondo.

 

Al parecer, la instrucción del cese de Gutemberg Soler vino directamente del Palacio de Gobierno.

 

Se comenta que ha habido otros cambios, pero Grilla no logró confirmar la información hasta el día de cierre.