lunes, 26 octubre, 2020
Home / TABASCO / VEN ATORÓN JUDICIAL POR EL COVID-19
Expedientes o casos programados para desahogarse en marzo podrían extenderse hasta diciembre.

VEN ATORÓN JUDICIAL POR EL COVID-19

El retorno de las actividades en el sistema judicial se haría con solo un 50 por ciento de su capacidad, pues aún existirían los controles sanitarios en los órganos de im­partición de justicia, provocando atolladeros o atorones en litigios que provocarían un mayor retra­so en el desahogo de los casos.

En lo anterior coincidieron en señalar abogados entrevista­dos por Grupo Cantón, quienes señalaron que la Suprema Corte regresa a las actividades el 20 de mayo, por lo que los juzgados lo harían el primero de junio.

 

ATRASOS ANTES DEL VIRUS

Para el abogado Pedro Gutiérrez Cantón desde antes de la pande­mia se viene arrastrando muchos expedientes aquí en Villahermo­sa, en los juzgados civiles, fami­liares, pues a la par del aumento de la población crece la carga para los juzgados.

Esto lo pueden ponderar con el número de la población solo en Villahermosa. En el municipio de Centro tenemos seis juzgados ci­viles y ahora siete juzgados fami­liares para toda la poblacion; aqui es el primer distrito judicial del Centro.

Juan Antonio de la Cruz San­tiago, abogado litigante, seña­ló que existe temor que se atrase la mayoría de las causas o expedientes, con la actual medida de suspensión de actividades en las diferentes instancias de justicia, pues diligencias que fueron pro­gramadas en marzo, se pueden reprogramar hasta diciembre.

 

LOS MÁS AFECTADOS

“En materia penal, quienes salen más afectados son quienes cuen­tan con prisión preventiva, cuyas audiencias de control se vieron suspendidas con esto de la pan­demia, y si al terminar la contin­gencia, resulta que son inocentes, pues el sistema ya paso a perjudi­carlos”, indicó.

Algunos de los casos que re­presentan son del orden familiar, “ tengo en proceso una demanda por pensión alimenticia en con­tra de un marino, justo cuando estaba programa la audiencia pa­ra ver cuanto iba a depositar por sus obligaciones familiares, se suspendieron las actividades”.

Por su parte, Alfredo Badillo del despacho Servicios y Solu­ciones Jurídicas, mencionó que actualmente no se están prove­chando los sistemas tecnológicos para tratar de desahogar la pará­lisis que actualmente se vive en el área judicial.