sábado, 21 septiembre, 2019
Home / OPINION / Yo tengo otros datos

Yo tengo otros datos

Por Juan José López Magaña

“Saber dónde encontrar la información y cómo usarla. Ese es el secreto del éxito”

Albert Einstein

Cuando Andrés Manuel dice que “el pueblo es sabio”, lo dice con agudeza de causa, esta afirmación nace desde la perspectiva filosófica de la sabiduría, la cual se adquiere cuando se cumplen tres etapas, la primera que exista la información, que ésta se conozca y que al cumplirse estas dos primeras se adquiera la sabiduría, quizás pensarán que estamos entrando en un tema que nos alejará de la realidad y discutiremos en un mundo abstracto, sin embargo para entender bien, no solo las palabras de Andrés Manuel, sino la razón de su estrategia de comunicación, es necesario analizar el porqué de su afirmación.

Primero, como hemos expresado, analizaremos la información, durante los últimos 30 o 40 años, solo existía en México un tipo de información, la cual estaba pensada y construida desde las esferas del poder, si estudiamos la naturaleza de la información, encontraremos que no es otra cosa que una versión de hechos y mecanismos de lo que sucede, así pues, la información que se recibía en la era neoliberal, provenía de una versión de los hechos construida para ser entendida con miedo, no con libertad, los últimos años, solo se nos infundió miedo, ignorancia y supresión de la verdad, pondré como ejemplo, el sector bancario, así con el temor de perder credibilidad en el mercado internacional y que el país fuera calificado por los “expertos” como un país que no se insertaba en la globalización y para “evitar una crisis económica porque los bancos ya no daban para más” se vendió la banca nacional, con el tiempo se supo que todo fue mentira, que la banca, que antes era un negocio de pérdidas, se convirtió en la principal fuente de ingreso de los bancos extranjeros al grado de ser el pilar para sostenerlos en la crisis económica de la última década, luego entonces, como observamos. la información que nos proporcionaron solo causó temor y nos alejó de hacernos preguntas objetivas, por ejemplo, ¿quiénes se beneficiaron de la venta de la banca nacional, del rescate bancario, con la excepción de impuestos?, etc. Y es que no fue solo la distorsión de la verdad y el miedo lo que nos inculcaron, sino también, entramos en un letargo colectivo sin precedentes, por ejemplo, llegamos al grado de “alegrarnos y sentirnos felices” cuando nuestro país fue calificado como la “banca más estable en la crisis” solo que esa alegría se sostuvo a costa de las inmensas comisiones que los bancos nos cobraron, luego entonces, tenemos que esa información difundida por los “expertos” a través de las voces y plumas más “destacadas del país” era mentira, y que solo obedecían a quienes les financiaban y que gracias a esas mentiras esos expertos y voces destacadas se hicieron millonarios, al suceder esto, entramos en la segunda etapa que es el conocimiento, y este nos llevó a repudiar toda esa información que era contraria, la que no correspondía a nuestra realidad, ya que mientras el gobierno pensaba en macroeconómica nuestra economía familiar era cada vez más pésima, pero para fortuna de nosotros, surgieron “las benditas redes sociales” y la sociedad migró y dejó de escuchar a esos “expertos y voces destacadas” y entonces si adquirimos buena información y mejor conocimiento, y de la conjugación de estos elementos el pueblo sabiamente fue escogiendo lo que más le convenía.

Así pues cuando AMLO afirma que tiene otros datos, significa que, existe otra fuente de información diversa a la que se pretende imponer, lo que genera desesperación de sus adversarios políticos y que ha llevado a que en los últimos meses, esa frase de “yo tengo otros datos” sea un vendaval de memes en redes sociales creados desde la derecha con la finalidad de desestimar la contradicción de información, y que “expertos” y “voces autorizadas” quieran ridiculizar estas afirmaciones, pero, de este debate, debemos estar agradecidos, puesto que la diversidad de información nos permite tomar una decisión sobre cuál es la que nos conviene seguir y cuál desestimar, el debate de las ideas fortalece la conformación de una sociedad informada, la lista de los periodistas beneficiados económicamente desde el régimen priista y los gobiernos panistas nos permitió ver una realidad que sospechábamos pero que se nos ocultaba, ahora ya sabemos que esos foros de expertos en la televisión estaban pagados para decir que todo marchaba de maravilla, pero lo destacable de este debate entre AMLO y los “expertos” es que en la medida que este aumenta de tono, la sociedad se entera de realidades que antes no podíamos siquiera imaginarnos, por ejemplo, sabíamos de las condonaciones de impuestos a las grandes empresas, pero no habían cifras, sabíamos que estaban robando a Pemex, pero no teníamos a cuánto ascendía el robo, sabíamos que les pagaban a periodistas, pero no sabíamos cuánto, y así un sin número de etcéteras.

Mi recomendación es que disfrute de este debate, analice toda la información disponible, y sin importar si políticamente les sirve a sus intereses, trate de sacar una conclusión lo más ajustado a la realidad, al final como se dice en el argot político, la información es poder.

Hasta el próximo comentario y no olvide seguirnos en las Benditas Redes Sociales; en Twitter como @juanjoselopezm, y en Facebook, @lopezmaganaelecciones.